Salud: Autogestión de la salud, nutrición, medicina unificada


MeCambio

Nuestro estado de salud está influido por el deterioro del medio ambiente, el espacio en el que vivimos, el estilo de vida que practicamos, la calidad y cantidad de los alimentos que consumimos, y un largo listado de etcéteras… y entonces, ¿qué podemos hacer?

El tema es demasiado amplio para que acotemos a este apartado todas las cuestiones, pero para empezar te animamos a revisar primero los tres pilares de la salud: la alimentación, el descanso y el ejercicio.
Alimentación. Más allá del mantra de aumentar las cantidades de verduras y frutas, reducir los azúcares y las grasas, y eliminar los productos refinados, también te recomendamos:

  • Comprar productos ecológicos; la combinación de pesticidas que se utilizan para producir frutas y verduras es a largo plazo dañina para la salud; si bien es cierto que la compra de estos productos puede resultar un poco más caro que la de los productos no-bio, también sirve preguntarnos: ¿Por qué los productos que compramos en el súper son tan baratos? ¿Cuál es el coste de producción? ¿Cómo han sido elaborados esos productos? También puedes elegir comprar productos ecológicos a granel o primar las relaciones directas con las personas productoras y así reducir el coste, comprar al por mayor si tienen caducidad alta, comprar en grupo, etc…
  • Haciendo de los cereales (arroz, quinoa, mijo, trigo sarraceno…) y las legumbres la base de tu alimentación, dando prioridad así a los alimentos de origen vegetal.
  • Comprobando si tienes intolerancia a algún alimento, probando reducir su consumo o haciendo un test alimentario; te recomendamos comprobar especialmente una posible intolerancia al gluten y a los lácteos.
Hay muchísima información en internet sobre el tema; se aconseja también leer las etiquetas de los productos que se compran (¿de verdad piensas que tragarse los largos listados de aditivos y conservantes es inocuo? ver el apartado Alimentación en esta misma web).

Descanso. Nuestro cuerpo saca sus fuerzas del oxigeno del aire, de los alimentos pero sobre todo, del descanso. Bastan ocho horas de sueño reparador para que vuelvan las fuerzas, aunque no hayamos ingerido bocado. Así pues, nuestro cuerpo ha evacuado los residuos tóxicos y la vitalidad vuelve. El descanso es una necesidad inevitable de nuestro cuerpo, que no se puede sustituir por estimulantes ni alimentos energéticos. A veces basta con un rato de reposo, cinco o diez minutos para dar descanso a tu sistema nervioso cortando la entrada de estímulos a través de los sentidos. Y no olvides también que los momentos de ocio son saludables para tu cuerpo y mente!

Ejercicio. Además de contar con una buena alimentación y descansar, necesitamos con regularidad movimiento, para mejorar la oxigenación y la circulación. Puedes empezar caminando cada día 10 minutos e ir incorporando 5 cada semana hasta llegar a los 45 minutos diarios. Puedes evitar coger el ascensor ya que también es una forma de hacer ejercicio. Además necesitamos estirarnos, para estar más flexibles, siendo algunos ejercicios adecuados los del yoga.

¿Autocuración? ¿Medicinas complementarias?

Cuando la alimentación, el descanso y el ejercicio no bastan para resolver nuestro problema de salud, ¿a qué medicina acudir? ¿Cómo puedo influir en mi bienestar? Se baraja el concepto de medicina unificada, es decir que todas las medicinas y terapias (tanto “convencionales” como “alternativas o complementarias”) pueden en un momento dado ser útiles para entender el origen y combatir una enfermedad. Parece lógico privilegiar medicinas que buscan resolver el origen de la enfermedad y no sólo borrar su síntoma. Una enfermedad es una señal del cuerpo de que algo no estamos haciendo bien, y el reto es encontrar cuáles son las cosas o prácticas que tenemos que cambiar.

Autogestión de la salud

Cada vez hay más grupos que están construyendo propuestas basadas en la autogestión de la salud. Si conoces ejemplos cercanos puedes escribirnos así construimos un mapa alternativo. Por el momento, os proponemos conocer:
  • Aurea Social, desde la Cooperativa Integral Catalana, que busca construir un Sistema de Salud Pública Cooperativista.
  • Cos, Cooperativa de Salut, de reciente creación, en Barcelona.
  • ESIA, un Espacio por la Salud Integral Autogestionada, con un enfoque holístico, responsable y participativo en Madrid.
  • Sumendi, Asociación surgida en Bilbao en 1986 para promover la autogestión de la salud.
  • Ser Integral, es una organización de Extremadura que promueve la cultura del auto cuidado de la salud a partir de la sensibilización y el conocimiento sobre el origen de la enfermedad y que estudia alternativas para actuar y modificar dichas causas.
Sanidad pública

Existen varias plataformas de defensa de la Sanidad pública frente a los intentos de privatización, busca la que esté más cerca de tu casa.

Más información

Si quieres seguir leyendo e informándote puedes encontrar algunas claves en las siguientes propuestas:

  • “Otra alimentación es posible”, Claude Aubert, Editorial La fertilidad de la tierra (2011). Tras un examen crítico de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, el autor propone un modo de alimentación que concilia salud y protección del entorno, a base de productos ecológicos, muy variada y equilibrada.
  • ‘Anticancer, una nueva forma de vida’, de David Servan-Schreiber, Editorial Espasa (2008). Es un best-seller que mezcla aspectos autobiográficos y una larga lista de referencias científicas, se lee como una novela y está ultra-documentado. Está muy bien para introducirse en el tema.
  • ‘La alimentación: la tercera medicina’, de Jean Seignalet, Editorial RBA Libros (2009). Es un libro más controvertido que parte de la idea del cuerpo intoxicado por la alimentación; es largo pero se lee bastante fácilmente, y está clasificado por enfermedades, con lo cual es fácil encontrar la enfermedad concreta que te preocupa.
  • ‘¡Cuídate compa! Manual para la autogestión de la salud’, Eneko Landaburu, Editorial Txalaparta (2000). Da información muy concreta a la hora de cuidarse, no sólo con temas de alimentación sino también con el descanso, el desahogo, el humor o el ejercicio físico. Desgraciadamente muchas de las numerosas referencias que se citan son ya un poco pasadas por ser el libro del año 2000.
  • La despensa de Hipócrates. Los poderes curativos de los alimentos”, Antonio Palomar, Editorial Txalaparta (2004). “Que tu alimento sea tu medicina  y que tu medicina sea tu alimento”, afirmó Hipocrates hace más de 2400 años. Así pues, este libro nos brinda mucha información acerca de las virtudes curativas de una amplia variedad de alimentos como así también un catálogo explicativo de enfermedades y cómo podemos ayudar a restablecer el  equilibrio interno.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada