¿Es el decrecimiento una teoría borrosa y mal definida?

Dekrétika


Intento dar luz a un planteamiento expresado por Henri Houben en el artículo ¿Alto al decrecimiento?

1. Una teoría borrosa, mal definida, con expectativas contradictorias.

Es muy cierto que el decrecimiento no tiene teoría clara, única y bien definida. Personalmente, creo que es más bien una cualidad, que la mejora colectiva de un proyecto, que acepta todas las buenas ideas, sea un buen camino a seguir.

El decrecimiento también reconoce que este no es un proyecto acabado, llave en mano, porque se pretende construir primero una matriz, un crisol en el que las diferentes alternativas pueden ser diseñadas y probadas.

Empecemos por la palabra “decrecimiento”:

La propia palabra es una propuesta, una palabra-bomba, una consigna, un eslogan publicitario; Una “ocurrencia publicitaria provocadora” como la definió Jose Manuel Naredo.

Una palabra defensiva que está en contra de lo obvio que queremos pulverizar: la necesidad de crecimiento económico continuo. Requiere la descolonización de nuestra cultura basada en crecimiento. El decrecimiento representa una ruptura radical de una serie de creencias y valores predominantes en la sociedad actual, en particular con la ideología del Progreso y la búsqueda del crecimiento económico y material como camino único al bienestar.

Una "palabra sucia" que molesta, que genera una reacción y que da inicio a un debate sobre el dogma del crecimiento.

Una palabra que no puede ser reciclada por aquellos que buscan prolongar el modelo de sociedad que ya no queremos (contrariamente a "desarrollo sostenible"). Recordemos la campaña publicidad de Acciona titulada “pioneros en desarrollo y sostenibilidad”. No queremos un capitalismo verde con su gasolina eco y sus yogures con biobífidus.

Es también el decrecimiento una herramienta política, con capacidad para armonizar diferentes luchas, donde puede ser insertado como hilo conductor.

El decrecimiento necesita ser una idea simbiótica; necesita unirse a otras narraciones, discursos e ideas; un mosaico de tramas y urdimbres que se entrelazan:

Con el discurso ecologista que defiende la conservación de la naturaleza y su relación con el ser humano, visibilizando el desarrollo económico como una depredación de los recursos naturales y contaminación del planeta.; con la narración feminista y la deuda de la sociedad para con las mujeres; la huella civilizatoria invisibilizada, y la dominación patriarcal; con el anarquismo, movimiento libertario del que valoramos las relaciones horizontales, cara a cara, de igual a igual, sin jerarquías, redescubiertas en el movimiento 15-M; con el socialismo, reivindicando el problema de la acumulación a través de la plusvalía por el capital, detentado por las élites con sus empresas multinacionales, consorcios financieros y emporios mediáticos; el problema de la distribución de la riqueza; la deuda con los habitantes de los países empobrecidos; con el buen vivir, el movimiento pacifista, la soberanía alimentaria, los movimiento en transición y un largo etcétera...

Sirva esta reflexión para aclarar conceptos, y explicar ideas que pueden no quedar diáfanas cuando intentamos transmitirlas

Si se quiere una definición de decrecimiento, podríamos ofrecer la dada por Vicente Honorant:

Es una gestión individual y colectiva basada en la reducción del consumo total de energía, materias primas y espacios naturales.
Aunque siempre nos sabrá a poco.





4 comentarios:

  1. Entrada subida a meneame por si se quiere votas aquí:
    http://www.meneame.net/story/decrecimiento-teoria-borrosa-mal-definida

    ResponderEliminar
  2. A menudo siento que el decrecimiento es una estrategia "merkeliana" para hacer y de-hacer a su antojo.

    Pienso que esta teoría tiene muchos aspectos con los que me identifico, aunque ultimamente el consumir menos se ha vuelto sólo una estrategia para empobrecer. De ahí mi constante "duda ante el decrecimiento". Aun así este blog me ha abierto muchos caminos que recorrer. Lo agradezco.

    ResponderEliminar
  3. Creo que habría de ir a las raíces,es decir a las propuestas,inacabadas, sin duda, pero sugerentes de Nicholas Georgescou Roegen

    ResponderEliminar
  4. http://es.scribd.com/doc/79831933/Hommage-a-Nicholas-Georgescu-Roegen-1-por-Jacques-Grinevald

    y

    http://es.scribd.com/doc/2658685/Granados-J-La-revolucion-bioeconomica

    ResponderEliminar