El día que dejamos de crecer. ¿Es posible un crecimiento infinito en un planeta finito?

Isabel Benitez - Agora

¿Es posible tener crecimiento infinito en un planeta finito? ¿Es posible crear una prosperidad global sin crecimiento económico?  ¿cómo es posible una economía post-crecimiento?

Desde muy temprana edad, ansiamos crecer. Como los niños, queremos ser más altos, más fuertes, y contemplamos a los adultos como un estado deseable que nos permite tomar decisiones, comer lo que queramos o conducir un coche. Sin embargo, hay un momento en la vida en que ese deseo desaparece. No desaparece – al menos, no en todos los niveles y para todos – pero duerme en algún lugar donde no nos acecha constantemente. No estoy segura de si esa voluntad de seguir creciendo vuelve más tarde, aunque la experiencia y el tiempo que he pasado con mi abuela, me ha demostrado que todo tiende a ser más fácil y terminamos aceptando lo que somos y lo que hemos logrado,DISFRUTANDOLO. Yo no lo llamaría complacencia, que suena realmente peyorativo; es sólo saber envejecer – y ser más sabios.

Digo esto porque a veces pienso que podría, e incluso debería, aplicarse fácilmente a la forma en que concebimos las empresas y la economía en sí . ¿Por qué una economía tendría que crecer para siempre en un planeta finito? ¡Tendrás que perdonarme, pero lo encuentro tan contradictorio e ingenuo! ¿Realmente necesitamos crecer? ¿Cómo y por cuánto tiempo?

Esto me lleva a otra cuestión. Físicamente, como un adulto, podemos seguir creciendo, pero por más que lo intentemos nunca seremos más altos. Podemos comer todo lo que queramos, veinticuatro horas siete días a la semana, pero solo conseguiremos más gordos, más obesos, y esto no será ni saludable ni conveniente. “El crecimiento por el bien del crecimiento es la ideología de la célula cancerosa”, como dijo Edward Abbey, y puede que tenga razón.

Volviendo a la economía, necesitamos entender lo que significa el crecimiento y por qué sigue siendo uno de los principales supuestos de nuestro sistema económico. Como dijo Diego Isabel La Moneda, director de NESI, durante el seminario web From bigger towards better, how is a post-growth economy possible?: “Hemos asumido que necesitamos aumentar el consumo para que aumentemos la producción y creemos empleo y, en consecuencia, generamos bienestar“. Sin embargo, podemos reducir el consumo y seguir siendo felices, incluso más felices de lo que estábamos antes. Créanme cuando digo que algunas personas lo han probado y funciona.
 
Tenemos que mirar de nuevo a nuestro sistema económico, pero afortunadamente no tenemos que hacerlo por nuestra cuenta y desde cero. Existen tendencias y experiencias de “lo suficiente” de las que podemos aprender y construir, desde el upcycling, los jardines comunitarios y las ciudades de transición, hasta las cooperativas de consumo y los negocios orientados a un determinado propósito.
Premium Cola es una marca de refrescos fundada en Alemania. Es una empresa local, propiedad de sus empleados, que opera siguiendo principios de código abierto.

Premium Cola ha adoptado la decisión de

(a) no fabricar fuera de su huella ecológica, y

(b) no crecer más del 3% al año porque no quiere tener deudas con el banco. Y sin embargo,¡han sido rentables durante 15 años!

Mientras tanto, en Barcelona (España), La Fageda produce productos lácteos operando en una lógica cooperativa. Su objetivo era crear empleos para las personas con discapacidades de aprendizaje y lo ha hecho, por lo que ha decidido atenerse a su tamaño medio para evitar poner en riesgo a esos trabajos.

Estos ejemplos nos muestran que todo depende de la misión y las prioridades que nos hemos fijado,

¿Quién dijo que apuntar al crecimiento era la única clave para el éxito empresarial? “Si pones un propósito por delante de los beneficios, se abren caminos emocionantes”, recordó Donnie. De hecho, existe una tendencia en la competitividad económica que está llevando a prácticas regenerativas que superan a algunos de los negocios más grandes.


0 comentarios:

Publicar un comentario