Crítica al decrecimiento puro

José Maldonado

Siendo el decrecimiento, como es, una propuesta alternativa que pretende replantear los valores sobre los que se han desarrollado las naciones occidentales desde hace más de un siglo, y que ahora han emulado las naciones orientales como única alternativa de sobrevivir a corto plazo, esta alternativa que ustedes proponen me suena demasiado subversiva como para que llegue a ser considerada por los que tienen el poder y la posibilidad para iniciar un cambio.

Es necesario llamar la atención de los que ejercen de referentes a nivel social y económico, sean estos personas naturales o jurídicas. Estoy muy de acuerdo con ustedes en que el concepto del crecimiento es una camino directo hacia el agotamiento de recursos y hacia el deterioro total del medioambiente, pero es que su discurso es muy parecido al de las izquierdas subversivas de antaño, que como agitadores de consciencias estaban muy bien, pero eran absolutamente incapaces de ejecutar sus proyectos políticos. El problema es que ahora propuestas como la del decrecimiento debe ser ejecutada con éxito de forma imperativa.

Para esto les propongo primero aceptar el escenario de poder donde estamos actuando, el capital manda, y redistribuirlo sería una alternativa traumática que solo crearía malestar, desembocaría en capítulos demasiado violentos, siempre la distribución inicial del capital tiene estos efectos, y eso es lo último que necesitamos en estos momentos. Por el contrario, hay que persuadir a los grandes referentes del capitalismo a alinearse con este tipo de alternativas, y asimilar el capital como una herramienta valiosísima para la creación de bienestar, esa debe ser la razón de ser del capital actualmente, la creación de bienestar, tanto bienestar social como ambiental. Sé que hay muchos empresarios que comulgan con este concepto.

Segundo, hay que identificar la verdadera causa del problema, que personalmente creo es la dictadura del monetarismo a nivel económico, la creación de dinero sin respaldo alguno, basado solamente en la continua creación de deuda, convirtiendo al dinero no en una herramienta para el intercambio de bienes y servicios sino en una herramienta para la especulación, condenado a devaluarse siempre y nunca detenerse por la falta de recursos. Para esto propongo una moneda alternativa, paralela, basada en la producción primaria de comunidades agrarias sustentables, que inicialmente puede ser utilizada y promocionada como una herramienta de intercambio de bienes y servicios entre un grupo de personas y empresas que acepten esta moneda de manera voluntaria y más bien simbólica, publicitaria, presentarla como algo inofensivo, pero que con la adecuada promoción puede convertirse en la punta de lanza para efectivamente replantear los valores que actualmente motivan el comportamiento de las economías. Serían algo así como bonos de carbono al alcance de todos, y una excelente herramienta de publicidad si se la maneja con astucia y creatividad.

Estas solo son cosas que me he atrevido a proponer desde la trinchera de los que vivimos fuera del ámbito académico, pero que somos muy conscientes de la realidad en la que vivimos, de lo espeluznante que es la realidad que se nos viene, y que queremos hacer algo al respecto. Es quizás un grito atrevido que lanzo solamente para poder irme a dormir un poco más tranquilo.

Atentamente,

José Maldonado

Quito - Ecuador

7 comentarios:

  1. Estupendo. Interesante esta propuesta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:22 p. m.

    El verdadero problema del dinero (moneda) es que se puede hacer trampa con él. Se puede robar, se puede falsificar, se puede cobrar intereses, si está materializado (monedas, billetes) se puede destruir...
    No importa cuán honradas sean las intenciones de muchos, siempre habrá alguien que quiera sacar provecho propio.
    Desde luego que un reparto de la riqueza repentino causaría gran revuelo, pero es por la educación que hemos recibido todos.
    ¿Quién quiere tener menos? ¿Quién soportaría ser igual que los demás?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:05 p. m.

    Este tipo de moneda alternativa ya existe en varios lugares. Por ejemplo, en Santiago de Compostela hay varias monedas de este tipo "circulando". Aún no es mucha la gente que la utiliza, pero su funcionamiento está dando mucho que pensar, ya que se comprueba en primera persona que todas y todos tenemos capacidad de aportar algo a la comunidad y que eso nos convierte en iguales. No tiene mayor valor quien más posee, sino quien más aporta.
    Sin embargo, tampoco creo que sea sencillo expandir esta práctica de manera inocente y sutil. Nada de lo que se le escapa al capital es inocente. Y esto, sin duda está al margen de él por completo. Nos hace libres en nuestras relaciones y necesidades. Pero justamente por ello necesitamos confiar en este tipo de propuestas.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:12 p. m.

    Haced una pregunta decrecentista a Zapatero:
    http://www.youtube.com/worldview

    ResponderEliminar
  5. urbánico11:13 p. m.

    ¿y para que sirvió el dinero?
    http://youtu.be/ga7oxxKVczs

    ResponderEliminar
  6. Desde el espectro anarcocapitalista libertario mirad lo que le han hecho a una propuesta de creación de moneda alternativa : http://www.libremercado.com/2011-04-18/el-creador-del-dolar-de-oro-y-plata-en-eeuu-es-condenado-y-tachado-de-terrorista-1276420819/

    Me gustaría contactar con gente que esté trabajando o interesada en este campo : la política monetaria de la economía austriaca (concluir con la creación de dinero a través de la reserva fraccionaria), su más que posible relación con el decrecimiento, monedas complementarias, desnacionalización del dinero ....

    Para concluir una cita de José Manuel Naredo : “La pretensión de avanzar hacia un mundo social y ecológicamente más equilibrado y estable sin cuestionar las actuales tendencias expansivas de los activos financieros, los agregados monetarios y la mercantilización de la vida en general es algo tan ingenuo que roza la estupidez” José Manuel Naredo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:09 a. m.

    Me choca que diga usted que nos da estas ideas a pesar de estar "alejado del mundo académico". Me parece que sólo fuera del mundo académico (al que pertenezco, por cierto), podemos legar a alguna solución válida.

    ResponderEliminar