Orígenes del decrecimiento

En 2002 se reúnen en París tres corrientes de pensamiento que habían venido luchando por más de 30 años contra el crecimiento desde diferentes perspectivas: el grupo de admiradores del matemático y economista Georgescu Roeguen; el grupo de admiradores del pensamiento del psicoanalista Corneluis Castoriadis e Ivan Illich y sus seguidores; fue la ultima aparición en publico de Ivan Illich. Esta reunión se llamó “Seminario Deshacer el desarrollo, rehacer el mundo”, y estuvo apoyada por la UNESCO y coordinada por Silvia Perez Victoria de la asociación la Línea del Horizonte y de los amigos de Francois Partant.

Una de las conclusiones del grupo fue que la ideología del crecimiento era el gran problema mundial. Serge Latouche, gran amigo de todos ellos por muchos años, a raíz de la muerte de mas de 10,000 ancianos debido a una especial onda de calor en París, indignado escribe un articulo en 2003 en la muy famosa publicación Le Monde Diplomatique, con el título Por una sociedad de descrecimiento. Esta publicación tuvo un efecto político explosivo, pues desata una movilización social en Francia que conduce a la creación de un periódico del descrecimiento en Lyon, una asociación por el descrecimiento y una gran movilización social liderada por Francois Schneider. La movilización francesa pasa luego a Italia y un poco más tarde a España, Inglaterra, Dinamarca, Canadá, Polonia y otros países.

En 2006, en su libro La Apuesta por el descrecimiento, Latouche deja en claro que el descrecimiento no es un concepto o una teoría del descrecimiento sino un conjunto de teorías que se unen en una bandera política llamada descrecimiento. En la sesión dedicada a la historia del descrecimiento en la 2a. Reunión Internacional de Degrowth (por cierto, el término inglés degrowth es un neologismo al parecer aceptado en la primera reunión internacional de París en 2008) en la Universidad de Barcelona todos concuerdan en que fue Georgescu Roeguen quien popularizó la palabra descrecimiento, con su libro Mañana el descrecimiento de 1979.

Puede ser que André Gortz haya utilizado destacadamente la palabra decroissance o descrecimiento en sus libros de inicios de los 70, sin embargo, la crítica o la lucha contra el crecimiento ya estaba en los años 60 en la mente de muchos estudiosos en el mundo, como lo confirma el famoso discurso de campaña de Robert Kennedy contra el Producto Interno Bruto, y desde luego, está implícito en las obras de los años 40 y 50 de Leopoldo Kohr sobre la proporcionalidad o de Paul Goodman sobre la limitología y en los años 60, en los escritos de Ivan Illich contra la idea del desarrollo y de EF Schumacher sobre ‘Lo Pequeño es Hermoso’.

La publicación del famoso informe del Club de Roma, Los limites del crecimiento en 1971 desata una gran debate internacional sobre la idea del crecimiento, por las declaraciones del comisionado europeo Sicco Mansholt contra el crecimiento y la famosa respuesta del presidente frances Giscard d’Estaing al comisionado no seré un objetor del crecimiento. Los teóricos clásicos de la economía, como Adam Smith, Mathus, Ricardo, Stuart Mill, discutieron bastante la idea del colapso del crecimiento y del estancamiento, ideas que resucitaron en 1929. (Texto de integrante del comité organizador: Descrecimiento- Querétaro 2013)

Recordar también otra tradición que ha nutrido el decrecimiento, que es el pensamiento critico al "desarrollo" que principalmente ha salido de pensadores de países del Sur global. Un buen ejemplo es el "Development Dictionary" publicado en 1992 bajo la coordinación de Wolfgang Sachs recogiendo textos de personas claves como Illich, Vandana Shiva, Arturo Escobar, y también ya con un texto de Serge Latouche sobre el tema "Standard of Living"

5 comentarios:

  1. Anónimo7:08 a. m.

    Vuestro sitio es muy bueno, su contenido abarcador y compresivo. El diseño sobrio, bonito, agradable. Importante. ¡Muchas gracias!
    Liliana R.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:56 a. m.

    LLegué a esta página, no quiero decir por casualidad, sino llamenlo "navegando" y quedé prendado del poco contenido que leí. Ahora mismo paso a marcarla para profundizar un poco mas de sus ideas.
    Quiero aclarar que lo que me llamó la atención fue la concordancia con mi pensamiento. Provengo de una familia de clase media de la Argentina, muy consumidora de toda clase de cosas materiales. Y yo, con del devenir de los años, tengo 45, he ido en la dirección contraria, convirtiéndome en casi autosuficiente y minimalista (no sé si aplica el término en este caso), pero lo que quiero indicar es que gasto y consumo lo indispensable. Doy algunos ejemplos como para orientar un poco lo que digo:
    1) Tengo un automómil de hace 15 años. Todos me dicen (incluida mi familia) que cuándo lo voy a cambiar. Mi respuesta es que nunca, mientras funcione. Y funciona perfectamente. En Argentina se ha dado un boom de compra de autos ( estos últimos años ha disminuido) pero llegaron a un millón de ventas al año. ¡Impresionante para un país de cuarenta millones de habitantes.
    2) Tengo un teléfono celular o móvil como lo llaman en otros países de hace 5 años que compré porque el anterior se me cayó al inodoro y dejó de funcionar. Este último teléfono no tiene internet, ni whatsap, ni conexión wi fi, ni nada de esas nimiedades y solo lo uso para enviar mensajes y para recibir llamadas. Jamás lo uso para hacer llamadas, para eso uso el teléfono fijo que es mucho mas barato.
    Me he cansado de escuchar lamentar a la gente por lo caro que pagan sus celulares y que dejan de funcionar por distintos motivos y además las tarifas que te cobran son abusivas. Es para apuntar que en un país de como dije mas arriba de cuarenta millones de habitantes haya también cuarenta millones de celulares. ¡Impresionante! disculpad, no puedo quitarme esta muletilla.
    3) Aprendí a fabricar compost con mis residuos orgánicos domiciliarios y tiro poquísima basura, ya que lo que puedo usar como combustible lo uso para calentar agua en un termotanque.
    En fin, podría seguir enumerando otras cosas que hago para dejar la menor marca posible en este planeta.
    Espero tener mas contacto con vosotros. Por las dudas les dejo mi mail, por si quieren intercambiar ideas, que las hay muchas.
    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:03 a. m.

    Soy el que escribí arriba. Disculpen la disrupción pero le olvidé de poner mi mail.
    El mismo es: allantamis@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:21 a. m.

    Comenzare saludando y agradeciéndoles el esfuerzo que hacen para mantener esta página; comencé leyendo el ensayo "los 10 mitos de sociedad actual" que acabo de terminar...luego de encontrar el libro "el mito del desarrollo" de Osvaldo de Ribero, bueno estaré revisando su página y a la expectativa de sus nuevas publicaciones.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:26 a. m.

    Ah, olvide decir que "EL MITO DELDESARROLLO" de Oswaldo de Rivero se publico en 1980...

    ResponderEliminar