Decrecimiento para la sostenibilidad

Mi planeta

Desde los mercados, gobiernos y capitalismo en general se ha vendido al ciudadano que la única salida que tiene el ser humano para evolucionar es crecer. Basándose en esta máxima el único objetivo de los países hasta ahora, ha sido buscar ese crecimiento sostenido año tras año, el cual está basado en el consumo. Pero todos los gobiernos han hecho caso omiso a las numerosas advertencias de que no es posible mantener un crecimiento sostenido en un planeta limitado. En época de bonanza nadie presta atención a la importancia que tiene esto pero ahora, en plena crisis económica, el decrecimiento que se tendría que haber llevado a cabo de forma controlada ha llegado rápidamente haciendo estragos en los ciudadanos.

Aunque se sabe desde hace tiempo que se están sobrepasando los límites ambientales, se confió en la quimera de que, seguir creciendo siendo responsables con el medio ambiente era la solución, lo que comúnmente es conocido como desarrollo sostenible. Pero es evidente que, aunque consiguiéramos ser más respetuosos con el medio ambiente en nuestros procesos de producción, el seguir creciendo implica mayor consumo y por lo tanto seguir consumiendo los recursos planetarios. El crecimiento sostenible es una falacia ya que el crecimiento nunca podrá ser respetuoso con el planeta porque necesita de sus recursos limitados. El término sostenible se ha generalizado y ya carece de ningún valor. Gestores, constructores y políticos lo emplean para hablar de sus proyectos de dudosa sostenibilidad. Y mientras tanto, los países siguen incumpliendo con las promesas que hicieron en materia medioambiental, como por ejemplo la emisión de gases de efecto invernadero. La sostenibilidad está muy bien para llenarnos la boca con ella pero en la práctica es lo que menos nos importa.

Pero, ¿nos hemos parado a pensar el por qué necesitamos un crecimiento continuado? ¿Es necesario basar nuestra felicidad y bienestar en el consumo? Esta receta ha servido a muchos países para enriquecerse en momentos de bonanza, cuando el número de habitantes todavía permitía que los altos niveles de consumo fueran soportados por el planeta. Pero según ha aumentado el consumo y el bienestar, el número de habitantes también ha crecido de forma exponencial. Conclusión: llega un momento en que no es posible mantener un consumo y bienestar determinado para el actual número de habitantes que hay en el planeta. Por lo tanto la única manera que existe para que los países ricos sigan manteniendo ese nivel es que otros países consuman menos y tengan menor bienestar, es decir, sean pobres. Como el nivel de consumo de los países ricos cada vez es mayor y el número de habitantes también, cada vez se hace más grande la brecha entre países ricos y países pobres, disponiendo estos últimos cada vez de menos recursos.

¿Qué solución vamos a buscar para este problema? ¿Vamos a seguir marcando diferencias entre países pobres y ricos? Esto podría llevarnos a que países que actualmente son pobres, pasen a ser extremadamente pobres. Y países que hasta ahora no han llegado al nivel de riqueza suficiente podrían pasar a ser pobres. ¿Qué pasaría con España? Actualmente se halla en decrecimiento. ¿Pasaríamos a ser un nuevo país pobre como ya lo fuimos?

¿Qué otras alternativas tenemos? ¿Controlar la población y reducir el número de habitantes? Bien, esto es posible pero es sabido que el planeta es capaz de mantener y alimentar el actual número de habitantes si reducimos el consumo en los países ricos. El consumo de un europeo o de un americano es del orden de 150 a 200 veces mayor que el de un africano. La mayor parte de los cereales que se cultivan en países pobres son exportados a países ricos que lo utilizan para alimentar ganado que luego se utilizará para el consumo de carne. ¿Y si redujéramos el consumo de carne en esos países ricos y dejáramos que los países pobres se alimentaran con el cereal que ellos mismos producen?

¿Podríamos aprovechar la actual crisis económica y el decrecimiento que está provocando para decrecer de verdad? ¿Hacer ahora a marchas forzadas lo que deberíamos haber empezado ya hace años? Quizás parece la solución más lógica. ¿Qué necesidad tenemos en consumir en los niveles en que lo estamos haciendo? Consumir menos y tener menos recursos no necesariamente significa vivir peor o menos feliz aunque durante años se nos haya vendido lo contrario. El decrecimiento pretende producir valor y felicidad pero reduciendo el uso de materia y energía. Salir de un modelo económico que nos hace dependientes para redefinir la idea de riqueza, entendiéndola como satisfacción moral, intelectual, estética, como un empleo creativo del ocio… ¿Qué hace más feliz a una persona? ¿Tener un hijo? ¿Pasar un buen rato con amigos? ¿Disfrutar de su familia? ¿Dedicarse a alguna afición? ¿O bien solamente conseguimos obtener una felicidad efímera cuando nos compramos un coche nuevo, ropa que poco nos vamos a poner, electrodomésticos, tecnología y otras cosas? Comprarte un piso nuevo no aporta felicidad en si mismo, la felicidad viene de la mano de los momentos vividos en él.  En el libro “Vivir 5 personas con 5 euros al día”, Stefania Rossini demuestra que es posible subsistir con menos.

Los posibles caminos del decrecimiento pasan por estrategias y elementos tan diversos como la relocalización de la economía y la producción a escala local y sostenible; la agricultura ecológica; la desindustrialización; el fin de nuestro modelo de transporte (automóvil, aviones, etc.); el fin del consumismo y de la publicidad; la desurbanización; el salario máximo;  la conservación y reutilización; la autoproducción de bienes y servicios; la reducción del tiempo de trabajo; la austeridad; los intercambios no mercantilizados; y un largo etcétera. ¿Estamos dispuestos a ello?

Vivimos momentos cruciales y tenemos una gran responsabilidad. Países pobres y ricos debemos afrontar un futuro difícil de forma conjunta, con responsabilidad, mirando al futuro y sin egoísmo. La crisis de la insostenibilidad ya ha comenzado y la única forma de salir de ella es replantearnos todo el modelo por completo. Ahora mismo, pensar solamente en nosotros y en el momento presente, hipoteca y acaba con el futuro.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada