Decrecimiento sostenible: buscando una "reducción próspera"

Cuando parecía que, a nivel popular, el concepto de desarrollo sostenible por fin estaba más o menos asimilado, y que casi todo el mundo sabía lo que significa, nuevos indicadores nos señalan que este término ya nos queda corto. De hecho, incluso es posible que ya esté caducado. La expresión, que fue empleada por primera vez en el informe "Nuestro futuro común" que la ex primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland dirigió por encargo de las Naciones Unidas en 1987, fue uno de los pilares conceptuales de la Cumbre de Río de 1992. Actualmente, sin embargo, a pesar de haber sido una idea muy fructífera que ha abierto líneas de pensamiento y de acción muy interesantes, el famoso "dúo" ha perdido fuerza y en el contexto actual el enunciado ya no nos es suficiente para gestionar la realidad que nos toca vivir. Ya en 1993, el matemático y economista rumano Nicholas Georgescu-Roetgen, uno de los padres de la disciplina llamada economía ecológica o bioeconomía, argumentó que quizás era un oxímoron. ¿No son, según se mire, "desarrollo" y "sostenibilidad" palabras de significado opuesto?

La expresión sólo tendría sentido, planteó, en caso de que este "desarrollo" estuviera asociado a un no-crecimiento en la escala económica. Para él, la economía debería ser una rama de la biología, porque si no se tienen en cuenta los efectos de las acciones humanas sobre el medio ambiente, los "números" son falsos. El caso es que Georgescu-Roetgen et altri lanzaron sus pensamientos a la arena de los círculos académicos e intelectuales y de allí surgió la teoría del decrecimiento, un concepto que cada vez suscita más interés.

Ahora, un estudio encabezado por el economista Joan Martínez-Alier, catedrático del Departamento de Economía e Historia Económica de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), profundiza en un modelo económico que propone producir menos y reducir nuestro nivel de consumo. Bajo el título de "Decrecimiento sostenible: Delimitación del contexto, críticas y perspectivas futuras de un paradigma emergente", el trabajo analiza los orígenes del llamado decrecimiento sostenible, con raíces tanto en los círculos intelectuales de influencia marxista de Francia como los movimientos ambientalistas y sociales de los países del Norte, y compara los hitos de este con los del paradigma del desarrollo sostenible, aparentemente muy debilitado, estudiando alternativas viables para lograr una convergencia entre las ideas que buscan la vía para encontrar "una reducción próspera" con vistas a evitar un colapso global que muchos ya dan por seguro.

El problema principal, como casi siempre, no es que las propuestas generadas hacia el decrecimiento económico no sean lo suficientemente viables. Quién sabe, es posible incluso que pudieran alcanzar un éxito sorprendente si se pusieran en práctica. Como se expresa en el resumen que en relación al trabajo ha publicado la UAB, "la desventaja obvia es que enfrenta los poderes actuales de la sociedad. Ninguno de los principales agentes económicos, como los líderes gubernamentales y los del sector privado, no tendría interés en considerar una política de no crecimiento. Al respecto, habría que promover las ventajas de la reducción y mejorar los objetivos éticos de la sociedad ", concluye.

En un mundo en crisis en el que "desarrollo" aún es, en la práctica, sinónimo de "crecimiento ilimitado", y donde prácticamente todo el mundo desea poseer cada vez más cosas (y si puede ser más grandes), parece cuando menos esperanzador que expertos cualificados en una disciplina que une economía y ecología como conocimientos intrínsecamente vinculados pongan sobre la mesa pensamientos que miran más allá del PIB, el índice Dow Jones o, por poner un ejemplo más casero, el Ibex 35. Un montón de cifras ininteligibles para casi todo el mundo que, hoy por hoy, influyen en la sociedad de una manera mucho más determinante que todos los estudios científicos del mundo. ¿Hasta cuando? ¿Hasta dónde? ¡Hasta el infinito y más allá!

*Trabajo realizado por Joan Martínez-Alier junto con Unai Pascual, del Departamento de Geografía Económica de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), Franck-Dominique Vivien, del Departamento de Economía de la Universidad de Reims Champagne Ardenne (Francia), y Edwin Zaccai, del Instituto de Gestión Ambiental y Planificación del Territorio de la Universidad Libre de Bruselas, Bélgica.

sostenible.cat - Eva Van der Berg

Publicado en Ecological Economics 69 (2010) 1741-1747

Informe completo en: www.obela.org/system/files/Decrecimiento sustentable.pdf

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada