Parábola sobre la democracia y el voto


Supongamos una comida de varias personas. Al terminar el banquete se vota quien despeja la mesa y limpia. Una persona es elegida. Si en cada comilona se vota a la misma persona para recoger. ¿Estamos ante una decisión democrática?.

3 comentarios:

  1. Esto es humor? Es la realidad! La política actual da risa, no importa en que país del mundo. Sin ir más lejos, en España las intrigas palaciegas y los juegos de patio de colegio para decidir si se va o no se va a una manifestación para lamentar la muerte de dos personas de nacionalidad ecuatoriana...son una gran vergüenza. La política se olvida de su cometido principal y de su deber de trabajar para el pueblo, y respetarlo. El chiste refleja a la perfección la triste realidad, que es que la política se mueve por unos intereses que nada tienen que ver con la justicia. Los que siempre se escaquean de quitar la mesa y limpiar saben que pasar de todo no está bien, pero mientras nadie se lo impida, seguirán con su estrategia, que es poco ética, pero les sigue funcionando.

    Siento comentar esto a una entrada etiquetada como humor. Pido perdón.

    ResponderEliminar
  2. Hola edusol:

    Quizá incluir esta parábola en el tema del humor no es del todo correcto.

    Pienso que en el caso de recoger la mesa lo democrático sería que todos los comensales recogieran la mesa.

    Esto es, en cada acto todos deberíamos ser partícipes y activos ante las diferentes realidades y ante las decisiones a tomar en cada caso.

    En el tema que señalas del asesinato de dos personas en un atentado terrorista, el reproche social debería ser colectivo y unánime.

    Ante una realidad políco-social en el País Vasco, deben ser los propias personas que viven en Euskadi quienes busquen soluciones a su futuro; dejando a un lado tutelas de grupos armados y partidos políticos.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Creo que ya esta bien etiquetada. Mi pregunta de si eso era humor era retórica. De todos modos, el humor forma y debe formar parte de todas las cosas. Siempre es un ángulo desde el que se puede mirar cualquier situación, lo utilicemos o no. Supongo que en casos graves de despropósitos y de situaciones que no podemos asimilar por lo aberrantes que son, el humor es un buen mecanismo de defensa o via de escape para poder seguir adelante sin que nos explote el cerebro. Ha quedado demostrado con tu entrada que etiquetarla como humor no impide transmitir el mensaje real. Usar cuentos, metáforas, parafrasear y otras figuras del lenguaje, a veces es una buena manera de atrapar a nuestro interlocutor y hacerle sentir interés por determinado tema. Interpretar que significa eso de quitar la mesa es un sencillo reto para la imaginación que creo que el lector agradece (yo lo he hecho). También me parece bien que al final, hayas desvelado el misterio, la obviedad: "...lo más democrático sería que todos los comensales recogieran la mesa". Creo firmemente que estas cosas, por muy obvias que sean, hay que decirlas, hay que repetirlas, divulgarlas, pegarlas en la frente de las personas. ¿Porqué? Porque hay todavía demasiada gente que parece no saberse comportar de una forma lógica, ética, normal, correcta o socialmente aceptable.

    ResponderEliminar