Cada vez más pobres por el crecimiento antieconómico

Josep Cabayol y Siscu Baiges
 

El 2017 ha sido el segundo año más cálido desde 1950; el cuarto en Catalunya, todos ellos posteriores al 2010. La razón principal es el consumo de combustibles fósiles que sustentan el sistema económico. La combustión causa los gases del efecto invernadero (GEI) –dióxido de carbono [CO2], óxido nitroso [N2O], metano [CH4]– que, al permanecer en la atmósfera, originan el cambio climático y perjudican el acceso de los humanos a elementos básicos para la existencia: aire, agua, alimentos, medio ambiente, biodiversidad, energía, trabajo, equidad, salud…


El agujero de la capa de ozo, en el año 2006.
Para evitar y mitigar el cambio climático deben disminuir las emisiones de los gases del efecto invernadero y descarbonizar la economía reduciendo el uso de carbón, gas, y petróleo. Y hacerlo de forma gradual pero rápidamente y tendiendo a la totalidad.

Malas noticias

Petróleo. El pasado mes de noviembre, los países productores –agrupados en la OPEP– ampliaban la reducción de la extracción de petróleo a todo el 2018. El propósito, sin embargo, no es disminuir el consumo, sino subir los precios para estimular las inversiones. Contrariamente, los acuerdos de París dictan que para no aumentar más de 2ºC la temperatura media global, dos terceras partes de las reservas probadas de petróleo se deben dejar bajo tierra. Si tan notable cantidad de petróleo no se debe utilizar, ¿por qué se necesitan más inversiones? O los acuerdos de París no van a ninguna parte o el petróleo es tan caro que resulta antieconómico. O las dos cosas.

Carbón. En la Conferencia sobre cambio climático de Bonn, se constituyó una alianza para dejar de producir electricidad con carbón antes del 2030. Paradójicamente, los principales consumidores y productores –China, Estados Unidos, India, Australia, Polonia, Alemania y Rusia– no entraron en esta alianza. Tampoco España. Se reservan el carbón por si el precio del petróleo se dispara o queda fuera de control. Una vez más, la lucha contra el cambio climático queda supeditada al crecimiento permanente –ineludible para el capitalismo–, que necesita energía barata. Pero, ¿lo es?

Crecimiento antieconómico

Heman Daly, economista ecológico, define el crecimiento como antieconómico cuando los costes ambientales y sociales son superiores a los beneficios derivados de la producción. Forman parte de estos gastos –«enfermedades sociales y ambientales», les denomina Daly–, la contaminación atmosférica, los gases del efecto invernadero que causan el cambio climático (el aumento de la temperatura del aire, del mar y de su nivel), los desechos nucleares, la pérdida de biodiversidad, el agotamiento de recursos energéticos y materiales, la erosión y el empobrecimiento del suelo, la sequía, la falta de agua, los residuos, los plásticos que contaminan el planeta, la ausencia de trabajo, la precariedad, el trabajo forzado y el peligroso, las matanzas, las migraciones y el tráfico de personas, la discriminación de género, la falta de equidad, la deuda creciente y no pagable, las finanzas especulativas. La economía oficial no introduce ninguno de estos costes en la ecuación de los beneficios de la producción. Si los añadimos, el resultado es negativo y el crecimiento, antieconómico. Entonces ya no nos hace más ricos, sino que nos hace más pobres.

0 comentarios:

Publicar un comentario