Por qué necesitamos alternativas al desarrollo

Por Ashish Kothari, Ariel Salleh, Arturo Escobar, Federico Demaria y Alberto Acosta

La naturaleza seductora de la retórica del desarrollo, a veces llamada desarrollismo o desarrollismo, se ha internalizado en prácticamente todos los países. Décadas después de que la noción de desarrollo se extendiera por todo el mundo, solo unos pocos países que fueron llamados "subdesarrollados" o "en desarrollo", ahora califican como "desarrollados". Otros luchan por emular la plantilla económica del Norte, y todo a un enorme costo ecológico y social. El problema no radica en la falta de implementación, sino en la concepción del desarrollo como crecimiento lineal, unidireccional, material y financiero, impulsado por la mercantilización y los mercados capitalistas.


http://wordpress.p288574.webspaceconfig.de/wp-content/uploads/2018/11/Narmada-Bachao-Andolan-rally-Badwani-@-Ashish-Kothari-003-2000x1022.jpg
 

A pesar de los numerosos intentos por volver a significar el desarrollo, sigue siendo algo que los "expertos" manejan en la búsqueda del crecimiento económico, y miden por el Producto Interno Bruto (PIB), un indicador pobre y engañoso de progreso en el sentido de bienestar. En verdad, el mundo en general experimenta el "mal desarrollo", especialmente en los países muy industrializados cuyo estilo de vida estaba destinado a servir como un faro para los "atrasados".
 
Una parte crítica de estas múltiples crisis radica en la concepción de la "modernidad" en sí misma, no para sugerir que todo lo moderno sea destructivo o inicuo, ni que toda tradición sea positiva. De hecho, elementos modernos como los derechos humanos y los principios feministas están resultando liberadores para muchas personas. Nos referimos a la modernidad como la cosmovisión dominante que emerge en Europa desde la transición del Renacimiento desde la Edad Media hasta el período moderno temprano. Las prácticas e instituciones culturales que conforman esta cosmovisión sostienen que el individuo es independiente del colectivo y le da predominio a la propiedad privada, los mercados libres, el liberalismo político, el laicismo y la democracia representativa. Otra característica clave de la modernidad es la "universalidad": la idea de que todos vivimos en un mundo único, ahora globalizado, y críticamente, la idea de que la ciencia moderna es la única verdad confiable y el presagio del "progreso".
 
Entre las causas tempranas de estas crisis se encuentra la antigua premisa monoteísta de que un padre "Dios" hizo la Tierra en beneficio de "sus" hijos humanos. Esta actitud se conoce como antropocentrismo. Al menos en Occidente, se convirtió en un hábito filosófico de enfrentar a la humanidad con la naturaleza; dio lugar a dualismos relacionados, como la división entre humanidad y naturaleza, sujeto y objeto, civilizado y bárbaro, mente y cuerpo, hombre y mujer. Estas categorías ideológicas clásicas legitiman la devastación del mundo natural y la explotación de las diferencias de género, género, raza y civilización .
 
No hay garantía de que el desarrollo resolverá la discriminación tradicional y la violencia contra las mujeres, los jóvenes, los niños y las minorías intersexuales, las clases sin tierra y sin empleo, las razas, las castas y las etnias. A medida que el capital globalizador desestabiliza las economías regionales y convierte a las comunidades en poblaciones de refugiados, algunas personas se las arreglan identificándose con el poder machista de la derecha política, junto con su promesa de "recuperar los empleos" de los migrantes. Se está produciendo una tendencia peligrosa hacia el autoritarismo. En todo el mundo, desde la India hasta Estados Unidos y Europa.
 
Desarrollo y sostenibilidad: emparejando lo inigualable.
 
El debate de principios del siglo XX sobre la sostenibilidad fue fuertemente influenciado por el argumento de los Límites al Crecimiento del Club de Roma. Las conferencias regulares a nivel global reiterarían el desajuste entre "desarrollo y medio ambiente", y el informe Nuestro futuro común (1987) lo enfoca claramente. Sin embargo, la ONU y la mayoría de los análisis estatales nunca han incluido una crítica de las fuerzas estructurales sociales que subyacen a la descomposición ecológica. El marco siempre ha sido hacer que el crecimiento económico y el desarrollo sean 'sostenibles e inclusivos' a través de tecnologías apropiadas, mecanismos de mercado y reformas de políticas institucionales. El problema es que este mantra de sostenibilidad fue absorbido por el capitalismo desde el principio y luego se vació de contenido ecológico.
 
A partir de la década de 1980, la globalización neoliberal avanzó agresivamente en todo el mundo. Las Naciones Unidas ahora cambiaron su enfoque hacia un programa de 'alivio de la pobreza' en los países en desarrollo, sin cuestionar las fuentes de pobreza en la economía impulsada por la acumulación de riqueza del Norte Global. De hecho, se argumentó que los países necesitaban alcanzar un alto nivel de vida antes de poder emplear recursos para proteger el medio ambiente. Esta dilución de debates anteriores sobre límites abrió el camino para el concepto ecológico modernista de "economía verde".
 
En la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible en 2012, esta ideología de sostenibilidad hueca fue el marco guía para las discusiones multilaterales. En preparación para Río + 20, el PNUMA publicó un informe sobre la "economía verde", definiéndolo "como uno que mejora el bienestar humano y la equidad social, al tiempo que reduce significativamente los riesgos ambientales y la escasez ecológica". En línea con la política pro-crecimiento de los defensores del desarrollo sostenible, el informe conceptualiza todas las formas naturales vivas en todo el planeta como 'capital natural' y 'activos económicos críticos', intensificando así la mercantilización comercial de la vida en la Tierra.
 
El modelo internacional de capitalismo verde llevado adelante en la declaración Transformando nuestro mundo: La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible revela las siguientes fallas:
 

  • Ningún análisis de cómo las raíces estructurales de la pobreza, la insostenibilidad y la violencia multidimensional están históricamente basadas en el poder estatal, los monopolios corporativos, el neocolonialismo y las instituciones patriarcales;
  • Enfoque inadecuado en el gobierno democrático directo con la toma de decisiones responsable por parte de ciudadanos y comunidades conscientes en entornos presenciales;
  • El énfasis continuo en el crecimiento económico como motor del desarrollo, en contradicción con los límites biofísicos, con la adopción arbitraria del PIB como indicador del progreso;
  • La continua confianza en la globalización económica como la estrategia económica clave, socavando los intentos de las personas de autosuficiencia y autonomía;
  • Continua sumisión al capital privado y falta de voluntad para democratizar el mercado a través del control obrero-productor y de la comunidad;
  • La ciencia y la tecnología modernas se mantuvieron como panaceas sociales, ignorando sus límites e impactos, y marginando los conocimientos de "otros";
  • La cultura, la ética y la espiritualidad están marginadas y sometidas a las fuerzas económicas;
  • Consumismo no regulado sin estrategias para revertir la contaminación desproporcionada del mundo global del Norte a través de desechos, toxicidad y emisiones climáticas;
  • Las arquitecturas neoliberales de la gobernanza global dependen cada vez más de los valores gerenciales tecnocráticos de las burocracias estatales y multilaterales.
El marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), ahora de alcance mundial, es, por lo tanto, un falso consenso.
 
No pretendemos menospreciar el trabajo de las personas que están encontrando nuevas soluciones tecnológicas para reducir problemas, por ejemplo, en energía renovable, ni pretendemos disminuir los muchos elementos positivos contenidos en el marco de los ODS. Más bien, nuestro objetivo es enfatizar que, en ausencia de una transformación sociocultural fundamental, la innovación tecnológica y de gestión no nos sacará de las crisis. A medida que los estados nacionales y la sociedad civil se preparan para los ODS, es imperativo establecer criterios para ayudar a las personas a identificar lo que realmente es transformador. Estos incluyen un cambio hacia enfoques de bienestar basados ​​en la democracia radical y directa, la localización y democratización de la economía, la justicia social y la equidad (género, casta, clase, etc.), la recomendación de propiedad privada, el respeto por la diversidad cultural y de conocimiento, incluida su diversidad. la descolonización, la regeneración de la resistencia ecológica de la tierra y la reconstrucción de nuestra relación respetuosa con el resto de la naturaleza.
 
Este artículo es un extracto de la introducción al próximo libro " Pluriverse: Un diccionario de post-desarrollo ", Ashish Kothari, Ariel Salleh, Arturo Escobar, Federico Demaria y Alberto Acosta (editores), publicado por Authors Upfront y Tulika, Delhi.

0 comentarios:

Publicar un comentario