¿Qué es la teoría del decrecimiento y las “8Rs”?

María Tena - Marcademujer

 

¿Qué es la teoría del decrecimiento y las

La ciudadanía, cada vez en mayor medida, va tomando conciencia del estado en que se encuentra nuestro planeta pero aún nos sigue costando aplicar medidas correctivas que aminoren el cambio climático y ayuden a la recuperación del entorno. Es responsabilidad de todos actuar para que ello suceda.

Cerrar grifos, apagar luces, reciclar basura… Y muchas más medidas que a menudo nos cuentan que hay que aplicar pero que, sin embargo, muchas veces nos mostramos reticentes a acatarlas.

Pensando un poco más como sociedad global y no tanto como individuo particular, ¿te has planteado alguna vez cómo es nuestro modelo de producción? ¿Te has parado a pensar en la cantidad de residuos que generamos o la cantidad de comida que desperdiciamos? Todas estas actuaciones, que muchas veces pasan desapercibidas, tiene un impacto brutal en el medioambiente. Así, la clave del cambio está en transformar ese crecimiento descontrolado del que muchas veces no somos conscientes.

Surge de este manera una corriente que propone invertir este modelo, es decir, pasar del crecimiento descontrolado al decrecimiento regulado. Es así como se conoce a la teoría del decrecimiento, la cual intenta poner de manifiesto una serie de claves que establezcan una armonía entre la forma de producir un bien o servicio y los límites de la Tierra.

Aplicación de la teoría del decrecimiento y las “8 Rs”

Con crecimiento nos referimos al aumento del uso de materias primas que generan riquezas. Es decir, la utilización de grandes cantidades de energía para la producción de cualquier bien o servicio por ejemplo.

Si recordamos que nuestro planeta es finito, el crecimiento desmesurado en algún momento verá su fin. Es aquí, en este contexto y con la intención de enmendar este error, donde surge la teoría del decrecimiento .

La teoría del decrecimiento, con Serge Latouche como principal teórico, abarca la esfera política, económica y social y promueve la disminución controlada y progresiva de la producción económica con el fin principal de establecer un equilibrio entre ser humano y naturaleza a la par que entre los propios seres humanos.

Para acabar con este crecimiento infinito surge la implantación de las “8Rs” necesarias:

1. Reevaluar

Consiste en dar un nuevo valor al coste de la producción. No pagamos el coste real de la producción si tenemos en cuenta la deslocalización de la producción. Si pagáramos el precio real que implica salarios dignos, costes climáticos e impacto social que genera igual no haríamos frente a dichos costes porque estos serían bastante más elevados.

2. Reconceptualizar

Trata de dar un nuevo valor a las palabras. Crecimiento se asocia con desarrollo, con progreso y esto cambia de significado de unas culturas a otras. La práctica del crecimiento sin fin toca con la realidad finita. Las palabras no son neutras. Se propone otorgar un nuevo significado a la palabra «crecimiento».

3. Reestructurar

No es más que cambiar la forma de producción teniendo en cuenta a todos los actores que intervienen en el proceso así como su impacto en el entorno. Se trata de cambiar modelos productivos altamente dañinos y con efectos negativos en la sociedad.

4. Relocalizar

¿Qué sentido tiene comprar manzanas en Argentina, por ejemplo, si podemos producirlas aquí? Deslocalizar consiste en poner en valor el producto local ya que tendrá un impacto menor en el medioambiente y contribuirá en mayor medida a mejorar la economía autóctona.

 ¿Qué es la teoría del decrecimiento y las "8Rs"?

5. Redistribuir

Si todos consumiéramos del mismo modo que lo hacemos en España, por ejemplo, sería inviable. Para que aquí se consuma de esta forma requiere que haya países menos beneficiados. Se plantea un reparto equitativo de la riqueza y un consumo acorde con los límites de la Tierra.

6. Reducir

Se trata de reducir al máximo el impacto negativo que tienen nuestras acciones en el medioambiente. También implica consumir de una forma controlada, “vivir mejor con menos”.

7 y 8. Reutilizar y Reciclar

La mejor forma de reducir nuestro impacto ambiental es reciclar los productos que ya no podemos seguir utilizando así como reutilizar elementos para darle una segunda vida y alargar al máximo su utilidad con el fin de no seguir abultando las montañas de basura de los vertederos.

Como ves, son muchas las cosas que tú puedes hacer por la Tierra y que simplemente requieren un cambio de mira, una concienciación activa de la problemática que nos afecta a todos y que por tanto, es responsabilidad de una sociedad entera actuar en consecuencia.

4 comentarios:

  1. Enfocándolo a la producción de bienes, y al uso de materiales y energía, tengo otro conjunto de 5Rs que creo que serían de gran ayuda para no vivir por encima de los límites. Tres de las erres son "de las originales", y se plantean de orden de mayor a menor importancia.

    1. Reducir (reduce)
    Reducir en muchos aspectos. Implica reducir el nivel de consumo, la distancia de los medios de producción y la obtención de materias primas, el número de envases y embalajes, ...

    2. Reparar (repair)
    Una vez adquirido un producto, no desecharlo en cuanto quede dañado, o simplemente con una tara o algo obsoleto. Ciertamente los productos actuales son difíciles de reparar o actualizar, por eso quizá hace falta alguna fase anterior de repenser (rethink) o rediseñar (redesign), pero una cultura de la reparación aliviaría mucho el uso de recursos naturales, y potenciaría la economía local y el pequeño comercio.

    3. Reutilizar (reuse)
    En algunos casos, la reparación no es suficiente o posible, y el producto pierde su función original. Pero siempre puede dársele una segunda vida para cumplir una función para la que no fue originalmente diseñado. Un teléfono estropeado sirve de atrezzo en una obra o película, una garrafa rota puede servir de macetero.

    4. Recuperar (recover)
    Si el punto anterior no es posible, o si no hay utilidad que el producto pueda suplir, antes de desecharlo, es conveniente recuperar partes de él que puedan seguir siendo útiles. Tornillos, cables, algún material... Este punto proporciona material que sirve para alimentar el punto 2 (reparar).

    5. Reciclar (recycle)
    En última instancia, cuando no se ha podido hacer nada más, pueden reciclarse los materiales para obtener nuevamente la materia prima original, y poder crear productos nuevos.

    Lamentablemente, se nos ha inculcado justo al contrario, reciclar siempre en primera instancia, lo que nos empuja a desechar bienes que podrían ser perfectamente útiles, para comprar nuevos, pero esta vez manteniendo la conciencia tranquila ya que estamos "reciclando".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Al principio eran tres erres, a medida que los recursos se agotan las erres crecen y las esperanzas decrecen. La erre principal que nunca se incluye en estas -R-ecetas es la erre de REVOLUCIÓN.
    SubveRsión de este suicida sistema económico:
    - Sólo compRo los pRoductos locales necesaRios exclusivamente para mi supeRvivencia. ApRovecho la Ropa hasta que liteRalmente se Rompe, coso, zuRzo y rezuRzo hasta el límite.
    - Me niego a teneR móvil y coche, uso tRansporte público y telefono fijo. Mi oRdenador es Reciclado, tiene más de ocho años y funciona con softwaRe libRe. Idem Resto de tecnología.
    - Separo Religiosamente mis mínimos Residuos, llevo bolsas y fiambReRas a la plaza del mercado, compRo (caRísimo) en tiendas de comeRcio justo lo que no puedo compRar en la plaza a pRoductores locales...
    -Reparo los electRodmésticos (soy técnico en electRónica) hasta el límite posible y dono a agRupaciones que desguazan y Revenden lo ya no RepaRable.
    - Composto todos los Restos oRgánicos vegetales, y planto lo posible para comeR en unas jaRdineras del patio.
    Reniego de la moda, en Ropa, en alimentación, en electRónica de consumo, y en todos aquellos pRoductos que detecto con tiempo y expeRiencia que están diseñados para estRopearse. PRefiero pagar caRas unas gafas si el fabRicante me gaRantiza su duRación. Sino está el espaRadRapo...
    -Reutilizo los jabones, la ceRa de las velas, los Restos de papel, plásticos no evitables y hasta los cepillos de dientes -no uso pasta tRadicional- Los tRapos de cocina, Restos de ropa y toallas también son Reutilizables.
    -Ni una bombilla en casa es de filamento, salvo la que conseRvo paRa zurciR calcetines. ni una bateRía utilizo que no sea Recargable.
    - Hace ya vaRios años que no cojo un avión y no pienso haceRlo a no seR que sea inevitable....
    - Etcés todos los que quieran. Me falta iRme a viviR a una comuna, sin luz, agua coRRiente ni inteRné...

    Todas estas cosas y otRas que ahoRa no RecueRdo son la guía de mi deveniR diaRio, me gasto una pasta y me siento como un gilipollas. Los apartados anteriores son los ideales que mi imaginación alcanza, por supuesto no cumplo al 100% con todos. Aún si fuera así, ¿seríamos un uno, un dos por ciento de la población quienes lo hacemos? Ni eso. Ni el 0,2 %. Un Waltmar el fin de semana o cualquier gran superficie, o cualquier destino turístico de masas de la costa levantina en agosto, o cualquier masa de turistas en unos minutos en Barcelona -por ejemplo- desbarata, anula, destroza la media de lo que cuatro ufanos idealistas hacemos cada día. El resultado medio es despreciable.
    Podemos seguir creyendo que la actitud individual cambiará algo, aunque creo que sólo apacigua cuatro ufanas conciencias comprometidas. Sin una verdadera Revolución que cambie a nivel mundial el paradigma económico, que expropie y reparta Y ADMINISTRE la riqueza; que nos grabe a fuego la necesidad vital de cambiar el modelo de producción, no hay nada que hacer. No veo voluntad ni siquiera de adquirir conciencia a ningún grupo político, a ningún grupo mediático con influencia, a ninguna ONG , banco o dirigente de un país desarrollado. Es un clamor el peakeverything, el agotamiento de recursos; y es incomprensible la negación del mismo. Y lo peoRRRR, el cambio vendrá igual, querámoslo o no. El colapso civilizatorio es ya imparable. Miren a su alrededor: anuncios coches viajes low cost, grandes superficies llenas el fin de semana, televisiones y redes sociales en vez de amigos, despilfarro como sistema económico, sin razón en venta y promoción permanente.
    Tres ERRES, ocho ERRES o doscientas ERRES. Solo vale una y se llama Revolución. Y es imposible. Rendición, tras la Reflexión, paliativos y muerte digna por favor. Pachamama Reverdecerá. Sin nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:10 p. m.

    Hace unos 30 años nacía la campaña de 4 "R",siendo la principal RECHAZAR, palabra que menos le gusta al sistema..y por eso fue cooptada para transformarse en otro entretenimiento verde.

    ResponderEliminar
  4. También podría resumirse en una frase: maximizar la Tasa de Retorno Energético de las energías y recursos renovables.

    ResponderEliminar