¿Cómo prosperar colectivamente en el inicio de la era del decrecimiento?

Javier Zarzuela - Zarzalejo en transición

(Extracto de la conferencia en la Feria Biocultura Madrid, el 11 de noviembre de 2012)

¿Qué es la Transición? La Transición es la adaptación de la sociedad a la nueva era de decrecimiento que hemos inaugurado en los países opulentos, con la crisis financiera, como avanzadilla de la crisis de recursos que la sucederá. Y es una adaptación con prosperidad, porque fomenta la calidad de vida con una vocación de permanencia y continuidad en el tiempo, ajustándonos a un planeta finito.

Las iniciativas de Transición son aquellas en las que los vecinos de una comunidad (un barrio, un pueblo, una urbanización…) se organizan para disminuir su dependencia de los combustibles fósiles y, en general, de los recursos no renovables. Inciden sobre aspectos materiales básicos de su vida: la alimentación, el vestido y calzado, el calor en las casas, el transporte, la salud, el aprendizaje, el apoyo mutuo… Y esta dinámica que se apoya en la colectividad conduce al empoderamiento de los individuos y el crecimiento personal.

Las ciudades en Transición son aquellas en las que una parte significativa de la población participa de la iniciativa de Transición, y están implicadas, en distinto grado, las instituciones, las asociaciones y las empresas.

Si se analiza lo que hacen las iniciativas de Transición, queda evidente que prácticamente no inventan nada nuevo… ¿Qué tiene, pues, de novedosa  la Transición? Algo de capital trascendencia para el individuo y el grupo. Utilizando una imagen gráfica, alumbramos la conciencia de que ya no sólo contemplamos a nuestro planeta como una pecera hacia la que sentimos Amor y con la que no sentimos comprometidos y activos, sino que nos percatamos de que estamos metidos dentro de esa pecera, en la cual se acaba el oxígeno,  el alimento disponible, el agua está cada vez más turbia, y somos cada vez más peces dentro.

¿Y cómo se despierta esa conciencia, esa constatación? En pocas palabras, cayendo en la cuenta de un fenómeno real e irrefutable: hemos alcanzado ya el pico en la producción de petróleo (en 2010, 87 M de barriles) después del cual comenzará un declive inexorable. Este declive tendrá, desde el corto plazo, un efecto sobre el consumo, tanto de lo necesario como de lo obsoleto, y va a sacudir nuestra civilización de una manera difícil de formular, porque de los combustibles fósiles depende la producción y el suministro de alimentos, el transporte, la sanidad, el calor en las casas, la edificación de viviendas, los bienes de consumo…

Cuando nos percatamos de esta realidad individualmente, surge el pánico. Cuando, tras ello, miramos a los demás y compartimos esos miedos e incertidumbres, puede saltar la chispa del empoderamiento colectivo: juntos podemos crear realidades que garanticen la calidad de nuestra vida y además colmen nuestro anhelo de respetar los límites del planeta. Éste es el espíritu de las iniciativas de Transición: acción para la creación colectiva, desde la sensación compartida de poder.

Las personas que se involucran en las inicitivas de Transición asumen:

- Que el decrecimiento es inevitable e inexorable. Es ya una realidad, no una opción.

- Que en nuestra forma actual de vida somos extraordinariamente dependientes de la disponibilidad barata y continua de recursos fósiles. Y no hay colchón comunitario a nuestro alrededor en el que apoyarnos, mucho menos confianza en los poderes públicos y privados.

- Que colectivamente tenemos un gran potencial infrautilizado, de creatividad, energía y conocimientos, para crear realidades favorables y respetuosas con el planeta.

- Que hay que actuar ya, aunque no sepamos qué efecto tendrá ni a dónde llegará esta aventura colectiva.

¿Qué están haciendo las iniciativas de Transición?

Sobre todo y especialmente, vincularse con entusiasmo en objetivos comunes, prácticos, visibles, inclusivos, adaptados a lo que las personas pueden dar de sí, y en los que la persona importa mucho.

Con este esquema de acción, se abordan iniciativas como la puesta en producción de tierras, fomento de la apicultura y la ganadería, aislamiento de casas a distintos niveles, creación de cooperativas o asociaciones para instalación de energía solar o eólica, talleres de reparación de ropa y calzado, compartición de electrodomésticos, herramientas o libros;  creación de redes de transporte entre particulares, aprendizaje de habilidades para el ahorro de energía, la conservación de alimentos o la confección de ropa; plantación de árboles productivos en lugares públicos, organización de eventos artísticos y lúdicos, intercambio de semillas, preparación de comida diaria colectiva, intercambio de tiempo o monedas locales, encuentros de crecimiento personal y grupal, construcción colectiva de infraestructuras para el barrio, puesta en uso colectivo de locales infrautilizados, recolección de plantas medicinales, lombricompostaje, creación de empresas y cooperativas rentables con fines sociales, cooperativas de construcción de viviendas bioclimáticas, cooperativas de consumo, etc.

¿Dónde existen iniciativas de Transición?

Prácticamente en todos los países de Europa, en EE.UU, Australia, Nueva Zelanda, Brasil o México.

En España, hay iniciativas emergentes en Gasteiz, Valencia, Barcelona, Jerez de la Frontera , Vilanova i la Geltrú, Coín (Málaga), Mallorca, Logroño, Zarzalejo (Madrid), Bilbao, Valladolid, Fuengirola-Mijas, Argelaguer (Girona), Portillo (Valladolid), Santa Coloma de Gramanets (Barcelona) o Tous (Valencia).

¿Cómo podéis crear una iniciativa de Transición?

Primero, leed, escuchad y ved . Informáos en el wiki del movimiento de Transición (www.movimientotransicion.pbworks.com )

Dentro de unos días, montad un encuentro con los vecinos de vuestra urbanización, de vuestro bloque, barrio o pueblo (en vuestra casa, o en un local grande si hay más gente), en el que visionéis una película o youtube, y charléis sobre:

- Qué os preocupa del futuro.

- Cómo sería vuestro barrrio/urbanización/pueblo, dentro de 10 años, si los vecinos abordáseis con valentía los nuevos tiempos de decrecimiento y tomáseis las riendas del cambio.

- Desde vuestro interior, qué os sentís invitados/as a hacer,  para dar los primeros pasos colectivamente.

No hay reglas o esquemas. No hay dos iniciativas de Transición iguales. Las personas que entran y salen son las que tienen que entrar y salir. Y nunca olvidáos de celebrar y reir, alrededor de una comida compartida y una buena sesión de canciones y chistes. ¡La Transición en vuestra vida será ya placenteramente irreversible!

Javier Zarzuela Aragón es promotor de iniciativas de Transición y participante en la iniciativa de Zarzalejo (Madrid)

DATOS DE CONTACTO:

http://zarzalejoentransicion.blogspot.com.es/


2 comentarios:

  1. Anónimo10:34 p. m.

    Las iniciativas de Transición tienen aspectos positivos, son iniciativas necesarias, pero claramente insuficientes. En los tiempos que corren no se puede permanecer al margen de reivindicaciones y hay que pronunciarse expresamente en situación como la HUELGA DEL 14N. Pero los transicionistas no dijeron ni mu, que yo sepa. Eso es muy lamentable e impedirá que el movimiento Transición aumente significativamente. Si tan independientes son de Totnes y Gran Bretaña en general, ¿por qué no apoyaron el 14-N colectivamente, al margen de lo que hicieran individual y anónimamente? Una cosa es actuar por debajo del radar y otra limitarse a reuniones de amiguetes que charlan del miedo que les da el futuro y sueñan con plantar unos arbolitos en el barrio. Respetuosamente: transicionistas, ¿no tenéis nada que decir de recortes, despidos, deshaucios, pensiones? ¿En qué mundo vivís? Ahora es el momento de empezar a decir conjuntamente con otras organizaciones NO y BASTA YA! Después ya será demasiado tarde,estaréis desprestigiados como movimiento y tod@s saldremos perdiendo los aspectos positivos del transicionismo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que en el caso de los transicionistas, el perder "prestigio" dentro del espectro socio-político no tiene gran importancia. Esto es debido a que sus objetivos no necesitan del juego mediático. Ellos trabajan directamente con el cambio de los modos de producción y los modos de vida. Trabajan directamente con "el arbolito" del que provendrán nuestros alimentos, y con la tierra de la que estarán hechas nuestras casas. El hecho de que no elijan el ámbito de la masividad para su acción no niega la urgencia de sus iniciativas. Aunque estoy de acuerdo con el anterior opinador, en el sentido de que el movimiento transicionista será aplastado a medida que los Estados se radicalicen debido a la crisis, a menos que inteligentemente asuma una estrategia para blindarse frente al Estado en convulsión. Hakim Bey (Peter Lamborn Wilson) ya lo ha explicado hasta el cansancio.

    ResponderEliminar