El Estado, el desarrollo humano y los bienes comunales

Julio García Camarero

El desarrollo humano necesita de una mesurada cantidad de energía para lograr crear las bases para un Estado del bien estar, que genere los satisfactores indispensables para satisfacer las necesidades humanas, que es en definitiva en lo que consiste el desarrollo humano. 

Y tanto la energía empleada para ello como el propio Estado deben de estar dimensionados y encontrarse en un mesurado equilibrio con el medio ambiente, que respete el natural flujo de materia y energía, así como a la información que lo canaliza (la biodiversidad) del gran ecosistema global: la biosfera nuestra “casa común” de la cual somos parte inseparable.

Pero, esta energía no debe de sobrepasar el límite de mesura que nos indica la Ecología y no debe caer (como está sucediendo) en su obtención y empleo desmesurado, e injustificado, conseguido a base de la rapiña de estos recursos a partir de las reservas de otros países, generalmente países del Sur.

En la actualidad, vivimos en una profunda multicrisis energética, alimentaria, climática, financiera, de valores, del lenguaje, etc. En un análisis de la situación socioeconómica de su país la New Economist Fundatión (NEF), de gran Bretaña, nos indica: “el Estado del bienestar ha crecido de manera exponencial desde que se fundó a mediados de los años cuarenta. Su crecimiento ha dependido siempre de un crecimiento económico continuo que, a través de los impuestos, produjese más beneficios para pagar mayor y mejores servicios públicos. Este supuesto ya no se sostiene.” i Este supuesto (al igual que en G.B) se pretende mantener también en los demás Estados europeos; y es así, sobre todo, porque precisamente G.B. puede considerarse entre los países con grandes deficiencias en el Estado del bien estar, principalmente en cuanto al sistema sanitario se refiere, ya que según estadísticas de OMS, no posee más que 21 médicos y 6 enfermeros por cada 10.000 habitantes. En este sentido, hay que coincidir con la opinión de Florent Marcellesi: “Además, en este contexto el Estado (junto con las administraciones públicas locales y el sector privado) ha sido uno de los promotores esenciales del productivismo y de las mega-infraestructuras (nucleares, autopistas, aeropuertos, tren de alta velocidad, sanitarias, etc.) en nombre del ´interés general´ a veces confundido con el ´interés corporativo´ o simplemente aplicado desde un enfoque típicamente crecentista y tecno-científico del progreso”ii. Pero este es un enfoque que necesita imperiosamente de “abundancia energética”.

Y esta necesidad energética cada vez se trona más escasa, cara y problemática, puesto que ya hemos sobrepasado el pico del petróleo. Esta dificultad se trata de superar a base de energías alternativas renovables, pero resulta que estas energías cuentan con el inconveniente de que tienen mucho más bajas sus Tasas de Retorno Energetico (TRE)iii. Históricamente, las fuentes energéticas ha variado sustancialmente su TRE. Así, mientras las sociedades primitivas o agropecuarias necesitaban una TRE global de entre 4 y 6, la sociedad industrial y tecnológica actual tiene una TRE global de entre 12 y 25; y sucede que la energía fotovoltaica solo tiene un TRE de 2,4, lo que resulta bastante insuficiente para mantener a la actual desmesurada demanda de energía, no sólo en los gastos del consumismo privado, sino también e incluso, en los gastos del Estado del bienestar.

También nos dice Marcellesi, citando a Cochet, que: “`el coste entrópico es demasiado elevado (…) y la superficie estatal debe decrecer´. Desde la justicia social y ambiental, el Estado tiene un enorme reto para iniciar su transición socio-ecológica ya que no hay país que disponga de avanzados servicios de cuidados sociales que no los haya construido sobre una base social de consumo intensivo de energía total y per cápita”iv. Esta opinión de Cochet, es cierta, y de gran interés, pero sólo hasta un cierto límite, es decir sólo si este decrecimiento se considera como un decrecimiento mesurado, y no como decrecimiento extremo o desmesurado. Pues, sino, puede constituir un arma de doble filo que tienda a justificar las privatizaciones en masa que estamos padeciendo. Y para tener una mejor idea de cuál pueda ser este equilibrio mesurado ponemos a continuación algunos ejemplos de Estados desmesuradamente grandes y por otra parte otros Estados que se han mantenido en una proporción no peligrosa para la integridad y la salud de la biosfera. Estos últimos, sin embargo han conseguido un Estado de bien estar de mejor calidad que los Estados desmesurados, y con sólo un gasto de recursos económicos y energéticos mesurados.

Está claro que el Estado del bien estar desde la esfera pública se degrada si se le retiran las asignaciones y se tiende a privatizar. Pero un Estado del bien estar caro, en el que el Estado invierte grandes cantidades de energía y dinero no es garantía, por ello, de una mejora de la calidad del servicio a la sociedad. Podemos poner algunos ejemplos de Estados del bien estar muy deficientes en países enmarcados como súper desarrollados y en la cúspide del primer mundo, tales como pueden serlos los de los EEUU, Suecia, etc.
Pongamos como ejemplo Estados Unidos que es, con mucho, el país que más gasta en sanidad, con una tasa que ha llegado hasta un15,7% del PIB. Pero, pese a todo, este sistema sanitario se encuentra dentro del grupo de países con gran deficiencia sanitaria (tercer mundo sanitario), con sólo 15médicos por cada 10.000 habitantesv. Sin embargo la metrópoli del imperio posee un sistema sanitario de los peores del planeta, al menos de los peores del primer mundo, aun que también peor que el de otros países considerados pertenecientes al tercer mundo (como por ejemplo Cuba). ¿Y ello por qué? Porque en EEUU los medicamentos son carísimos. Y porque el sistema sanitario norteamericano no es universal, cerca de un 40% de la población norteamericana no tiene cobertura sanitaria. Ello se debe a que según el “prisma capitalista moderno” la sanidad para ser de calidad debe pagarse y debe pagarse cara. Y esto es lo más rentable y lo que genera los más grandes beneficios monetarios a las multinacionales farmacéuticas y las grandes corporaciones sanitarias, en general, de EEUU, pero que también cuenta con los más desorbitados gastos gubernamentales en la partida de sanidad.

A causa de este enfoque de la sanidad, en EEUU se ha transformado su sanidad en uno de los mayores negocios que existen y ello conseguido gracias a su profundo deterioro. Sólo algunos presidentes “demócratas” y nacionalistas como lo fue por ejemplo Johnson y ahora Obana se preocuparon, casi obsesivamente, por conseguir un buen servicio sanitario universal nacional al estilo de Suecia. Obama en su obsesión por salvar el sistema sanitario de los Estados Unidos ha investigado diversos sistemas sanitarios que ha considerado modélicos, pero ha centrado casi su exclusiva atención en la sanidad del Estrado Español, estableciendo amplias conversaciones con los responsables de la sanidad del País Vasco, y ello pese a que la asignación presupuestaria de la sanidad en España se encuentra por debajo de la mitad de la de EE UU.

Con la enseñanza, en los Estados Unidos sucede algo parecido. Allí la enseñanza es un verdadero desastre, exceptuando la enseñanza de las altas especializaciones tecnológicas, enfocadas a conseguir una mayor aceleración de beneficios y de acumulación de PIB para las multinacionales; o bien enfocada a la investigación en la carrera armamentista.

Con los transportes públicos en Estados Unidos sucede algo parecido. Los transportes colectivos son muy deficientes y esta es la mejor forma de garantizar la masiva venta de petróleo y automóviles, y así promover las ventas y aumentar los beneficios de las multinacionales petroleras y automovilísticas, las cuales suponen todo un Estado dentro de un Estado. Se comprende entonces que el único documento de identificación que se le exige a un ciudadano norteamericano es el carnet de conducir. Allí si no conduces un auto no eres nadie. Cada norteamericano nace pegado a un automóvil personal, con las consecuentes repercusiones contaminantes y de cambio climático que no sólo sufre el gringo si no también toda la humanidad. Los habitantes de EEUU solo suponen el 5% de los habitantes del planeta, pero los gringos contaminan un 25% de toda la contaminación que se produce en la atmosfera.

En el caso de Suecia sucede algo diferente pues en este país la sanidad y el Estado del bien estar, en general, sí que están en óptimo funcionamiento para la población sueca. Por ejemplo, en este país las madres tienen derecho a tres años sabáticos para poder cuidar a sus hijos. Hasta aquí el Estado de bien estar sueco parece modélico, y de hecho así es considerado mundialmente. Pero, deja de ser modélico en el momento que consideramos que es precisamente Suecia el primer país traficante en armas per cápita del mundo (90 millones de $ por habitante, casi el doble se segundo que le sigue Israel).

En la tabla siguiente puede compararse este tráfico de armas de Suecia con los de otros 10 países de mayor tráfico de armas del planeta
País ($/habitante)
Suecia………... 90.0
Israel………….. 59.0
Rusia…………...42,3
Holanda………..31,0
EE UU…………28,8
Alemania……….28,5
Inglaterra……….17,0
Francia……….…13,0
España……….…11,0
Italia…………….10,4
China……………..1,1
Fuentevi
Y es que como buena parte de este dinero, obtenido de las armas, sirve para costear el sistema sanitario sueco, llegamos a la conclusión de que Suecia consigue prolongar la esperanza de vida de su población a costa de disminuir la esperanza de vida de la población de los países receptores armas que las necesitan para sus guerras, provocadas principalmente por el primer mundo. Se trata generalmente de países del Tercer y Cuarto mundos, como son los de los continentes de África y Asía principalmente (Irak, Afganistán e infinidad de países africanos que están en continua guerra). No olvidemos que una pequeña Tercera Guerra Mundial se libró en centro África, en torno al Congo, durante los años noventa, denominada también “Guerra del Coltan” y que generó más de 10 millones de muertos. Fue provocada por nueve potencias occidentales que se disputaban el precioso mineral útil para la fabricación de teléfonos móviles. Pero fue una guerra subvalorada y acallada porque al fin y al cabo los muertos eran casi exclusivamente negros y estaba situada en un área geográfica periférica. Se presentó en los medios como una disputa tribal entre etnias. Algo así como una “merienda de negros”, pero el verdadero banquete fue para los blancos y para los bancos del Primer Mundo.

Por el contrario el satanizado país, presentado en los medios neoliberales como un país caótico, sin derechos humanos y sin libertad, posee un sistema sanitario y de enseñanza que poco tienen que envidiar al de los países con fuertes gastos en su Estado del bien estar como son estos ejemplos mencionados de EE UU y Suecia. Y sin Embargo, Cuba es uno de los países con menor renta perca pita y menor PIB, por lo que sólo puede aportar una pequeña cantidad dineraria a la sanidad y a la enseñanza. Esto nos viene a decir que el buen funcionamiento del Estado del bien estar, es, sobre todo, cuestión de eficiencia organizativa y de buena disposición y voluntad. Sin duda, más que del empleo de grandes cantidades de energía y de dinero

Pese a todo, la esperanza de vida en Cuba es de las mayores del mundo y ello sin tener que conseguirlo a base de tráfico de armas o base de ingentes asignaciones económicas estatales. Cuba, pese a su pobreza económica y a su satanización por parte de los medios de comunicación globales, se encuentra entre el reducido grupo de países de alto grado de desarrollo humano, según la propia clasificación de la ONU. Veamos ahora como se distribuyen los gastos en sanidad de algunos países y cuál es el límite efectivo de estos gastos. Esto lo vamos a ver en la siguiente tabla:

Tabla. Distribución del PIB y del Gasto en Salud per cápita/Año
______________________ ________________________________________________________________________________
Gasto per cápita en sanidad
(en nº $ / año / habitante): Grupos de naciones________________________________________________________________
Entre 800-1.000……………...Méjico, Polonia, Eslovaquia, (gasto completamente insuficiente)
Entrte1.000 y 2.000….………Chequia, Hungría, Portugal, Grecia, (gasto escaso)
Entre 2.000 y 3.000….…....... N. Zelanda,, Finlandia, España (2.600), Italia, G.B., Austria, Bélgica, (gasto mesurado)
……………………………………………………………………………………………………………………………
Por encima de 3.000$/año/ habitante no se dan mayores calidades de sanidad por el aumento del dinero gastado, sino
que esta calidad permanece estancada e incluso sufre algo de deterioro. A partir de este límite de los 3.000$/año/, el gasto se vuelve gasto desmesurado o gasto híper-desmesurado y en un consumo innecesario. Estos gastos añadidos, por encima de este límite, no tienen otra misión que crear un gran negocio y una acumulación dineraria desorbitada en beneficio de una oligarquía a quienes no les es necesaria en absoluto; solo constituye una desenfrenada enfermedad cleptómana y competitiva. A continuación ponemos algunos países que gastan inadecuadamente en sanidad por encima de este límite.
……………………………………………………………………………………………………………………………
Entre 3.000 y 4.000…….....Suecia, Holanda, Canadá Suiza, Noruega (gasto desmesurado)
Entre 4.000 y 5.000……….NADIE
Entre 5.000 y 6000………. Solo EEUU (con gran gasto de farmacéuticas) (gasto híper-desmesurado)

Fuente: Esta tabla ha sido confeccionada a partir de datos de la Organización Mundial de la Salud (informe año 2010).

Ahora bien, una forma de impedir Estados y Estados del bien estar desmesurados como lo son los que acabamos de ver en los casos de EE UU y Suecia, será que se establezca un Estado gestionado en forma de bienes comunales con una participación más directa en forma de intereses comunitarios. Unos interese complejos y cargados de diversidad que deben ser diferentes al conocido “interés del pueblo entendido generalmente en la teoría de Estado Nación Moderno, en donde el pueblo es entendido como un cuerpo homogéneo y con voluntad única que entrega y deposita su soberanía en el Estado”vii.
O también puede ser depositada en un líder carismático y populista que puede estar cargado de las mejores intenciones como Chávez, Evo Morales, etc., o que puede estar cargado de las peores intenciones como Hitler, Pinochet, etc.; pero que siempre supondrá una gestión con cierta rigidez y monolitismo de los problemas, que deben tender a ser soluciona-dos por interés comunitario. El Estado puede tener dos planteamientos opuestos:
  1. Que particularice los derechos de las personas refiriéndolos a una sola nacionalidad como por ejemplo la de Estados Unidos o la de Suecia.
  2. Que se plantee una articulación y dependencia indispensable entre lo local y lo global. Es decir, que el Estado no solo enfoque la dependencia de la población como una forma de egoísmo nacional, sino que sea proyectado inter-dependiente de una esfera supra nacional. Esto es lo que está intentando hacer Cuba proyectando su eficiente salud pública hacia el exterior de sus fronteras. Pongamos los casos de la famosa “operación milagro” o la eficiente ayuda urgente cubana, en el caso de emergencia en cualquier punto de la esfera terrestre.
En este sentido, Marcellesi nos indica: “Y cuanto más grande e importante es el Estado -sea cual sea su régimen político-, más alejado está de los centros de decisiones y menos capacitado se ve para ofrecer democracia directa y deliberativa. Dicho coloquialmente, el tamaño importa”.



i NEF, Ecopolitica, 2012:pp.77-78

ii Florent Marcellesi, ¿Más allá del estado? en el nº45 de la Revista Ecología Política

iii Recordamos que la Tasa de Retorno Energético (TRE) es el cociente de la cantidad de energía total que es capaz de producir una fuente de energía y la cantidad de energía que es necesario emplear, o aportar, para explotar ese recurso energético. Es decir: TRE = energía obtenida / energía invertida.

iv -Cochet, Yves (2012): “États simples locaux”, en “La décroissance et l’État”, Entropia, nº13 otoño 2012, pp. 63-73.

v Datos tomados de la Organización Mundial de la Salud., informe del 2010.

vi Los datos de venta de armas están tomados de la guía temática sobre armas ligeras de canal solidario elaborado por Carles Vidal a partir del documento "Campaña contra las armas ligeras", elaborado por la cátedra UNESCO para la paz y los derechos humanos. Los datos de población de los diferentes países tenidos en cuenta están tomados de:
  1. Base de datos internacional (international data base. idb). del censo de EE UU (United States Census Bureau),
  2. CIA-The World Factbook-Country Comparison: population;
  3. United Nations. Department of Economic and Social Affairs-population Division. Population, estimates and projections section-world population prospects. the 2010 revision (Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales-División de Población, estimaciones de población y sección de proyecciones-perspectivas de la población mundial, 2010.


vii Ibidem, Marcellesi

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada