Las macro ciudades (de más 500.000 hab.) sufren un tremenda pandemia y cuatro graves problemas encadenados

Julio García Camarero

La mayor parte de las personas admiran a las ciudades; y más aún a las mega-ciudades:
Nueva York, San Francisco, Sao Paulo, Tokio, Londres, etc.
Y suelen despreciar a los pueblos a cuyos habitantes se les suele señalar con apelativos algo despectivos, como aldeanos, rurales, villanos, paletos, etc.
Pero no es oro todo lo que reluce y sobre todo en las grandes ciudades, por mucho que estas reluzcan. 
 
Recientes investigaciones médicas internacionales han descubierto y diagnosticado una pandemia que no llegaba a aparecer como tal a la vista de ojos ciudadanos, aunque ya viene de lejos. Se trata de una enfermedad muy contagiosa que se presenta como plaga universal y dentro de los núcleos urbanos. Los científicos le pusieron el nombre de: “trastorno por déficit de naturaleza”. Su causante es la extrema escasez (o la inasistencia) de bosque urbano en donde puedan esparcirse y respirar los urbanitas de las grandes ciudades.
Entre los multiples problemas que generan esta pandemia del “trastorno por déficit de naturaleza” podemos destacar sobre todo cuatro que además se encuentran interactuados entre sí.

Primer problema….Lo constituye, en sí, el padecimiento del conjunto de trastornos que padecen quienes incuban la desdichada y mencionada enfermedad de Trastorno por déficit de naturaleza, debida a la gran escasez de bosque urbano en las grandes ciudades. Pero es que esta enfermedad es consecuencia de un segundo problema, que describimos a continuación.
Segundo problema…. En este sistema capitalista que padecemos, las ciudades no suelen estar diseñadas para las personas, si no sólo para los coches y para los consumistas-productivistas. Porque en estas ciudades se da prioridad a los coches (al tráfico), a los macro-mercados y a los aparcamientos en lugar de las personas.
Y todo esto se prioriza en lugar de priorizar a los lugares en donde estas personas puedan disfrutar de: la cultura, el deporte y sobre todo de los parques y centros cívicos donde pueda disfrutarse de la naturaleza y puedan producirse los bienes relacionales, encuentros y recreos entre las personas. En donde se deje de perder el tiempo conduciendo coches.
Y además, se da el caso de que estos dos problemas precedentes son consecuencia de un tercer problema que enseguida explicamos.
Tercer problema…Es completamente cierto que las macro ciudades se han configurado para que sean ciudades-parásitos. En efecto, consumen ingentes cantidades de insumos (alimentos, energías, objetos materiales, etc.), producen una ingente contaminación atmosférica derivadas de las combustiones de los automóviles, de las calefacciones, de las industrias, etc. Y las ciudades también producen ingente cantidades de residuos (basura, envases de plástico, etc.) pero sobre todo producen autistas. Si, los urbanitas son autistas en todos los sentidos de la palabra, en el sentido de obsesión por conducir el auto y por un individualismo egoísta, acentuado por la gran escasez de comunicación directa y cotidiana… de casa al trabajo, del trabajo a casa. Pero es que esto es debido a un cuarto problema.
Cuarto problema….En todas las escuelas de este sistema capitalista tanto sean privadas como públicas, enseñan a ser consumistas-productivistas-conpetitivistas-autistas. A los niños se les motiva a ser los primeros de clase, a que el día de mañana encuentren un buen trabajo en donde sean muy eficientes en el productivismo de alguna multinacional, a la que podrá ir a trabajar en un auto de su propiedad, desde una casa de su propiedad y a un trabajo que le permita comprar ropa de marca, ropa que no todos pueden llevar. Todas esas palabras que más arriba aparecen unidas por un guión pueden muy bien servir como definición de la excesivamente súper valorada palabra ciudadano. Pero esta supervaloración se debe a que no nos hemos parado a analizar con algún detenimiento estos graves problemas que adolecen a los tan excesivamente valorados urbanitas. Pero esto es lo que se tiene que ser, si se quiere ser normal en esta sociedad capitalista, en lugar de cómo deberíamos ser: consumidores-cooperadores-apoyadores mutuos.
Por todo, esto los barrios de las macro ciudades deberían parecerse a los pueblos. Deberían ser barrios pueblo, con abundante vegetación, con calles peatonales, con lugares adecuados para el desarrollo de los bienes relaciones y en donde se sustituya a los autistas por personas ricas en bienes relacionales. Personas ricas no en dinero, sino en relaciones personales y en conocimiento; personas que tengan, aunque sólo sea en pequeña proporción, algo de paripateticos. Que paseen por el parque en donde se comenten pausadamente temas (como hacían aquellos griegos pioneros de la democracia) como: Arte, elementos naturales, literatura, lógica, ateísmo, etc.. Además el simple paseo ya es un deporte sereno, no es sano acelerarse, aturdirse para no pensar; como sucede en este siglo autista. Las propias Olimpiadas no eran otra cosa que ejercicios militares competitivos para estar en forma para poder desplegar una mayor violencia guerrera. Y con este aturdimiento eres más vulnerable a que te introduzcan el chip. 
 
Barrios-pueblo con relaciones humanas como las que existían en los pueblos con sus sillitas de enea a la puerta de las casas. En dónde se entablaba un conocimiento cotidiano de la comunidad más próxima, en lugar de los ascensores ciudadanos en donde ni siquiera nos miramos a los ojos. Barrios en los existan escuelas en las en lugar dedicarse a introducir en el tierno infante el chip de consumistas-productivistas-conpetitivistas-autistas, enseñen el apoyo mutuo y cooperativo.

¿Y qué hace el gobierno de las ciudades para impedir esta pandemia del trastorno por déficit de naturaleza y de su secuela el autismo? Pues lo que hace el gobierno es dar prioridad al tráfico, fomentando sobre todo el tráfico privado de autos que suelen, por lo común, llevar un solo autista dentro. Prioridad del auto privado por encima del transporte público, lo cual esconde un fin oculto: favorecer a las petroleras y a las corporaciones automovilistas, amén de conseguir mantener de esta manera a la población atomizada. Una población atomizada, autista, es más dócil y manejable. Además, otra cosa que hace el gobierno de la ciudad para impedir esta pandemia del trastorno por déficit de naturaleza es construir monstruosos macetones rectangulares (alguien en una asamblea de mi barrio, con buen sentido de interpretación de la realidad, los llego a comparar a “sarcófagos”) y enterrar el suelo (es que no consiguen enterarse de que el suelo es algo vivo, ¡ellos que tan defensores de la vida son!) bajo el asfalto y bajo las losas de granito. ¡Dejemos las losas de granito para el cementerio o para el Valle de los Caídos! ¡No queremos macetas ni que nos entierren un suelo vivo que necesita respirar y ser permeable para alimentar acuíferos urbanos que favorezcan el bosque urbano. Para que no muera el ecosistema urbano. Queremos árboles y suelo que respire.

El caso del Barrio de Russafa
En este sentido en el barrio de Russafa estamos luchando para que no deje de ser un pueblo barrio, multicultural como aún sigue siendo. Aunque cada vez en pieza ya a ser menos pueblo barrio a causa de la penetración en Russafa de la especulación del suelo que está expulsando a la población autóctona al encarecer la vida en el barrio. Encarecimiento que empieza por el precio de las viviendas y el tipo de comercios y de hostelería mas pensado para los más pudientes de fuera del barrio que para los habitantes del barrio. A consecuencia de esto está apareciendo una sustitución de la población en Russafa; se están marchando los menos solventes, es decir los habitantes de siempre y los emigrantes poco pudientes pero que nos aportaban una invalorable riqueza multicultural. Por el contrario la especulación nos inunda el barrio de pudientes de otros barrios. Bien para habitar aquí o bien sólo para consumir de la hostelería de Russafa, principalmente en las terraza que se extienden inacabadamente sobre las aceras recién ensanchadas por el gobierno de la ciudad. 

Forasteros solventes que, al contrario de los emigrantes, solo nos taren desde el mundo burgués neoliberal, de donde proceden, una uniformidad procedente del adocenado Pensamiento Único; es decir, una pobreza cultural monocolor en consonancia con los monopolios estandarizantes fundamentados en el consumismo de “lo que se lleva”; es decir de lo que dicta que se lleve la dictadura global del neoliberalismo. La riqueza que aún persiste (ya solo en parte) multicultural del barrio, se encuentra en peligro de extinción; tal y como sucedió en los ríos de la Península con el estupendo cangrejo ibérico, que fue devorado totalmente por el foráneo y nefasto cangrejo americano.
Además, este fenómeno de sustitución poblacional se está acelerando porque se da la circunstancia de que el barrio el gobierno de la ciudad lo está preparando para ser una zona de tránsito hacia el proyectado, nuevo, caro y elitoso barrio que surgirá en el interior o al menos en la periferia del futuro Parque Central.

En Ruzasfa ya hace tiempo que los vecinos hemos entablado una batalla urbana y hemos conseguido algunos objetivos:
  1. Salvar el único parque existente en todo el Barrio y que el gobierno de la ciudad quería convertirlo en un garaje destinado a los autistas, con macetones en su techo.
  2. Que hayan construido una nueva escuela, necesaria por la escasez de plazas escolares, lo que obligaba a muchos niños/as a una emigración escolar a otros barrios. Y ahora, que están terminando de construir el colegio, que ganamos a fuerza de movilizaciones, toca conseguir una enseñanza y cultura que no sea la de siempre, es decir esa que genera consumistas-productivista-conpetitivistas-autistas; y que por el contrario, sí que sea una enseñanza de cultura humana y de apoyo mutuo, creativa y potenciadora de bienes relacionales.
Vemos pues, que entre otros, los principales males de las ciudades son consecuencia de una errónea educación enfocada de forma exclusiva hacia el consumismo-productivismo.
Pero, por otra parte, podríamos afirmar que la educación de los niños la reciben más en casa que en la escuela. Podríamos admitir que en una proporción aproximada del 70% y el 30%, respectivamente; y parece que esto es realmente así. 
 
Pero, después de haber realizado estas consideraciones, cabe preguntarnos: ¿y entonces, quién enseña a los padres a enseñar a los niños? Pues está claro:
El marketing, que induce muy eficientemente a la adición al consumismo suicida. 
 
La demagogia electoral, que se basa en infinidad de falsedades que ni siquiera luego se cumplen.
TV basura, que entre otros venenos expulsa, el de la exhibición de la competitividad, del consumismo y el de una omnipresente violencia a la que nos acostumbramos y con la que convivimos como algo natural e innecesario de rechazar. Pero una TV, que por el contrario, esconde el espíritu de cooperación pacifica entre las personas, el de convivencialidad, el de respeto mutuo. 
 
Y a esto no se le puede llamar educación si no introducción en el cerebro del niño y del padre el chip consumista-productivista.
Por lo tanto, en las escuelas lo más importante será enseñar a los niños a abrir bien los ojos para que no se dejen introducir chips manipuladores que crean el hábito al consumismo enajenado y al trabajo enajenado.
Más que educación manipuladora, en las escuelas, se debe impartir enseñanza pública, libre de manipulaciones y de chip adocenantes.
Para terminar, tenemos que ver qué es lo más básico para defender nuestro entorno y nuestra calidad de vida; y ello será defender una sana enseñanza libre y pública, reafirmándonos en aquello que insistentemente repite, cargado de razón, el Presidente de Uruguay José Mujica cuando declara que la mayor preocupación de su gobierno serán varios temas:
Primer tema: Enseñanza Pública.
Segundo tema: Enseñanza pública
Tercer Tema: Enseñanza Pública
.








Estas son las 50 ciudades con más habitantes del mundo, (es decir las más monstruosas):
--------------------------------------------------------------------
  1. Tokio- (Japón) 33.750.000
  2. Ciudad-México (México) 22.500.000
  3. Nueva York- (EEUU) 22.250.000
  4. Sao Paulo (Brasil) 22.150.000
  5. Seúl (Corea del Sur) 22.000.000
  6. Mumbai (Bombay) (India) 18.800.000
  7. Nueva Delhi- (India) 18.100.000
  8. Los Ángeles ( EEUU) 17.950.000
  9. Osaka (Japón) 16.900.000
  10. Yakarta (Indonesia) 16.700.000
  11. El Cairo (Egipto) 16.200.000
  12. Moscú (Rusia) 15.650.000
  13. Calcuta (India) 14.950.000
  14. Manila (Filipinas) 14.000.000
  15. Londres (Reino Unido) 13.900.000
  16. Karachi (Pakistán) 13.100.000
  17. Buenos Aires (Argentina) 12.750.000
  18. Shanghai (China) 12.500.000
  19. Río de Janeiro (Brasil) 12.150.000
  20. Dhaka (Bangladesh) 12.050.000
  21. París-Versalles (Francia) 11.570.000
  22. Teherán-Karaj (Irán) 10.800.000
  23. Estambul (Turquía) 10.900.000
  24. Pekín (China) 9.900.000
  25. Chicago-Gary (EEUU) 9.850.000
  26. Lagos (Nigeria) 9.600.000
  27. Hong Kong (China) 8.600.000
  28. Lima-Callao (Perú) 8.403.000
  29. Bogotá- (Colombia) 8.000.000
  30. Nagoya (Japón) 8.130.000
  31. Washington (EEUU) 7.900.000
  32. Johanesburgo(Sudáfrica) 7.750.000
  33. Bangkok (Tailandia) 7.650.000
  34. Chongqing (China) 7.650.000
  35. Chennai (India) 7.300.000
  36. San Francisco (EEUU) 7.250.000
  37. Kinshasa (Congo) 6.950.000
  38. Lahore (Pakistán) 6.950.000
  39. Taipei (Taiwán) 6.800.000
  40. Toronto(Canadá) 6.700.000
  41. Bangalore (India) 6.650.000
  42. Hyderabad (India) 6.350.000
  43. Caracas (Venezuela)6.200.000
  44. Santiago (Chile) 6.150.000
  45. Filadelfia (EEUU) 5.950.000
  46. San Petersburgo (Rusia) 5.850.000
  47. Madrid (España) 5.850.000
  48. Essen (Alemania) 5.800.000
  49. Detroit (Canadá) 5.800.000
  50. Boston (EEUU) 5.700.000
------------------------------------------------------------------
*Vemos que las naciones campeonas en nº de megaciudades y sus habitantes)son:
1ª EEUU con 7 (suman 76,8 millones de hab.) 2ª India con 6 (suman 56,2 millones de hab.)
3ªChina con 4 (suman 38,7 millones de hab.) 4ª Japón con 3 (que suman 58,8 millones de hab.)

2 comentarios:

  1. Pueblo barrio, que definición más bonita Julio por todo lo que implica su significado, pero ¿y si le añadimos el prefijo eco y lo convertimos en eco pueblo barrios? Al componente social le añadimos, esa relación con la naturaleza que pretendemos recuperar, y que nunca debimos perder, y que indiscutiblemente esta patente en todo tu articulo
    Si el 20 % de la población mundial, consume el 80 % de los recursos del planeta es fácil entender que los más graves problemas ambientales se encuentra en las ciudades. L a huella ecológica producida por la ciudad es ignorada por la mayoría de sus habitantes, se calcula que una ciudad como Londres necesita 120 veces su superficie para abastecerse. Como muy bien dices Julio las ciudades deben de ser el primer punto de partida. La ciudad y el territorio son las personas que los ocupan y la mejor forma de conseguir que una ciudad o un eco pueblo barrio funcione con criterios de sostenibilidad es conseguir que sus habitantes lo sientan suyo y puedan intervenir de forma activa en su regeneracion . Construir desde abajo para poder deconstruir la ciudad. Empoderamiento para terminar con ese autismo programado

    ResponderEliminar
  2. Muy buen comentario Cesar; y muy interesante el complemento "eco" a la expresión "barrio pueblo"... como diría un italiano !ecco!, esta es la cuestión

    ResponderEliminar