La extinción de la zona gris: antropología y reclutamiento terrorista

Una antropóloga en la luna

DAESH hizo un llamamiento en Dabiq, su revista de propaganda, a promover acciones que alentaban la islamofobia para borrar la zona de coexistencia para los musulmanes que residían en Occidente, a la cual llamaban "la zona gris".  
"La extinción de la zona gris", de 12 páginas, fue publicado en la revista a principios de 2015, con el fin de provocar mediante el terror reacciones violentas por parte de los europeos, tratar a los refugiados e inmigrantes como terroristas y extender así la islamofobia. No en vano, tras los atentados en Bruselas, comenzó una campaña en redes sociales con un hashtag llamado "Stop Islam" que, aseguran muchos, fue divulgada por las múltiples cuentas que posee el Daesh. Un mundo tan polarizado crea más mártires por la causa: "Los musulmanes en Occidente se encontrarán rápidamente entre una de dos opciones, o apostatan y adoptan la religión -infiel- propagada por Bush, Obama, Blair, Cameron, Sarkozy y Hollande; o migrarán al Estado Islámico y de ese modo escaparán de la persecución de los gobiernos y ciudadanos”, aseguraba la publicación.

Scott Atran, antropólogo experto en psicología del terrorismo, explica que el fin de estos grupps terroristas es el de "forzar a los no musulmanes a detestar, a perseguir a la comunidad musulmana, para empujarles a unirse a ellos. Sobre todo a los jóvenes, que están más dispuestos a cambiar el mundo".

"Los jóvenes forman el grueso de los reclutadores terroristas de hoy. Si miras sobre todos los datos, la edad media es de 26, pero en algún lugar es mucho más joven. Ahora estamos encontrando niños de 14 o 15 años en Palestina tratando de unirse al Estado Islámico."

Atran hace trabajo de campo entrevistando al "sector de guerreros-santos musulmanes, en particular los suicidas".
"Para comprender la revolución, mi equipo de investigación ha realizado docenas de entrevistas estructuradas y experimentos conductuales con jóvenes en París, Londres y Barcelona, ​​así como con los combatientes de ISIS capturados en Irak y miembros de Jabhat al-Nusra (filial de Al-Qaeda en Siria). También nos hemos centrado en los jóvenes de los suburbios parisinos de Clichy-sous-Bois y Épinay-sur-Seine, los barrios marroquíes de Sidi Moumen en Casablanca y Jamaa Mezuak en Tetuán.
Trabajo de campo que considera necesario, ya que "Estados Unidos siempre ha preferido "borrar" a sus enemigos en lugar de hablar con ellos" En su libro: "Talking to the Enemy: Sacred Values, Violent Extremism, and What it Means to be Human" asegura que ni son psicópatas ni lobos solitarios.

""Nada de lo humano me es ajeno", dijo Terence, el esclavo romano que se convirtió en dramaturgo y dio a mi propio campo de la antropología un credo duradero: empatizar con las personas más alejadas de tu propia cultura moral, sin necesariamente simpatizar con ellos. Este es nuestro llamado a comprender. Comprender por qué seres humanos normales querrían morir matando a otros seres humanos que no han dañado a nadie."

Al contrario de lo que podemos pensar, "los ataques terroristas en Bali, Madrid y Londres, explica, fueron llevados a cabo por grupos que no fueron reclutados por organizaciones existentes como Al-Qaeda, sino auto-movilizados." 

"El Estado Islámico y Al Qaeda no ordenan directamente operaciones de comando. Básicamente dicen, "Hey chicos, aquí están las ideas. Aquí está la manera de hacer una bomba de olla de presión; Aquí hay posibles blancos que aterrorizarán a la gente; Aquí hay cosas que odiamos. Sal y hazlo."
"Son redes sociales, amigos o compañeros de fútbol, ​​para quienes la yihad violenta era "fraternal, rápida, emocionante, gloriosa y fresca". Notablemente, pocos de ellos tenían una educación religiosa estricta. Son menos propensos a movilizarse en las mezquitas que en los cibercafés. Atran sostiene que "lo que inspira a los terroristas más letales en el mundo actual no es tanto la religión como un llamado a la acción que promete gloria y estima a ojos de los iguales".
"Tuve una conversación con un imán que era reclutador del Estado Islámico en la frontera entre Siria y Jordania. Él dijo: "Mira: La gente que viene a nosotros, viene con pasión y compasión. Están buscando aventura."

"Sabes, la gente piensa que ISIS y Al-Qaeda son crueles y bárbaros, que lo son", explica Atran. "Pero no entienden que son movimientos festivos y alegres, como el movimiento nacionalsocialista. Y si miras sólo sus cuentas de Twitter, por ejemplo en Yemen, el 57% de ellos promueven proyectos de desarrollo social, en su mayoría con la participación de los jóvenes. Sólo el 3% son tweets sobre castigos. Alrededor del 18% son explicaciones religiosas de lo que están haciendo. No tratan sólo de tortura y decapitaciones y asesinatos."

"Algunas estimaciones dicen que el ISIS gestiona más de 70.000 cuentas de Twitter y Facebook, con cientos de miles de seguidores. ISIS también presta mucha atención a las canciones pop, videoclips, películas de acción y programas de televisión que obtienen altas calificaciones entre los jóvenes y los utilizan como plantillas para adaptar sus propios mensajes."

"Pero también hay una alegría subliminal que se siente en toda la región por aquellos que, aún rechazando la violencia asesina del Estado islámico, anhelan el fin de las Grandes Potencias, un orden que muchos en la región creen que es la raíz de su miseria. La revolución de ISIS no es un simple deseo de volver al pasado antiguo. Esto no tiene más sentido que la idea de que el Tea Party de EE.UU. quiera volver a 1776.

"La noción popular de un "choque de civilizaciones" entre el Islam y Occidente es lamentablemente engañosa. El extremismo violento no representa el resurgimiento de las culturas tradicionales, sino su colapso, a medida que los jóvenes, desarmados de las tradiciones milenarias, se desbordan en busca de una identidad social que da significado personal y gloria. Este es el lado oscuro de la globalización. Los individuos se radicalizan para encontrar una identidad firme en un mundo aplanado. En esta nueva realidad, las líneas verticales de comunicación entre las generaciones son reemplazadas por canales de comunicación horizontales que se pueden ver en todo el mundo."

"Como dije al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que inspira a los asaltantes más letales del mundo hoy no es tanto el Corán ni las enseñanzas religiosas, sino más bien una causa emocionante y un llamado a la acción que promete gloria y amigos. Los voluntarios extranjeros para el Estado Islámico a menudo son jóvenes en etapas de transición en sus vidas: inmigrantes, estudiantes, personas con trabajos precarios, alejados de sus familias...". "Muchos de estos jóvenes se sienten privados del derecho tanto del país en el que viven como de su país de origen." "En Francia, del 7 al 8% de la población total es musulmana, el mayor porcentaje de la población total de cualquier estado de Europa; Al mismo tiempo, hasta el 70% de la población penitenciaria es musulmana."

"Pueden ser personas que han visto a sus padres humillados por los empleadores o el gobierno, o a sus hermanas insultadas por usar un pañuelo en la cabeza. Más del 80% de los que se unen al Estado Islámico lo hacen a través de relaciones entre iguales, en su mayoría con amigos y a veces con familiares. Muy pocos se unen por las mezquitas o a través del reclutamiento de extraños anónimos."

"Un joven de 24 años que se unió a Jabhat al-Nusra en Siria, describió su experiencia en Alemania: "Nos enseñan a trabajar duro para comprar un buen coche y ropa bonita, pero eso no es felicidad. Yo era un ser humano de tercera clase porque no estaba integrado en un sistema corrupto."
 
"Sin embargo, muchos voluntarios del Estado islámico están lejos de ser marginales en sus países de origen. Un médico de familia me escribió para informarme de que dos grupos de estudiantes de medicina de la Universidad de Sudán huyeron al Levante para unirse al ISIS."   

"Cuando preguntamos a los combatientes islámicos capturados en Irak: '¿Qué es el Islam?', Ellos respondieron: 'Mi vida'. Pero tenían poco conocimiento del Quran o del hadith, y ninguno de la historia musulmana."

"En Leviathan (1651), Thomas Hobbes describía el sacrificio por un ideal trascendente como "el privilegio del absurdo al que no está sometida ninguna criatura más que el ser humano"."

"La estrategia central utilizada por el Estado Islámico para atraer a los partidarios y desquiciar a los opositores, no es un misterio. Su manifiesto para la acción es "The Management of Savagery / Chaos". Fue escrito hace más de una década, bajo el seudónimo de Abu Bakr Naji. Y dicta:

1) "Diversificar y ampliar la vejación en todos los lugares del mundo islámico, e incluso fuera de él si es posible, para dispersar los esfuerzos de la alianza del enemigo"

2) Atacar, cuando las víctimas potenciales tienen la guardia baja, para maximizar el miedo en las poblaciones en general y drenar sus economías: "Si un centro turístico es atacado, todos los centros turísticos en todos los estados del mundo tendrán que aumentar la seguridad a través del trabajo de fuerzas adicionales, que conlleva un aumento enorme en el gasto."

3) Capturar la rebeldía de la juventud, su energía e idealismo, y su disponibilidad para el sacrificio: "Motivarles a salirse de las masas para volar a las regiones que manejamos. Los jóvenes de la nación están más cerca de la naturaleza innata a la causa, de la rebeldía".

4) Dibujar a Occidente en el lodazal, tan profunda y activamente como sea posible: "Trabajar para exponer la debilidad del poder centralizado de Estados Unidos".

Además, asegura Atran, hoy en día "los medios de comunicación están diseñados principalmente para excitar al público, en lugar de informar. Por lo tanto, se ha convertido en un juego de niños convertir nuestra propia máquina de propaganda, la más poderosa del mundo, en la suya".

"La exposición de los medios de comunicación, que es el oxígeno del terror en nuestra época, no sólo amplifica la percepción del peligro sino que, al generar tal histeria, hace que la amenaza hinchada a la sociedad se vuelva real."

Mientras, "en Siria y gran parte de Irak en general, casi no queda ninguna zona gris, especialmente para los jóvenes arrancados de su hogar y forzados a unirse a un grupo guerrillero o a abandonarlo como persona refugiada."

La poeta Suhaiymah Manzoor-Khan tiene 22 años y su mensaje es: "Si necesitas que pruebe mi humanidad es que no soy la única que no es humana aquí"
 
 http://content.jwplatform.com/previews/zNWTYk0B-fmMLQWa1
 


0 comentarios:

Publicar un comentario