Decrecemento (un chamamento á socialdemocracia)

Laureano Araujo

Non respectamos o capital natural existente, malia sabermos que os recursos do noso planeta son limitados. Necesitamos crecer, desenvolvernos sen fin, aínda que a nosa produción e o noso consumo superen amplamente a capacidade de recuperación da biosfera. Convertemos sistematicamente os recursos en residuos sen darlle á natureza o tempo necesario para transformar os residuos en novos recursos. Esta dinámica irracional está no núcleo da orde capitalista controlada por unha minoría privilexiada. Pero os seus efectos padéceos o planeta enteiro.



A proposta do degrowth rexeita por absurdo o dogma do crecemento continuado e defende unha alternativa centrada na limitación das infraestruturas produtivas, administrativas e de transporte, na relocalización da actividade económica, na moderación do consumo material e enerxético, na repartición do traballo, na drástica redución do horario laboral e no fomento da vida social mediante o incremento do tempo libre ao noso dispor, na redistribución da riqueza e mais na reutilización e na reciclaxe dos bens. En realidade, o decrecemento nin sequera é unha opción stricto sensu, porque chegará o momento en que o colapso do ecosistema nos obrigará, queirámolo ou non, a revisar o noso modelo económico.

A implementación deste proxecto político, aquí bosquexado con trazos excesivamente grosos, precisa do impulso da esquerda. O campo situado alén da socialdemocracia non debería ter problemas para asumilo, na medida en que pode –como parecen facer, entre nós, Manuel Casal Lodeiro ou Miguel Anxo Abraira– interpretalo como propiamente anticapitalista, partindo da idea de que o capitalismo sería impensábel sen o mandamento do crecemento infinito. Pero o decrecemento tamén pode ser entendido como un proxecto non revolucionario, se aceptamos que non cuestiona per se o capitalismo, aínda que desconfíe del. Neste caso, a súa posta en práctica faríase mediante reformas dirixidas á sustentabilidade do aparato produtivo, á socialización dos incrementos da produtividade, aos incentivos ao consumo de proximidade, á introdución de impostos ecolóxicos, etc.

Pero o certo é que a socialdemocracia apenas se interesa polo decrecemento. O cal, en perspectiva histórica, resulta desconcertante, porque non hai nada que case mellor co acervo máis brillante da socialdemocracia que a regulación e o control democráticos dun sistema que se rexe pola procura miope do beneficio inmediato e é, polo tanto, tendencialmente (auto)destrutivo. Porén, o socialismo teme ser descualificado (para empezar, desde a esquerda sindical) como extravagante, frívolo e insolidario se adopta unha proposta tan rompedora, e iso podería empeorar aínda máis os seus resultados electorais. Defender unha sociedade do poscrecemento, con todas as súas incertezas políticas, sociais, ecolóxicas e económicas, non resulta nada fácil para unha socialdemocracia que leva máis de tres décadas paralizada.

Alguén imaxina as elites socialistas formulando a necesidade imperiosa de preservarmos as bases biofísicas da vida, renegando do neoliberalismo “de rostro humano”, abxurando do ilusorio deus ex máchina do crecemento ilimitado, recuperando e actualizando o discurso da socialización da economía e da distribución equitativa dos recursos finitos, predicando a necesidade de sermos frugais para sermos felices, avogando, en definitiva, por un cambio radical do noso modus vivendi? Pois necesitamos que o fagan, e témoslles listo o slogan: traballar menos, consumir menos, vivir mellor.

Traducido al castellano 


No respetamos el capital natural existente, a pesar de saber que los recursos de nuestro planeta son limitados. Necesitamos crecer, desarrollarse incesantemente, aunque nuestra producción y nuestro consumo exceden en gran medida la capacidad de recuperar la biosfera. Sistemáticamente convertimos los recursos de desecho sin dar a la naturaleza el tiempo necesario para transformar los residuos en nuevos recursos. Esta dinámica irracional está en el centro del orden capitalista controlado por una minoría privilegiada. Pero sus efectos se ven afectados por todo el planeta.
La propuesta del decrecimiento rechaza el dogma absurdo de crecimiento continuo y aboga por una alternativa centrada en la limitación de la infraestructura productiva, administrativa y el transporte, el traslado de la actividad económica, en la moderación del consumo de materiales y energía, en la distribución del trabajo, la reducción drástica las horas de trabajo y el fomento de la vida social mediante el aumento del tiempo libre a nuestra disposición, la redistribución de la riqueza y más en la reutilización y el reciclaje de productos. De hecho, la disminución no es ni siquiera una opción en el sentido estricto, porque llegará un momento en que el colapso del ecosistema en vigor, queirámolo o no, para revisar nuestro modelo económico.
La implementación de este proyecto político, aquí bosquejado con características excesivamente pesadas, requiere el ímpetu de la izquierda. El campo situado más allá de la socialdemocracia no debería tener problemas para asumir, ya que puede parecer como hacer entre nosotros, Manuel Casal Lodeiro o Michelangelo Abraira- interpretar correctamente como anticapitalista, basado en la idea de que el capitalismo sería impensable sin la mandamiento de crecimiento infinito. Sin embargo, la disminución también se puede entender como un proyecto no es revolucionario, si aceptamos que hay desafíos al capitalismo, aunque cautos. En este caso, su aplicación podría hacerse mediante reformas dirigidas a la sostenibilidad del aparato productivo, la socialización de los incrementos de la productividad, incentivos de consumo a la proximidad, la introducción de impuestos ecológicos, etc.
Pero la verdad es que a la socialdemocracia no le interesa el declive. Lo cual, en una perspectiva histórica, es desconcertante, porque no hay nada que casi mejor con los más brillantes acervo de la socialdemocracia que la regulación y el control democrático de un sistema que se rige por la búsqueda miope de beneficio inmediato y es, por lo tanto, tienden a (auto) destructivo Sin embargo, los temores socialismo está inhabilitado (para empezar, a partir de la unión de la izquierda) como extravagante, frívola e insolidario adoptó una propuesta de manera innovadora, y esto podría empeorar aún más sus resultados de las elecciones. Defensor poscrecemento una sociedad, con todas sus incertidumbres políticas, sociales, ecológicos y económicos, no es fácil para una socialdemocracia que lleva más de tres décadas paralizados.
¿Alguien se imagina élites socialistas formulación de la imperiosa necesidad de preservar los fundamentos de la vida biofísico, incumpliendo el neoliberalismo "rostro humano", abxurando lo ilusorio deus ex machina del crecimiento ilimitado, recuperando y actualizando el discurso de la socialización de la economía y la distribución equitativa de recursos finitos, que predican la necesidad de ser frugal para ser feliz, abogando, en definitiva, un cambio radical en nuestro modus vivendi? Bueno, necesitamos que lo hagan, y tenemos el lema listo: trabaje menos, consuma menos, viva mejor.

1 comentario:

  1. Thanks for sharing, nice post! Post really provice useful information!

    Giaonhan247 chuyên dịch vụ mua đồng hồ timex chính hãng từ dịch vụ mua hàng trên ebay cũng như dịch vụ mua hàng trên amazon ship về việt nam cùng với chi tiết bảng giá gửi hàng đi mỹ uy tín, giá rẻ.

    ResponderEliminar