Tipos de clase social

Tipos de clase social



Los ricos opresores: La Burguesía



Niños y niñas desde que nacen, son cuidadosamente alimentados y su hambre se satisface hasta quedar saciados. Están al cuidado de niñeras e institutrices que, además de satisfacer su hambre, los someten en la mayoría de los casos a una rígida disciplina. Desde muy tierna edad los niños y las niñas se preocupan obsesivamente de la propia higiene, el orden y también de la apariencia física.

Con toda esta disciplina, cada uno de ellos aprende inconscientemente a tener control sobre sí mismo y sobre los demás. Aprenden desde temprano a obedecer para después ser obedecidos y a controlarse para después saber controlar a toda la sociedad.

Por eso desde que nacen encuentran ‘natural’ que todos sus deseos sean satisfechos, pues tan pronto lloraban eran inmediatamente atendidos. Y como saben manejar los controles conscientes e inconscientes, encuentran ‘natural’ manipular a toda la sociedad en beneficio propio.

Cuando los ricos nacen, también nacen con ellos los embriones de la clase dominante:

- Autoritarismo, la centralización; por eso en la edad adulta se consideran ‘naturalmente’ los poseedores de la economía y del Estado.

- La manipulación de las instituciones a su favor, principalmente el Estado, la Iglesia, el sistema económico.

- La resistencia al cambio, el conservadurismo.

- La visión circular y exclusiva de clase. Para ellos, ‘nosotros’, los buenos, es la clase a la que pertenecen, y ‘los otros’, los ignorantes, la población que ellos marginan. Los frutos de esta exclusión son el elitismo y el machismo, con todos sus mecanismos de explotación económica.




Los ricos oprimidos: La Clase Media



Es un estrato social que surge con el avance tecnológico. Está compuesta por profesionales liberales, intelectuales, artistas, estudiantes universitarios, comunicadores, profesionales de la informática, ejecutivos medios...

No produce valor, es el ‘ejército de reserva’ de la burguesía. Ella es la encargada de reproducir las condiciones de producción. El ingeniero repara las máquinas; el médico nuestros cuerpos; el abogado mantiene el sistema funcionando mediante sus límites (la ley); Posee el saber, pero no tiene el poder de los medios de producción.

La familia no tiene una función económica: es únicamente el espacio de realización afectiva y de la educación de los hijos.

Algunos miembros de la clase media moderada buscan otras maneras de vivir más sencillas:

Los ‘downshifters’: quienes, habiendo adquirido un cierto nivel de riqueza, optan por ganar menos y empiezan a llevar una vida moderada, dedicando más tiempo a su familia o a sus propios intereses, sean personales o de la comunidad.

Los ‘strong simplifiers’ o ‘radicales de la sencillez’: quienes renuncian por completo a sus puestos de altos cargos bien remunerados y cambian drásticamente a un modo de vida más sencillo. Estaría aquí encuadrado el fenómeno neorrural.

Y los más contundentes de todos son los ‘dedicated, holistic simplifiers’ o ‘entregados a la sencillez de manera holística’: quienes adoptan un cambio radical y estructuran toda su vida alrededor de una ética de la sencillez, a veces inspirada por ideales espirituales o religiosos. estarían formados por neoluditas (como los Amigos de Ludd), primitivistas, el movimiento freegan, grupos anticivilización, ecoanarquistas... es decir aquellos que con su modo de vida se oponen al estilo de vida preconizado por Occidente (capitalismo, liberalismo, industrialismo, progreso, consumo...). Es decir su modo de vida es un modo de lucha, una crítica radical al sistema. 



Los pobres oprimidos: La Clase Obrera y la Clase Campesina



La burguesía no tendría posibilidades de ejercer una opresión tan completa en todos los ámbitos si no hubiese en la sociedad otras clases que inconscientemente la aceptan como ‘natural’. Por tanto, a partir del inconsciente, las clases oprimidas estarían formadas por seres humanos complementarios.

La Clase campesina

Niños y niñas se acostumbran desde que nacen a no tener sus deseos satisfechos y lo encuentran ‘natural’. Los padres, en general, son pobres y tienen muchos hijos. No tienen tiempo de cuidar y alimentar adecuadamente al recién nacido. Así, el niño pobre se acostumbra desde que nace a recibir solamente parte del alimento que necesita y a encontrarlo ‘natural’. Esto porque la madre, además de mal alimentada, lleva a cabo una doble jornada de trabajo, en el campo y en casa, donde en medio de las tareas domésticas cuida también de sus otros hijos.

Desde que nace aprende que es cuidado por una voluntad omnipotente y cruel, que es como entiende a su madre.

Los niños campesinos nacen con las siguientes características que serán la base de la psicología de la clase campesina:

- El hambre. Es natural pasar hambre y no tener satisfechos los deseos.

- El fatalismo. La voluntad humana no se puede oponer al destino todopoderoso. Todo llega cuando tiene que llegar y no cuando peor aún, desestabilizan el orden eterno.

- La pasividad. No se puede hacer nada para cambiar esta vida de sufrimiento.

- El clientelismo. El hombre pobre cree que el patrón, por lo general cruel y controlador, que le satisface apenas parte de sus deseos y necesidades, debe ser amado y honrado, aunque lo explote de forma deshumana: ‘el hombre ayuda al patrón, la mujer ayuda al hombre y los niños ayudan a la mujer’, y con esto escamotea las duras relaciones de explotación y de opresión que hay entre hombre, mujer, niño y patrón.

- El machismo. La mujer ama al hombre que la maltrata y no le satisface los deseos: El concepto de felicidad de las campesinas es diferente del de las burguesas: ‘soy feliz, cuando mi marido no bebe, no tiene otra, no me pega y trae el dinero a casa...’. Para la mujer del campo la protección es más importante que el afecto.

- La religiosidad popular. Viviendo en esa realidad cotidiana tan dura, los campesinos crean el caldo de cultivo perfecto para las concepciones tradicionales de la Iglesia. Si saben sacrificarse y cargar con su cruz, tendrán una recompensa después de la muerte.

La clase obrera

Los hombres ven sus cuerpos como parte integrante de las máquinas que manipulaban.

Se ven con los ojos de la clase dominante, incapaces de gobernarse a sí mismos.
Se sienten amenazados por la entrada de la mujer al mundo del trabajo

La familia tiene la función de ser el lugar de reproducción de la fuerza del trabajo. Un obrero no puede vivir soltero, necesita de una mujer que críe a los hijos y trabaje gratis, estirando hasta fin de mes un sueldo irrisorio y corroído cada vez más por la inflacción.. Gracias al trabajo de la mujer los patronos pueden pagar salarios tan bajos a sus empleados.

El ambiente en que un niño o niña nace forja al ser humano a partir de su inconsciente. Es muy difícil erradicar la sociedad de clases, si cada clase tiene un tipo de autopercepción . Los mecanismos inconscientes funcionan como raíces que nos clavan a nuestra clase social.

El sustrato del inconsciente nos es dado, pero el imaginario profundo es fabricado. 



Los pobres oprimidos: La No Clase



La economía mundial – en distintas partes del orbe –, ha generado los llamados ‘náufragos del desarrollo’, los que, aparentemente, tendrían que estar condenados a extinguirse. Sin embargo, estos no desaparecen sino que se multiplican de manera ‘inquietante’. A ellos no les queda más remedio que organizarse según otra lógica, inventando otro sistema, otro tipo de sociedad.

Los náufragos del desarrollo, aquellos cuya integración no es factible en el modelo económico-productivo, no están en condiciones de comprar cualquier cosa. Se ven ‘condenados’ a hacerla. Su supervivencia depende de su maña.

Existen , multitud de agentes sociales dentro de los sectores explotados y marginados de la población, cuya ubicación dentro del entramado social no se puede realizar atendiendo a la categoría de trabajo –o actividad productiva-, sencillamente porque están al margen de ella. El desarrollo de estas actividades informales están presentes en todo el mundo: en los suburbios de las megalópolis, en las chábolas del tercer mundo, en las reservas donde sobreviven especies humanas en vías de extinción...

Existe una pluralidad de personas, en situaciones distintas, a los que el presente orden social explota, margina y reprime. Y todos ellos están atravesados por una diferencia fundamental, constituyente de la especie humana, que es la existencia de dos sexos –entre los cuales se establecen relaciones de dominación/dependencia- . Se consolidan comportamientos de género que traspasan barreras de clase, cultura, etnia...Lo cual hace que se plantee la necesidad de que la mujer, dentro de los diversos sujetos colectivos, pase a constituirse como sujeto propio.



Para saber más: Femenino y masculino. Rose M. Muraro y Leonardo Boff



Para saber más: Los náufragos del desarrollo. Serge Latouche

4 comentarios:

  1. Todo el tema de las clases sociales me parece una cuestión por ahora mal definida o intepretada. De hecho, las definiciones supuestamente sociológicas son de carácter economicista. De acuerdo con esto, una persona con mucho dinero sería considerada entonces como de "clase alta" aunque sea analfabeta funcional y a pesar de que su pertenencia a ciertos clubes exclusivos probablemente sea denegada. Esto, cabe aclarar, sucede con frecuencia. La sociología, si no es una seudociencia, debería ser capaz de definir lo que es una clase social con agrumentos internos de su propia disciplina o discurso interno. No lo hace. Por lo tanto, muchas personas interesantes y capaces, como Mario Bunge, descreen del carácter científico de la sociología. De hecho vivimos en un mundo de payasos que manejan Lamborghinis y en donde el dios dinero marca pautas y maldice a individuos o países que son pobres, con el "beneficio" de ganar monstruosidades, como sucede hoy (2015) con la Alemania de Merkel, a costa de la noble Grecia, inventora de Europa. Diógenes, que comía cebollas adentro de un barril transformado en casa, podría ser clasificado, desde la perspectiva economicista actual como de "clase baja". Y he aquí que supo poner en un lugar muy bajo al gran Alejandro de Macedonia, cuando este fue a visitarlo, mandándolo de vuelta a su palacio como un ridículo y esquelético espectro sin destino existencial..

    ResponderEliminar
  2. Todo el tema de las clases sociales me parece una cuestión por ahora mal definida o intepretada. De hecho, las definiciones supuestamente sociológicas son de carácter economicista. De acuerdo con esto, una persona con mucho dinero sería considerada entonces como de "clase alta" aunque sea analfabeta funcional y a pesar de que su pertenencia a ciertos clubes exclusivos probablemente sea denegada. Esto, cabe aclarar, sucede con frecuencia. La sociología, si no es una seudociencia, debería ser capaz de definir lo que es una clase social con agrumentos internos de su propia disciplina o discurso interno. No lo hace. Por lo tanto, muchas personas interesantes y capaces, como Mario Bunge, descreen del carácter científico de la sociología. De hecho vivimos en un mundo de payasos que manejan Lamborghinis y en donde el dios dinero marca pautas y maldice a individuos o países que son pobres, con el "beneficio" de ganar monstruosidades, como sucede hoy (2015) con la Alemania de Merkel, a costa de la noble Grecia, inventora de Europa. Diógenes, que comía cebollas adentro de un barril transformado en casa, podría ser clasificado, desde la perspectiva economicista actual como de "clase baja". Y he aquí que supo poner en un lugar muy bajo al gran Alejandro de Macedonia, cuando este fue a visitarlo, mandándolo de vuelta a su palacio como un ridículo y esquelético espectro sin destino existencial..

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:06 p. m.

    De acuerdo con el Senor Miró, en paises como Ecuador, donde me toco vivir, por circunstancias de la vida, existe la tendencia a confundir, este concepto. Clase social con "situacion economica" dos cosas que no tienen ninguna relacion.

    ResponderEliminar