IU y el decrecimiento

Carlos Taibo

Antonio Gomariz pide mi opinión sobre la respuesta que el diputado de IU, Alberto Garzón, emitió el día 19 ante una pregunta relativa al decrecimiento en una entrevista virtual incluida en publico.es. La pregunta en cuestión decía así: “Hay voces cualificadas que parecen demostrar la inviabilidad material de este sistema productivo. ¿Por qué IU no se atreve a dar el paso abogando por el decrecimiento en vez de dar recetas puramente capitalistas para salir de la crisis creciendo más?’. La respuesta de Alberto fue la siguiente: “No existen las recetas ‘puramente capitalistas’ más allá del discurso nominalista. El viaje del nominalismo y la abstracción hacia el contenido y lo concreto es muy difuso. Una banca pública o las empresas públicas rompen con la lógica capitalista y sin embargo también son defendidas por posiciones socialdemócratas en muchos casos. La economía no son discursos, sino hechos. Por eso el decrecimiento tampoco es exacto. El decrecimiento es por hoy más una filosofía que un programa concreto, y si el PIB no mide el bienestar económico tampoco mide el malestar económico. En este punto estoy más de acuerdo con propuestas como las de Oscar Carpintero o José Manuel Naredo. Y creo que es compatible con un programa como el de IU”.

Lo primero que debo hacer es romper una lanza en provecho de mi amigo Alberto Garzón, que a buen seguro tiene cosas más importantes de las que ocuparse que de lo que yo pueda divagar al respecto. Hace años, cuando los medios me sometían a entrevistas como la padecida por él --mi declive intelectual impide que eso mismo ocurra ahora--, ya tuve la oportunidad de percatarme de que uno se veía obligado a responder con mucha prisa, y con escasas posibilidades de detenerse a pensar. En esas condiciones, seguro que Alberto está poco satisfecho de su respuesta. Me parece que quiso elaborar un guión de lo que debía ser su razonamiento pero, a falta de tiempo para más, lo dejó en eso, en un mero guión en el que no faltan los argumentos filosofantes, las presuntas paradojas, las invocaciones alusivas de algo --lo que preconizan Carpintero y Naredo-- de lo que el lector con certeza no tiene mayor conocimiento y, en suma, la ambigüedad de una frase, la última, en la que el verbo en singular aconseja concluir que, pese a todo, está diciendo que lo del decrecimiento es compatible con el programa de IU (el plural habría vinculado ese programa con las propuestas de Carpintero y Naredo).

Me parece, de cualquier modo, que Garzón elude la consideración de lo que IU preconiza en relación con estas cuestiones. Asumiré de buen grado que está disculpado --disciplina obliga-- y me limitaré a señalar lo que pienso yo. En el último programa electoral de IU había, en lo que hace a la crisis ecológica, dos elementos claramente diferenciables. En las declaraciones de cariz general se incluía un texto que cabe entender, sin quebranto, que era una declaración de intenciones en provecho del decrecimiento (mucho más rotunda, por cierto, que cualquier toma de posición asumida por Equo). Pero en el resto del programa las previsibles consecuencias de esa declaración eran imperceptibles: la propuesta ‘material’ de la coalición bebía casi siempre del discurso productivista y desarrollista de la izquierda tradicional. Si alguien quiere sostener que la mezcla de lo primero y de lo segundo era un progreso, aunque menor, con respecto al pasado, no le quitaré la razón.

Esa combinación de retórica decrecentista y práctica productivista no era muy sorprendente en una fuerza política que, a mi entender, y pese a las buenas intenciones de una parte de su militancia, sigue anclada en el discurso y en los valores de la socialdemocracia tradicional. Su proyecto no es otro que la keynesiana defensa de los Estados del bienestar --la idea, por cierto, de que la banca pública rompe con la lógica del capitalismo me produce cierta perplejidad-- frente a las agresiones neoliberales. Si a eso agregamos que en la mayoría de los lugares mantiene pactos de gobierno, de una u otra naturaleza, con el Partido Socialista y que se niega a romper amarras con un mundo, el de los sindicatos mayoritarios, que está a mil leguas de nada que huela a conciencia ecológica, tendremos, me temo, un balance general que justifica la reconfortante presencia retórica de perspectivas rupturistas, la lamentable dureza material de políticas que no levantan el vuelo y la llamativa ausencia de cualquier guiño dirigido a proyectos que se vinculen con la autogestión y la socialización.

Agrego una observación relativa a la mención que Alberto realiza de la interpretación, nada afable, que Naredo hace --me olvidaré ahora de mi buen amigo Oscar Carpintero-- de la propuesta del decrecimiento (en realidad hay varias propuestas del decrecimiento, en plural, algo que los críticos de éste suelen obviar). Se ha convertido en una suerte de código ritual entre personas que --creo-- prefieren no entrar al trapo. Esquivaré ahora lo que en otras circunstancias merecería atención: quienes invocan a Naredo en este terreno preciso suelen olvidarse por completo de él en todos los demás. Más relevante me parece el hecho de que, cuando he demandado de esas personas una explicación sobre las tesis que Naredo defiende en relación con el decrecimiento, nadie ha conseguido hilvanar ninguna frase bien construida: se habla de lo que se intuye que dice José Manuel, como si se tratase de un oráculo. Confesaré yo mismo que me cuesta mucho trabajo entender la argumentación de Naredo, para a continuación puntualizar que esa argumentación me parece moderadamente contradictoria en su dimensión --permítaseme la pedantería-- metadiscursiva: Naredo nos dice, por un lado, y contra todas las evidencias, que el término ‘decrecimiento’ es muy poco afortunado en la medida en que asusta al ciudadano común, para a continuación asestarnos una prolija explicación en la que, de la mano de complejísimos gráficos y sesudas fórmulas, no parece que tenga en mucha consideración a ese ciudadano común cuyos derechos acaba de esgrimir.

Termino. Mucho me gustaría que Alberto Garzón, que sé que no es en modo alguno hostil a lo que significa la propuesta del decrecimiento --otra cosa son los detalles en los que ésta pueda concretarse--, le trasladase a Cayo Lara un consejo de amigo: que la próxima vez que se tope con la palabra ‘crecimiento’ decida mostrar alguna cautela en lo que se refiere a las imaginarias virtudes de aquél. Así IU estaría rompiendo, por añadidura, con uno de los elementos centrales de la miseria que el sistema, con razonable éxito, nos impone. Y se alejaría, de paso, de una ficticia salida de la crisis como la que defiende François Hollande en Francia.

1 comentario:

  1. Más allá de sus discursos retóricamente rupturistas IU no es otra cosa que un partido socialdemócrata y conforme vaya olisqueando el poder se volverá aún más socialdemócrata. Las etiquetas "izquierda" y "derecha" (dentro de este parlamentarismo corrupto tan querido y apreciado por las estructuras capitalistas de poder) no nos ayudarán a superar el modelo, sino más bien a mantenerlo a corto plazo. Saludos cordiales.

    http://alterglobalizacion.wordpress.com/2012/11/07/izquierdas-y-derechas-en-la-centralidad-capitalista/

    ResponderEliminar