¿Qué es la Revolución Integral?

Decresita

Definiremos la Revolución Integral como el proceso histórico que implica una toma de conciencia tanto a nivel individual como colectivo para una transformación de las estructuras políticas, económicas, sociales, culturales… que sustentan el actual marco de relaciones que configuran la realidad.

Esta transformación requiere de un proyecto de decrecimiento, un cambio de valores, una verdadera deconstrucción del pensamiento económico, poniendo en cuestión las nociones como crecimiento, desarrollo, progreso, pobreza, necesidades, ayuda... La economía como medio para la vida humana y no como fin.

Ha de estar basado en tres pilares: 

La sencillez voluntaria. Redescubrir la riqueza en el florecimiento de las relaciones sociales de convivencia, en la frugalidad, la sobriedad, la simplicidad, la sencillez, es decir con cierta mesura de consumo material; pero sin limitaciones en el consumo de sentimientos, vida alegre y el buen vivir.

La autogestión colectiva. Mediante el desarrollo de iniciativas de organización colectiva a nivel local como las ciudades de transición, las cooperativas integrales, el movimiento lento, la permacultura, el desarrollo de la soberanía alimentaria y la agroecología, las ecoaldeas, los bancos de tierras, la okupación y recuperación de edificios y viviendas vacíos, la banca ética, los movimientos de lucha contra las grandes obras, el sindicalismo autogestionario y los modelos de reparto de trabajo, las iniciativas de renta básica y techo de ingresos, los grupos de insolventes, el uso del transporte colectivo compartido, la repoblación rural y el reparto de tierras, la relocalización agraria, la autoconstrucción ecológica y la arquitectura sostenible, huertos comunitarios, las asociaciones de salud integral, parto, lactancia y crianza natural, las comunidades de conocimiento libre, prensa libre, educación libre, comunidad libre, las redes de trueque, bancos de horas, mercados locales, los movimientos de desobediencia fiscal y desobediencia civil, las cooperativas autogestionadas de producción y consumo, de energías renovables, las redes de intercambio, las monedas sociales…

Formas de vida alternativa que en época de crisis puede ser una posibilidad de supervivencia. Y la base territorial y energética para otro modelo social.

La creación de un proyecto de acción política. Un proyecto de noviolencia, voluntario, de emancipación ideológica y superación de la idea de progreso, que pone en valor los bienes comunes y relacionales, de los cuidados, de la cooperación, reciprocidad, mutualidad y multiculturalidad; asumiendo los límites biofísicos de la Tierra, disminuyendo los flujos de energía y materia utilizados en los procesos productivos y ciclos de consumo.

La Revolución Integral como la construcción de formas de vida que tienen como sustrato el cuidado colectivo, una revolución civilizadora que reconozca que las personas somos seres vulnerables e interdependientes.

7 comentarios:

  1. Anónimo11:36 p. m.

    Así como otros textos de Decresita me han parecido que me aportaban algo, en este siento la necesidad de expresar que en su unir Revolución Integral con Decrecimiento lo que hace es asimilar la primera con el segundo, haciendo desaparecer su verdadero significado, que aún con cosas en común dista mucho en las formas y en el fondo.
    Limitándose a listar una serie de acciones que propone como "vida alternativa", pero no entra en la búsqueda de la verdad, la libertad, la recuperación del ser humano en todos sus aspectos (intelectual, volitivo, convivencial, emocional...), en la desaparición del par Estado-capitalismo, en el tipo de propiedad que surgiría de la Revolución Integral y en el nuevo sujeto con calidad y con fortaleza mental, espiritual y física que se autoconstruye para la revolución y a través de ella.
    Lo que ennumera debe de estar, pero no son los pilares que deben de sostener o los faros que tienen que guiar la revolución.
    En no mucho haremos difusión de un manifiesto por la Revolución Integral que tendrá en cuenta lo que ahora esbozo y aún más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. decresita11:37 a. m.

    Hola Anónimo:

    Quisiera hacer algún comentario sobre algunos términos que propones:

    ‘La búsqueda de la verdad’

    Pienso que la verdad no es un ente inmutable, cada persona y cada sociedad tienen su forma de mirar el mundo en el que viven, están en él: si intentamos imponer nuestra verdad nos convertimos en aquello que deseamos transformar.

    ‘La libertad’

    Te respondo aquí con las palabras de Simone Weil:

    Las banderas detrás de las cuales se arman los ejércitos tienen nombres altisonantes y con mayúscula: por la “Libertad”, por la “Democracia”, por el “Socialismo”, contra el “Capitalismo”, contra el “Fascismo”. ( ... ) Desgraciadamente estas palabras ocultan una lucha por ser el más fuerte donde puede más que querer demostrarlo y cumplir el sueño de la imaginación que la obtención de beneficios materiales. Así estamos hechos los humanos, ésa es nuestra barbarie.

    ‘la recuperación del ser humano’

    Y que mejor para recuperar el ser humano que una revolución civilizadora que reconozca que las personas somos seres vulnerables e interdependientes, poniéndo en el centro la vida y su cuidado.

    ‘la desaparición del par Estado-capitalismo’

    El Estado desaparecerá mediante un decrecimiento sereno, amable, convivencial...

    ‘sujeto con calidad y con fortaleza mental, espiritual y física que se autoconstruye’

    En este tipo de frases volvemos a encontrarnos con Nietzsche "el superhombre" y su interpretación de la realidad: "voluntad de poder"; y su idea de "verdad".

    Salud y alegría

    ResponderEliminar
  3. Saludos a ambos

    El asunto de la Revolución Integral es mucho más complejo como para vincularlo a una corriente como la del decrecimiento, lanzada desde las alturas por medio de sus departamentos universitarios. Estará elaborada por la gente corriente, y no por profesores universitarios, aunque sí como personas corrientes que quieran aunar su voluntad en un cambio cualitativo de la sociedad.

    Desengañaos, por favor, porque la transformación que necesitamos jamás ha de venir de la exorcitación del "imagirario colectivo". El capitalismo no es una simple entelequia que está en nuestras cabezas y se saca mediante una sesión de vudú. Es toda una estructura social y una manera de ser, y la "descolonización del imaginario colectivo" que tanto os gusta, ha de ser por ello, ante todo un compromiso personal en el esfuerzo de construirse como persona en valores y metas grandiosas que el sistema dominante nos ha arrebatado; el capitalismo no sólo lo llevamos en la cabeza, es que hoy por hoy "somos" capitalismo puro.

    Y por terminar, añadiré que el estado no se va auto gibarizar él solito en un carma de serenidad absoluta. Su hipotética desaparición será harto violenta y puede llevarse tras sí a multitudes humanas. Estudiad un poco la historia, por favor. escuchad el resonar planetario del armamento: el escudo antimisiles establecido por ZP, la venta hipermillonaria de arsenal militar a Arabia Saudita, entre otros, en la que ha participado "España", mirad con lupa a las "primaveras árabes", en las que EEUU ha salido triunfante como un glorioso aladid por la "libertad", y por dejarlo aquí, tendremos que esperar a ver cuando keynesianos, desglobalizadores, mininacionalistas, proteccionistas... empiezan a hablar de "remilitarización" como factor de reactivación económica.

    Un saludo a todxs

    ResponderEliminar
  4. Considero muy oportuna la Revolución Integral. Creo que es la mejor forma de salir de la situación en que estamos. Hay que conseguir un número suficiente de personas que quieran "alistarse".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. decresita11:30 a. m.

    Hola IEG:

    Quería hacer algunos comentarios respecto a lo que comentas:

    ‘elaborada por la gente corriente, y no por profesores universitarios’

    No entiendo que problema hay con los profesores universitarios, y porque no pueden participar en un debate sobre la Revolución Integral.

    ‘exorcitación’

    No entiendo esta palabra

    ‘hoy por hoy "somos" capitalismo puro’

    Los seres humanos estamos inmersos en una sociedad con una estructura económica capitalista, y como tales formamos parte de este aparato productivo; aunque también es cierto que las personas nos definimos por muchos otros discursos; pienso que no debemos ser reduccionistas.

    ‘el estado no se va auto gibarizar él solito’ ‘Su hipotética desaparición será harto violenta y puede llevarse tras sí a multitudes humanas’.

    El Estado es un sistema que actualmente está inserto junto con otras estructuras de dominación (el patriarcado, el sistema económico capitalista, la cultura occidental, el orden liberal, el colonialismo...); y que provocan diversas formas de opresión y violencia a millones de personas.

    Estas formas de dominación son simbólicas, anidan en nuestro inconsciente y forman parte del “imaginario colectivo”. Nuestros adversarios: las grandes transacionales, los grupos financieros, los medios de comunicación... no ejercen el poder directamente. El Gran hermano es anónimo, la servidumbre es voluntaria, las clases oprimidas aceptan como ‘natural’ la opresión. Y que hablar de las fuerzas de represión directa (ejército y policía); en caso de poder llevarse a cabo una acción subversiva -¿contra quién?- ¿que nivel de violencia habría que alcanzar?.

    ‘un compromiso personal en el esfuerzo de construirse como persona en valores y metas grandiosas que el sistema dominante nos ha arrebatado’

    La Revolución Integral es un proceso histórico (que probablemente abarque varias generaciones) que implica una toma de conciencia tanto a nivel individual como colectivo y requiere un cambio de valores, una verdadera deconstrucción del pensamiento dominante.

    salud y alegría

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:06 a. m.

    Pensando que es más lo que nos une que lo que nos separa y para aclarar mi mensaje, que veo que no ha sido entendido hago las siguientes reflexiones.

    La verdad no es inmutable ni yo he dicho que lo sea, pero su búsqueda, como coincidencia entre lo que vivimos, sabemos, hacemos... y la realidad, es fundamental para tener un análisis de la situación ajustado y por lo tanto que surjan acciones en relación con esa verdad, no con lo que a cada persona nos gustaría que fuera. Desde luego que en ningún momento yo quiero que nadie imponga su verdad, y mucho menos una sola persona, hablo de buscarla juntos, de no meter la cabeza como el avestruz y de no interpretar según nos venga bien o mal, sino perseguir el encontrar el mayor ajuste con la realidad.
    Me gusta que cites a Simone Weil, pero según lo que yo conozco de su obra, que no es todo, no pienso que sea un ejemplo de alguien que abogue por la lucha para conseguir unos simples beneficios materiales. Desde luego que las ideologías nos hacen caer en la ceguera, es mejor buscar qué es válido en cada caso y no definirnos con un sólo nombre. Quizá de ahí, a mi modo de ver, el adjetivo Integral.
    De acuerdo en que las personas, los seres humanos, somos vulnerables y limitados, y que la revolución integral nos tendría que poner en nuestro sitio, y el cuidado de la vida en un lugar muy importante. Pero no es solo eso ni de cualquier manera. Si no es desde la fraternidad pienso que puede resultar otro negocio.
    El Estado con su enorme poder coercitivo (ejército, fuerzas de seguridad, aparato judicial...) no creo que desaparezca de esa manera amable que tú presupones. El decrecimiento es una realidad, y la amablidad y la convivencia valores a recuperar y mantener... pero no creo que sean los que hagan desaparecer al Estado. De ahí la palabra revolución.
    También me gusta que critiques a Nietzsche y desde luego que yo no hablaba de un súperhombre, sino de salir de la debilidad que nos hace ser subhumanos, para ponernos a la altura simplemente del ser humano, no por encima. Si miro a mi alrededor veo personas débiles en todos esos aspectos, cuasinfantiles, sin asumir responsabilidad, sin cuidar su cuerpo más allá de seguir la moda, sin saber esforzarse, interesados y monetarizados, consumistas, egoístas, individualistas,... querer autoconstruirse para eliminarlo no es hacernos superhombres, es hacernos humanos aceptando a la vez que somos limitados y con defectos, pero no acomodándonos en ellos.

    Salud y valor.

    PD: suelo comentar con mi nombre, pero para responder a Decresita prefiero ponerme a su nivel de anonimato.

    ResponderEliminar
  7. El problema que tiene el término Revolución Integral es que las personas que la divulgan, critican todo lo que no es "la verdad", lo que impide a este término evolucionar y contaminarse con otras ideas, lo que hace que al final sirva de fortificación talibán contra el exterior perdiéndose la fuerza inicial con la que partió y volviéndose inútil para lo que en un principio se pretendía. Lástima.

    ResponderEliminar