Mujer y revolución neolítica

Lewis Mumford

El fenómeno al que damos el nombre de revolución agrícola fue precedido, muy probablemente, por una revolución sexual: un cambio que dio predominio no al macho cazador, ágil, de pies veloces, dispuesto a matar, implacable por necesidad vocacional, sino a la hembra más pasiva, apegada a sus hijos, de andar pausado para ir la mismo paso que los niños, , guardiana y criadora de los pequeños de toda clase, incluso dando el pecho, si era necesario, cuando la madre había muerto, a los cachorros domésticos; la mujer que plantaba las semillas y vigilaba su crecimiento, acaso inicialmente en un rito de fertilidad, antes de que el crecimiento y la multiplicación de las semillas surgiera la nueva posibilidad de aumentar la cosecha de alimentos.

Permítaseme insistir en la concentración del hombre neolítico en la vida orgánica y el crecimiento: no se trata tan solo del muestreo y ensayo de lo proporcionado por la naturaleza, sino de una selección y propagación con sentido crítico, una empresa llevada a cabo con tanto cuidado que el hombre histórico no ha agregado ninguna planta ni ningún animal de importancia básica a los que ya eran cultivados por las comunidades neolíticas. La domesticación, en todos sus aspectos, implica dos grandes cambios: la permanencia y la continuidad en la residencia y el ejercicio y control y previsión sobre procesos que antes estaban sujetos a los caprichos de la naturaleza. Estos cambios van acompañados de hábitos de dulzura, crianza y educación. Al respecto, las necesidades de la mujer, sus cuidados, su intimidad con los procesos  de crecimiento, su capacidad para la ternura y el amor, debieron de desempeñar un papel decisivo. Con la gran ampliación de la existencia de alimentos que resultó de la domesticación cumulativa de plantas y animales, la posición central de la mujer en la nueva economía quedó establecida.

Ciertamente “hogar y madre” son palabras inscritas en cada etapa de la agricultura neolítica, sin excluir a los nuevos centros rurales, por fin reconocibles en los basamentos de casas y en sepulturas. Era la mujer la que manejaba la azada, era ella quien cuidaba las cosechas del huerto y quien llevó a cabo esas obras maestras de selección y cruzamiento que convirtieron las toscas especies silvestres en las prolíficas variedades domésticas, de ricas propiedades nutritivas. Fue también la mujer quien hizo los primeros recipientes, tejiendo cestos y modelando los primeros cántaros de arcilla. En cuanto a la forma, también la aldea es su creación; pues, dejando de lado todo lo demás que la aldea pudiera ser, era ante todo un nido colectivo para el cuidado y la crianza de los pequeños. Aquí la mujer prolongó el periodo de atención del niño, de la juguetona irresponsabilidad de la que depende hasta tal punto el desarrollo superior del hombre. La vida estable en la aldea tenía una ventaja sobre las formas de asociación más flojas y errantes en grupos más pequeños, por cuanto proporcionaba las máximas facilidades para la fecundidad, la nutrición y la protección. Mediante la responsabilidad comunal por el cuidado de los pequeños, estos pudieron desarrollarse en gran número.

(…)

Con la aldea aparecieron una nueva tecnología: las armas y herramientas masculinas del cazador y el minero –la lanza, el arco, el martillo, el hacha, el cuchillo- fueron complementadas con formas típicamente neolíticas de origen femenino: hasta la misma suavidad de los instrumentos pulidos, a diferencia de las formas talladas, puede ser considerada un rasgo femenino. El hecho magno de la técnica neolítica es que sus innovaciones principales no consistieron en armas y herramientas sino en recipientes.

Las herramientas y armas paleolíticas estaban dirigidas a movimientos y esfuerzos musculares. Eran instrumentos para quebrar, picar piedra, cavar, horadar, hender disecar, ejercer fuerza rápidamente a distancia: en suma, todo género de actividades agresivas. Los huesos y músculos del macho dominan sus contribuciones técnicas: hasta su pene flácido es inútil, en términos sexuales, a menos que se ponga duro como el hueso… como suele reconocer el habla popular. En cambio, en la mujer, los suaves órganos internos son el centro de su vida: es significativo que brazos y piernas sirvan menos para moverse que para acoger y encerrar ya sea a un amante o a un niño. Y es en los orificios y cavidades, en la boca, la vulva, la vagina, los pechos y el vientre donde tienen lugar sus actividades sexualmente individualizadas.
Bajo el dominio de la mujer, el periodo Neolíticos es, ante todo, un periodo de recipientes. Es una época de utensilios de piedra y alfarería, de vasos, jarros, tanques, cisternas, cestos, graneros, casas, sin excluir los grandes receptáculos colectivos, como las represas para la irrigación de las aldeas. La singularidad y el significado de esta contribución se han desdeñado con excesiva frecuencia por parte de los estudios modernos, que miden todos los progresos técnicos desde el punto de vista de la máquina.

Lewis Mumford. La ciudad en la historia. Sus orígenes, transformaciones y perspectivas

3 comentarios:

  1. Muy acertado unir revolución neolítica y relevancia social y cultural de la mujer. Desde una de vuestras "páginas amigas" os dejo un enlace a un relato "neolítico" sobre una mujer que se atreve a pensar: http://megapraxis.blogspot.com.es/2011/11/el-sacrificio-fabula-neolitica-sobre.html
    Espero que os guste.
    Salud y megapraxis.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:09 a. m.

    ¿Si este texto estuviera escrito invirtiendo sexos no sería considerado machismo? Como hombre me ofende el sexismo que rezuma. Es una pena que un blog como este se vea manchado por un feminismo hembrista que opta por el desprecio por el varón como forma de expresión.

    El pene fláccido es inútil. Eso es tan absurdo como decir que una vagina que no lubrica es inútil. Un respeto hacia los hombres que leemos el blog, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2:04 p. m.

      El texto es bastante falaz, pues coge al ideal de mujer (con el que estoy de acuerdo) y lo compara con un tipo de hombre rudo, bruto y sin escrúpulos, es decir, compara a "la mejor mujer" con "el peor hombre" como sin todas las chicas fuesen así de guays y todos los hombres así de asquerosos, eso es muy injusto.

      Lo del pene es de risa la verdad, como si no se supiera que una vagina, sin excitación, tampoco sirve para el acto sexual, ya parecen ganas de joder con los hombres sin motivos.

      No soy hombre, pero detesto cuando hablan de ellos como si fueran pene y músculo.

      Lo demás del blog me encanta, pero cuando os ponéis hembristas, no.

      Eliminar