Marxismo vs decrecimiento

El marxismo - desde donde se lanzaron advertencias sobre las condiciones de la miseria humana que generaba el sistema capitalista - es un producto del siglo XIX, y por lo tanto está condicionado por la visión positiva de la evolución histórica y del desarrollo tecnológico predominante por aquel entonces.

El marxismo, basado en una concepción materialista de la historia (la Naturaleza como proceso de producción material), poseía la aspiración de la desaparición de las clases y la instauración del comunismo, mediante la acción del proletariado industrial, aunque esta clase social posee unos intereses, capacidades y calificaciones que están en función de las fuerzas productivas y funcionales de la racionalidad capitalista.

En el socialismo real que se dio en diferentes países, se desarrolló un sistema de división del trabajo donde las personas quedaban presas de la maquinaria productiva conducidas por una burocracia que gestionaba y planificaba el modelo comunista.

La economía comunista careció al igual que la economía capitalista o de libre mercado de una visión entrópica de la relación con el medio, ya que no tiene en cuenta las implicaciones que sobre el ‘desarrollo de las fuerzas productivas’ tiene el agotamiento de los recursos y el impacto sobre el entorno ambiental del modelo productivo.

El marxismo adolece de una visión económica que da por bueno el ‘progreso’ y el ‘crecimiento’, donde la tecnología hace posible la acumulación ilimitada de riqueza. La Naturaleza es ‘producción material’ mediada y transformada por actividad humana social.

Tras el colapso de los países del Este la ideología marxista y la izquierda en general está en crisis, es necesaria un reformulación de las teorías emancipadoras, liberadoras y de transformación, se necesita superar una visión histórica desarrollista que acepta un sistema ecónomico generado por la burguesía.

10 comentarios:

  1. El marxismo no es enemigo del decrecimiento como se quiere hacer ver en este artículo. Es bien cierto que la época en la que vivió y escribió Marx, no se daban las condiciones de degradación del medio ambiente que se dan ahora, y entonces crecer si era progresar porque el proletariado de entonces vivía con lo justo o con menos.

    El decrecimiento debe aportar al marxismo y no oponerse a él. La lucha de clases sigue existiendo y el consumismo no es otra cosa que la forma que tiene el capitalismo de seguir dominando. Hace falta un eco-marxismo para renovar a la izquierda. El marxismo necesita del decrecimiento, pero el decrecimiento también del marxismo. El marxismo sin decrecimiento supone no adaptar la lucha de clases a la situación del siglo XX. El decrecimiento sin marxismo es el ecosocialismo que practica ICV, una máscara falaz con la que presentarse como a la izquierda del PSOE, pero haciendo la misma política de colaboración de clases y antiecológica y antisostenible que el mismo PSOE.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto habrá gente -de izquierdas- que no le guste o no lo quiera aceptar por razones sentimentales pero lo que dice este breve y certero artículo es tan evidente que intentar rebatirlo es rozar lo esperpéntico, así nos va...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:47 p. m.

    yo no conozco si el decrecimiento tiene una propuesta de como decrecer las fuerzas productivas de la sociedad, lo que entiendo es que se trata de un debate, el decrecimiento lo que propone es la necesidad de un debate para cambiar la forma de relacionarnos con la naturaleza y entre nosotros mismos. El marxismo lamentablemente no fue puesto en practica por Carlos Marx, si no por quienes interpretaron sus ideas. En mi opinión, la manera de como se interpretaron las ideas de Marx, y con base a lo cual se puso en practica el marxismo (yo no estoy seguro de que Carlos Marx habría estado de acuerdo con muchos de ellos), sirvió para dar solución a muchos de los problemas sociales impuestos por el capitalismo, pero al mismo tiempo, ayudo a que se mantuviera vivo (el marxismo salvo de la destrucción al capitalismo), este se adapto y muto hacia algo menos malo, pero igualmente destructivo. Estoy de acuerdo: hay que reformular ideas para construir un marco ideológico decrecentista, aunque no creo que nos quede tiempo para esta evolución... si me preguntan a mi, hay que eliminar, erradicar, las relaciones de mercado, si no lo hacemos de forma planificada, igual ocurrirá, pero de manera tal que arrastrara a la humanidad a un caos incontrolable.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:54 p. m.

    Estas mal Óscar, el marxismo como el capitalismo son ideologias decimonónicas. El marxismo aboga por quitar los medios de producción a los ricos pero no aboga por disminuir los ritmos de producción. Son dos cosas muy distintas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ECOSOCIALISMO8:06 p. m.

      En El Capital, libro III, Marx define el socialismo como una sociedad en la que <>.
      Nadie como Marx ha denunciado tanto la lógica capitalista de la producción por la producción, la acumulación del capital, de riquezas y de mercancías como fin en sí mismo.
      La idea misma del socialismo -al contrario que esas miserables falsificaciones burocráticas- es la de una producción de valores de uso, de bienes necesarios para la satisfacción de las necesidades humanas. El objetivo supremo del progreso técnico no es, según Karl Marx, el incremento infinito de bienes (el <>), sino la reducción de la jornada de trabajo y el aumento del tiempo libre (el <>).

      Eliminar
    2. ECOSOCIALISMO8:10 p. m.

      En El Capital, libro III, Marx define el socialismo como una sociedad en la que los productores asociados organizan racionalmente sus intercambios con la naturaleza.
      Nadie como Marx ha denunciado tanto la lógica capitalista de la producción por la producción, la acumulación del capital, de riquezas y de mercancías como fin en sí mismo.
      La idea misma del socialismo -al contrario que esas miserables falsificaciones burocráticas- es la de una producción de valores de uso, de bienes necesarios para la satisfacción de las necesidades humanas. El objetivo supremo del progreso técnico no es, según Karl Marx, el incremento infinito de bienes (el tener), sino la reducción de la jornada de trabajo y el aumento del tiempo libre (el ser).

      Eliminar
  5. Anónimo2:47 p. m.

    Anónimo, en tu replica a que el Marxismo no “aboga por disminuir los tiempo de producción” planteas una afirmación que debe matizarse, toda vez que los tiempos de producción son relativos al producto, si se trata de mercancías, los tiempos de producción están relacionados a los tiempos de consumo, para disminuir ambos hay que eliminar la obsolescencia programada y percibida, lo cual sería un modelo ideal de producción Marxista en tanto establece una relación dialéctica entre materia prima (recursos naturales), mano de obra, mercancía y consumidor; sin embargo en la producción de alimentos la situación es totalmente distinta ya que para disminuir los tiempos de producción abra que disminuir en mucho la población y sus tasa de crecimiento; si se analiza desde el Marxismo, esta propuesta del decrecimiento, vemos que no se trata de los tiempos sino de desmonopolización de los medios de producción y de la transformación de las estrategias de producción, de tal modo que se descentralice la producción de plusvalor y tanto productos como plusvalor pertenezcan y beneficien al colectivo, no a particulares y esto es tan Decrecentista como Marxista, indistintamente la del contexto o momento histórico en que se plantee.

    ResponderEliminar
  6. No Anónimo 2 que respondio a anónimo 1, porque la humanidad se comporta como las bacterias encerradas en una caja de petri que, aunque muy democraticas e igualitarias entre si en el agar, terminan por comérselo todo entre todas por igual...

    ResponderEliminar
  7. Además aunque sean bienes durable y no bienes de consumo tienen una entropía y máxime conforme la población tenga tasas de crecimiento. No todo es la dialectica marxista ni Marx tenia bola de cristal para ver el futuro cuando penso en redactar su ideología.

    ResponderEliminar
  8. Esta mal el anónimo Anónimo2:47 p. m. porque a pesar de que no haya obsolescencia programada de mercancías en el marxismo no puede haber bienes durables pues la masa obrera también es tecnoutópica, lo que conllevaría la constante re-actualización y desuso de las cosas previamente producidas para suplirlas por unas nuevas más modernas y eficientes cayendo una y otra vez en la paradoja de Jevons.

    ResponderEliminar