El ser humano y la tecnología


El ser humano y la tecnología

“Hoy por hoy, las nuevas tecnologías son portadoras de un cierto tipo de accidente, y un accidente que ya no es local , o está puntualmente situado, como el naufragio del Titanic o el descarrilamiento de un tren, sino un accidente general, un accidente que afecta inmediatamente a la totalidad del mundo. Cuando se nos dice que la red Internet es de ámbito mundial, es claramente evidente. Pero el accidente de Internet, o el accidente de otras tecnologías de la misma naturaleza, es también la aparición de un accidente total, por no decir integral. Sin embargo, esta situación no admite comparación. Todavía no hemos conocido nunca, aparte quizá del crack bursátil, un accidente que afecte a todo el mundo al mismo tiempo.”

El cibermundo. La política de lo peor. Paul Virilio. 1997


El hombre occidental no se siente parte de la Naturaleza sino como una fuerza destinada a dominarla y conquistarla. La ilusión de poderes ilimitados, alimentada por los asombrosos adelantos científicos y técnicos, ha producido la ensoñación del crecimiento sin límites.

En el origen, la técnica no busca más que permitir la adaptación del hombre a un medio hostil. En un primer momento, se trata de asegurar la supervivencia, liberarse de los límites impuestos por la naturaleza, principalmente ligados al medio. Así, forzados en primer lugar a evolucionar como bípedos en la superficie de la tierra, los hombres se liberan de ese medio, al que parecían específicamente condenados, por medio de la invención de técnicas destinadas a dominar los demás elementos.

Fueron necesidades apremiantes las que movieron al hombre a tomar cosas que le fueron desviando de su naturaleza de mono desnudo absolutamente sostenible, además de su ingenio.

La incapacidad de nuestra especie para controlar su volumen de población y por ende, la incompetencia para evitar el agotamiento de los recursos básicos que la sustenta, el deterioro de la Naturaleza de la que forma parte y finalmente una aguda competencia entre los propios humanos, son pruebas de que el desarrollo tecnológico necesita de sistemas de producción cada vez más complejos que generan mayores necesidades de recursos en un camino sin retorno hacia el abismo.


5 comentarios:

  1. totalmente deacuerdo el mundo occidental domina la naturaleza, nuestros indigenas interactuaban con ella.

    bueno el mundo occidental todo lo quiere dominar es una maquina de destrucción.

    estamos en contacto

    ResponderEliminar
  2. si tan solo funcionara nuestro cerebro no estariamos afectando la naturaleza, no estariamos destruyendo nuestro hogar "el mundo", pensando que con mucha tecnología avanzada, podremos cambiar el mundo, de hecho es de mucho uso para nosotros sin embargo pudièsemos definir la palabra "conciencia" no estaríamos arruinando la planeta.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:17 a. m.

    estoy total mente de acuerdo porque nosotros somos los que destruimos nuestro amigo el planeta

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:37 a. m.

    Klk mi jente

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:53 p. m.

    La especie humana "en conjunto" está demostrando NO ser más inteligentes que las bacterias, debido a que consumen consumen consumen, se multiplican descontroladamente, hasta agotar la mayoría de los recursos naturales, sobre todo el principal recurso que hizo y hace posible el sistema de vida que construyó. Pero La Naturaleza se encarga de eliminar las especies que NO logran adaptarse a sus Leyes. Sólo sobrevivirán las personas que logren ADAPTARSE a la armonía del delicado equilibrio en la red de vida natural, aquellas personas que logren REINSERTARSE en la cadena ecológica respetando y cuidando a todas las demás especies que son interdependientes. Sin ecosistemas naturales, el ser humano no podría jamás desarrollar su propia vida. El ser humano también depende absolutamente de las demás especies para sobrevivir.

    ResponderEliminar