Biopiratería

El yacón (Smallantus sonchifolius) es una planta nativa de los Andes, un tubérculo de gran utilidad pero poco conocido, con un sabor dulce. Pero la característica que más interés económico ha despertado es que no engorda, ya que el cuerpo humano no es capaz de metabolizar el azúcar del yacón, por lo que utilizarlo en alimentación significaría que los que están a dieta podrían comer muchos más dulces sin engordar. El yacón podría, teóricamente, suplantar cultivos como la caña de azucar y la fructosa de maíz en muchos productos, desde galletas a refrescos.

Viendo este enorme mercado potencial, los japoneses han estado investigando y patentando derivados del yacón por más de una decada.

El escándalo por el robo de esta planta peruana a través del Centro Internacional de la Papa (CIP) por Japón -una pérdida real para Perú y otros países andinos, así como para la gente que lo ha estado cultivando por siglos- es otra prueba más del saqueo sistemático de los recursos.

Durante milenios campesinos, indígenas, pescadores, recolectores de todo el mundo han conservado, seleccionado y mejorado plantas, animales y microorganismos, para utilizarlas como alimento y medicina.

Mediante la bioprospección (estudio de la diversidad biológica para descubrir, recursos biológicos con fines comerciales), las transacionales se apropian de este esfuerzo y esta creatividad individual y colectiva.

2 comentarios:

  1. Daniel Bioalquimista3:28 a. m.

    es uno de miles de casos que se continuan realizando.
    Esta apropiación frecuentemente no solo incluye al recurso genetico (en este caso el Yacón), sino también, como en la industria farmacéutica- los conocimientos tradicionales vinculados con la fitomedicina o la etnobotánica- sobre los usos y aplicaciones empìricas como preparación, dosis, etc., le aporta un nuevo producto y ahorrando grandes inversiones para el desarrollo del producto y su puesta en el mercado.
    Finalmente, la innovaciòn farmacológica es protegida bajo el sistema de patentes, otorgando derechos sobre la explotaciòn económica de la patente.
    El conocimiento que permitió vincular una sustancia activa con el tratamiento efectivo de una patología clínica en la mayoría de los casos no es reconocido ni compensado. Se habla de apropiación cognitiva....
    Simple piratería, agiornada al biotecnopirata, disfrazado con piel de cordero

    saludos

    Daniel

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Daniel

    ResponderEliminar