Lluvias torrenciales, cambio climático y decrecimiento

Julio García Camarero

La “Depresión Aislada en Niveles Altos” (DANA) o “gota fría” ha azotado al Levante y SE de la Península Ibérica  del 10 al 15 de sep. de 2019. Produjo episodios lluviosos más que torrenciales, como nunca había sucedido en la historia de la climatología de de este rincón ibérico. Llegó a motivar la suspensión de las clases para 536.000 de niños en toda la comunidad.

 http://img2.rtve.es/v/5386622?w=1600&preview=1568315675795.jpg

Según datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología, entre las poblaciones más afectadas hay que destacar en primer lugar Beniarrés, con 359mm/24 horas, seguida por Ontinyent (296,4 mm), Orihuela (259,2 mm, y más de 430 mm. en 48 horas) y Muro (214,2 mm). En la ciudad de Valencia cayeron intensas lluvias aunque no alarmantes.

Tenemos que considerar que el dato de Orihuela de 430mm/en 48 horas es abrumador, es la lluvia “media” cae en todo un año, en múltiples territorios de la Comunidad Valenciana. Incluso, en la vertiente seca del macizo de Alcoy  solo llegan a caer de media 300 mm, esto es, la misma cantidad que cayó en un solo día en Beniarrés u Onteniente.

Veamos con datos obtenido de una publicación de Antonio Rivera, cuales son las pluviometrías anuales más escasas de la Comunidad Valenciana: 

Llanura litoral septentrional, con 450mm/año y con municipios como Castellón,Vinaroz, Valencia o Sagunto.
Clima del sector litoral meridional de Elche,que no supera los 300mm. Son destacables Alicante, Orihuela o Elche.
Clima de la vertiente seca del macizo de Alcoy: 450mm en la parte alta. Y de sólo 300mm en las bajas zonas cercanas al litoral. Son de citar localidades como Villena, Novelda, o El Pinós.
Clima del sector central occidental 450mm. Son a destacar Utiel, Requena o Ayora.

¿Pero qué es un DANA? Es la entrada de una corriente de aire de un frete frío (que en el hemisferio norte y en latitudes medias suele circular de W. a E.) que choca y penetra con una masa de aire más cálido y húmedo acumulado desde el mar Mediterráneo durante el verano. Este choque y penetración genera inestabilidad atmosférica. Y al enfriarse repentinamente el aire cálido y húmedo, a causa de este contacto y penetración, se originan fuertes tormentas e intensas lluvias torrenciales. Además, al chocar el aire del frente frío con la masa cálida y húmeda, resbala y hace girar los vientos en bucle dirigiéndolos al final en dirección WNW.  De este modo se forma un pequeño ciclón de bajas presiones en el golfo de Valencia, que incluso en ocasiones impulsa esta masa de aire tormentosa (en dirección opuesta a la que traía el frente frio) hacia el W o el NW, en el caso de este año ha llegando a barrer el centro de la península llegando hasta Madrid.
Ahora veamos, como un ejemplo muy ilustrativo, los registros pluviométricos (tomados de AEMET) de precipitaciones torrenciales (las superiores a los 150mm/día) en la localidad de Onteniente desde 1917 hasta 2019. Las precipitaciones de este septiembre de 2019 han supuesto la mayor cantidad de lluvia desde que se tienen registros en esta población, que iniciaron en 1917.
Veamos con un sencillísimo análisis como evolucionaron los datos de lluvias torrenciales en este municipio.
⦁    En el periodo de 1917 hasta 1982, o sea, en 65 años, solo hubo 6 años con un día de lluvia torrencial.
⦁    Desde 1982 a2019, es decir en 37 años se llego a 6 años con lluvia torrencial. Es decir, igual número de años con un día de lluvia torrencial que en los 65 años anteriores
Por ultimo, en cuanto a la cantidad de lluvia torrencial caída en estos dos periodos tenemos que:
⦁    En 65 años del siglo pasado se acumularon 1.014,5 mm de lluvia torrencial. Que suponen una media de lluvia torrencial por año de 15,6mm/año
⦁    En los 37 años de reciente periodo se acumularon 1.206,2 mm de lluvia torrencial. Que suponen una media de lluvia torrencial por año de: 32,6mm/año

En resumen que en los últimos casi cuatro decenios la lluvia media torrencial se ha duplicado (en promedio) en relación a los seis decenios anteriores. Algo parecido su cedió con el nº de lluvias torrenciales. Este tipo de días con lluvias torrenciales también pasó al doble en este último periodo.
Precipitaciones torrenciales en
Onteniente desde 1917 a 2019
Año     mes    día    mm/24h
2019    Sep.    11    297,0
2016    Dic.    18    197,2
1997    Sep.    30    162,0
1993    Feb.      1    176,0
1982    Oct.    20    157,5
1982    Nov.      1    216,0
    o        1.206,2
1971    Oct.      6    174,5
1966    Oct.    10    159,0
1958    Oct.    26    156,0
1925    Nov.    13    156,0
1923    Oct.    30    162,0
1922    Nov.    15    207,0
            1.014.5
Tabla confeccionada con datos de la AEM (Agencia Estatal de Meteorología).

No es que estos irrefutables resultados de Onteniente, sean una confinación total del vaticinio de un próximo Cambio Climático, se trata de datos demasiado puntuales. Pero lo que si es cierto es que existe una concordancia entre sus resultados y la marcha de la evolución general de los datos globales con los que miles de científicos diagnostican un inevitable Cambio Climático. Algo que irremisiblemente podrá hacerse insufrible y mortal para toda la humanidad y la vida en la tierra  si no iniciamos, con urgencia, todos (y también los oligarcas) un cambio radical de nuestro imaginario interior consumista productivista y en nuestro modo de vida y lo cambiamos por el modelo del “buen vivir”, de la “austeridad digna”, que nada  tiene que ver con una “miseria y esclavitud” impuesta por la oligarquía.

Sin duda, el cambio climático ya resulta bastante evidente y bastante próximo.
En los años '60 y '70 yo trabajé en meteorología: más de un lustro en el servicio meteorológico del aeropuerto de Barajas... y luego algunos años llevé, entre otras cosas, la supervisión de la estación meteorológica del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA). Recuerdo que en aquellos tiempos 100mm/día de lluvia se consideraban como un sorprendente diluvio, hoy la duplicación o triplicación de esta cifre ya no nos escandaliza. Y ello es grave.

Además, resulta que esta potencia pluviométrica origina el gran desastre de acabar con vidas humanas, destrozar cosechas, propiedades inmobiliarias, etc. Pero, además, no se debe olvidar que también este tipo de lluvias causan el grave daño de una intensísima erosión hídrica. Con estas intensas de lluvias torrenciales es posible que se genere un potencial erosivo capaza de arrastrar varios centímetros de suelo fértil en pocas horas. Con esta perdida, el suelo tiende a hacerse improductivo y puede llegar a darse un comienzo de desertificación. Desertificación que es en este territorio que estamos tratando es, precisamente, en donde más rápidamente avanza de toda Europa.

0 comentarios:

Publicar un comentario