El kibutz

El kibutz es una comunidad colectiva que se sitúa en la zona rural cuyas personas llevan un estilo de vida basado en los principios del sionismo (la defensa del Estado de Israel) y el socialismo (distribución igualitaria de bienes así como el trabajo para el bien común); las decisiones se toman en asamblea donde participan todos los miembros del Kibutz. Hay un lema que resume muy bien la filosofía sobre la que se asienta el kibutz: "Todo el mundo pone lo que puede y recibe lo que necesita".

En 1909 un grupo de judíos procedentes de Rumanía llegaron a orillas del mar de Galilea, fundaron Degania, el primer kibutz. Originalmente, los kibutzim se formaban para trabajar la tierra y transformar los pantanos y desiertos en tierras cultivables, la propiedad era compartida, los miembros del kibutz debían ser los dueños de los medios de producción y también los que aportaran la fuerza de trabajo, todos los salarios debías ser iguales y el trabajo era rotatorio.

En los primeros años los kibutz cumplieron un papel central en el desarrollo de la economía, produciendo una parte importante de las exportaciones. Mientras que la importación de productos agrícolas aún no era viable en los primeros años, los kibutz suplieron en forma casi exclusiva, las necesidades en esa área.

La construcción de Israel como un nuevo Estado, tras la II Guerra Mundial, requería que judíos de todas partes del mundo estuvieran dispuestos a viajar hasta esta "tierra prometida" para empezar una nueva vida desde cero. En estas condiciones, la oportunidad de establecerse en comunidad, más que una opción era una necesidad, cumplieron un papel importante en la colonización de la tierra y en la defensa de las fronteras.

Con el transcurso de los años el kibutz pasó a constituir una colectividad socialista inmersa en la sociedad israelí que es capitalista; el papel de la producción agrícola fue perdiendo lugar, ya que se fue haciendo más barato y viable importar productos del exterior. La caída del muro de Berlín y el consiguiente desprestigio del comunismo provocaron en los javerim (miembros del Kibutz) una especie de desencanto por el estilo de vida socialista.

Hoy en día la gran mayoría de los kibutz están pasando por un proceso de transformación que incluye en mayor o menor grado, la privatización de los medios de producción y los servicios del kibutz, implementación más extensiva de la propiedad privada y el salario diferencial; desarrollando industrias de diferente tipo incluyendo electrónica, software y bioingeniería.

Ahora los jóvenes solidarios israelíes se embarcan en flotillas que aspiran a romper el embargo de la franja de Gaza, o por lo menos a llamar la atención sobre este castigo colectivo al más de millón y medio de palestinos que allí viven; Y los kibutz reciben ahora voluntarios cristianos sionistas y surcoreanos que quieren ver mundo, pero que no son necesariamente idealistas. "Es el precio de la ocupación. Ahora el mundo nos ve como opresores, como colonizadores".

1 comentario: