Respuesta al documento: 'Un proyecto económico para la gente'


Respuesta de Antonio García Salinero desde un punto de vista decrecentista al documento:
 


Entendiendo que se trata de una propuesta, me atrevo a comentar mediante unas reflexiones constructivas para intentar lograr el propósito que sugiere el título del documento.

Abre el texto la siguiente frase:  

“Cuanto más obedecimos, peor nos trataron”
(Rosa Parks. My Story)

La respuesta que se intuía era: 

 ¡Desobediencia!

En cambio nos dicen:

Actuar con realismo sin renunciar a los sueños.

"proponemos hacer lo que creemos que realmente se puede hacer y no lo que nos gustaría poder llevar a cabo si las condiciones de partida y entorno fuesen otras.”

Sin embargo algunas personas queremos cambiar el mundo, sentimos que esta sociedad es enormemente depredadora de las personas y de la Naturaleza, que provoca en nosotras dolor, explotación, marginación, violencia… Necesitamos gritar, es necesario liberarse de la opresión de un sistema capitalista que nos está asfixiando.

No queremos reformar el sistema, queremos transformarlo.

"La historia muestra diariamente que el capitalismo en el que vivimos o no da, o da respuestas a los problemas de los seres humanos que son claramente insatisfactorias. No puede negarse que en este sistema se han alcanzado grandes hitos y un progreso nunca antes conseguidos en la historia de la humanidad, que el capitalismo ha promovido una acumulación de capitales impresionante, capaz de multiplicar la producción de bienes y servicios, y que ha extendido su consumo a espacios y grupos humanos que habían estado siempre excluidos de cualquier tipo de satisfacción material y expuestos a todo tipo de amenazas y sufrimientos.”

Existe un mito en nuestra sociedad según el cual nuestra forma de vida está en un estadio superior, concibe la historia de los pueblos como un hilo de secuencias que transita desde el salvajismo a la civilización – el progreso-, los europeos estamos empapados de esta convicción etnocéntrica, en la cual nos constituimos como "la civilización por excelencia".

Esta no es sino una coartada para el robo de los recursos de los países “no civilizados”, antaño mediante el colonialismo hogaño mediante la globalización.

Además, bajo un manto de prosperidad y abundancia, buena parte de la población aparentemente más privilegiada del planeta vive una asfixia cotidiana que hace dudar seriamente acerca de los llamados logros del capitalismo incluso en los lugares utilizados como ejemplo [los países donde han gobernado durante más tiempo partidos políticos comprometidos con el socialismo (partidos socialdemócratas aliados a partidos comunistas o progresistas)].

"La mayoría de los economistas y políticos que defienden el orden capitalista afirman que esas situaciones son irremediables porque hay escasez de recursos en el planeta.”

Esta afirmación no es completamente correcta; desde el decrecimiento se afirma que existen recursos limitados, y también que la economía es la ciencia de los recursos escasos.
Cuando hablamos de economía (proceso productivo) tenemos que recurrir a la termodinámica (recordamos aquí al maestro Nicolas Georgescu Roegen).
En este proceso económico (proceso productivo) la energía y la materia pierden su calidad y se degradan, disminuyendo los posibilidades de aprovechamiento humano –entropía-; este es el origen de la escasez económica – de no ser así podríamos utilizar un trozo de carbón una y otra vez para producir calor o trabajo-.
Entendemos la entropía como cantidad de energía no disponible para el ser humano para realizar un trabajo, de ahí el carácter ilusorio del crecimiento ilimitado.
Así, la finalidad del proceso económico (flujo material) tendría como objetivo el disfrute de la vida (flujo inmaterial), aunque en nuestro modelo económico responde al afán de enriquecimiento y acumulación de poder de algunos, por lo que no contribuye a enriquecer la vida en general, sino que va en detrimento del ‘disfrute de la vida’.
Por supuesto somos anticapitalistas. El decrecimiento está en contra del beneficio pecuniario y la acumulación.

Una apuesta ética ineludible

Desde el decrecimiento, nuestra apuesta ética es vivir mejor con menos.

"Y para defenderse de las amenazas de un mundo globalizado y aprovecharse mejor de sus oportunidades no hay nada más útil, aunque pueda parecer contradictorio, que actuar localmente, en las escalas más próximas a donde nacen y se plantean más crudamente los problemas de la vida humana, recurriendo a los recursos más cercanos y tejiendo redes con los seres que tenemos más cerca, sin necesidad de perder de vista, sin embargo, la proyección global que tienen nuestras vidas, por insignificantes que puedan parecernos, en el mundo de nuestros días. Siempre hay alternativas a las políticas impuestas desde arriba en perjuicio de los de abajo.”

Valoramos positivamente este párrafo, y animamos a seguir por este camino.

Sobre el cuidado

El decrecimiento tiene importantes puntos de encuentro con las luchas feministas y la deconstrucción del patriarcado, por ejemplo a la hora de valorizar y reconocer el trabajo no productivo, que la mayoría de las veces recae sobre las mujeres, y buscar una redistribución equitativa de las tareas.
Tradicionalmente, la carga de trabajo productivo ha recaído sobre el hombre. Sin embargo, el acceso masivo de la mujer al mercado laboral no ha significado ni una reducción de la jornada laboral de los hombres, ni un cambio significativo en las proporciones de tiempos dedicados al menaje del hogar, ni a los cuidados. Por tanto, este paso hacia la “igualdad” ha supuesto en realidad un aumento en las responsabilidades y tareas de las mujeres.
El decrecimiento juega un importante papel a la hora de buscar soluciones efectivas a las desigualdades mediante la valoración de los trabajos no-productivos como el doméstico, o los cuidados de personas mayores y niñxs que recaen mayoritariamente en manos de las mujeres.
Una reducción generalizada del tiempo dedicado al trabajo mercantil para todas y todos y, por ende, de la producción como propone el decrecimiento, favorece la repartición equitativa de todos los tipos de trabajo entre mujeres y hombres, porque que evita la carga doble de la mujeres y facilita a los hombres una necesaria toma de responsabilidad en tareas domésticas, al no crecer el volumen total de su trabajo.
Por esto también valoramos positivamente la centralidad de los cuidados en todo el documento; quiero comentar que creemos que el cuidado no debe ser tratado como una mercancía.

Sostenibilidad y economía verde

"Atendiendo a nuestro consumo de biomasa (materia, residuos y deshechos orgánicos de origen vegetal o animal), los españoles necesitaríamos 3,5 veces España para mantener nuestros nivel actual de producción y consumo, algo que es evidente que no está a nuestro alcance. La economía de nuestro país ya es una de las más insostenibles del mundo en términos ambientales y eso quiere decir que, guste o no guste, ha llegado el momento en que los españoles hemos de plantearnos que hay que optar por producir y consumir de otro modo y que hay determinados modo de hacer que crezca el PIB, determinados tipos de producción, de consumo y de gasto de recursos naturales que no podemos seguir realizando porque sencillamente es imposible que el planeta los siga soportando. Ello no quiere decir que tenga que disminuir la actividad económica, antes al contrario, las enormes cantidades de necesidades humanas desatendidas implican mayor actividad económica, que debe basarse, sin embargo, en otro tipo de producción y consumo.”

Este párrafo también se valora positivamente, aunque no podemos debatir sobre la economía verde, ya que en el documento no se concreta en qué consiste; para reflexionar sobre esta tipo de economía deberíamos plantearnos los nuevos escenarios energéticos que ya están presentes.

La ausencia del tema del cénit del petróleo o ‘peak oil’ en el documento hace difícil entrar a valorar las líneas de actuación propuestas; parece difícil compaginar el financiar empresas y familias, crear empleo, garantizar el bienestar y hacer sostenible la deuda con un mundo de recursos energéticos y materiales menguantes, y donde los espacios naturales van desapareciendo.

En conclusión:

Hubiese sido positivo que la primera propuesta de Podemos hubiese huido del totalitarismo económico dominante y se hubiese elaborado una propuesta política, con cierto calado ideológico, algo que no valga tanto para un roto como para un descosido.
Lástima que las prisas electorales impidan elaborar un proyecto colectivo de futuro que realmente comprometa a la sociedad en su conjunto. En esta labor pienso que son ‘los círculos’ los que permitirían recoger la diversidad social, ya que los expertos nos hablan con los números, los informes, las estadísticas… ; pero esto no es suficiente para explicar el mundo en que vivimos.
Entiendo que es difícil ponerle el cascabel al gato, pero más pronto que tarde el discurso economicista chocará con los límites de la biosfera; creo que vale la pena el riesgo de comunicar una ‘verdad incomoda’ antes de que los acontecimientos se nos echen encima por intentar alcanzas cotas de gobierno precipitadamente
Se debería entender que se están abriendo nuevos caminos, se están redefiniendo conceptos, existen nuevas dinámicas sociales que los antiguos partidos no han captado, esperemos que Podemos no sea tampoco un obstáculo y permita fluir los nuevos estilos de vida y de libertad que se reclaman para poder deconstruir el sistema que habitamos y construir nuevos espacios de libertad.

1 comentario:

  1. Escribi un post sobre mi proyecto: Linkedcode para decrecionistas. http://enforos.net/viewtopic.php?f=760&t=3558
    Si quieren promocionar el proyecto, mejor...

    ResponderEliminar