Las rebajas que quieres




Estamos ante una construcción audiovisual, con su propio lenguaje lleno de significados culturales vinculados a un conjunto de significantes sobre los cuales tratamos de reflexionar e interpretar.

Debemos entender este anuncio publicitario desde una doble vertiente: dentro de un marco más global - un marco cultural –; y también debemos entenderlo como una herramienta que permite reforzar una manera de ver el mundo. El spot se inserta dentro de una lógica colectiva que da sentido y contribuye a su vez a definir ese modo de producción de sentido.

El Corte Inglés

La empresa que paga el anuncio, El Corte Inglés (ECI), es una multinacional española de venta de mercancías, que emite el anuncio para tratar de conseguir un beneficio económico, para ello gasta en publicidad millones de euros todos los años intentando conducir a sus potenciales clientes hacia su ganancia económica; para ello dispone de un dispositivo técnico-organizativo que elabora estrategias de marketing, dentro de las cuales se incluye este anuncio.

La persona

Del otro lado, dentro del hogar (lugar de refugio, con la puerta cerrada y a salvo de los delincuentes) se encuentra la televisión; frente a ella las personas, que miran la pantalla pasivamente, reciben día tras día una sucesión de imágenes, durante periodos de tiempo de varias horas.

Inevitablemente, con esta información que llega al cerebro, cada persona va confeccionando, con su banco de representaciones mentales una construcción imaginaria (de imágenes) sobre la realidad, a la cual cada persona la va dando un sentido, ya que necesitamos que nuestra visión del mundo sea coherente.

El ritual

La campaña publicitaria comienza en los diferentes telediarios y noticieros, cuando aparecen las imágenes de avalanchas de gente dispuestas a tomar los centros comerciales (principalmente ECI) para comprar.

http://www.youtube.com/watch?v=H1lAKxWo_d0

“La persona que ve esas imágenes se siente parte del grupo y ya muestra ansiedad para aprovecharse de las rebajas; si todos van ‘por algo será’.”

La empresa ECI, posee unos slogans que año tras año marcan el calendario de consumo: ‘Las rebajas de El Corte Inglés’, ‘Ya es primavera en El Corte Inglés’, ‘El otoño es todo tuyo’...

En diversos programas de radio, televisión, revistas... se nos habla de consejos para ahorrar, de lo mucho que ayudan las rebajas a la cuesta de enero; pero ningún mensaje que diga: NO COMPRAR.

La seducción

El anuncio se abre con la siguiente frase:

Tú. ¿Por qué vienes tan contenta?

En la imagen aparece una cara conocida para el público – María Esteve -, que está tomando una café en la barra de una cafetería (está consumiendo de una manera trivial); Notemos que el tono que emplea es el de una conversación ordinaria.

De repente, otra actriz conocida – Natalia Verbeke – le responde

Hay una cosa que te quiero decir, es importante al menos para mí.

El tono cambia: la actriz canta un estribillo muy conocido del grupo ‘Tequila’, y enseña una bolsa roja durante un breve instante (en esa bolsa que todo el mundo identifica ‘como esa cosa’, por la que vieron correr anteriormente a mucha gente en los noticieros).

Este cambio de tono, cumple una función enfática, es decir se dirige al espectador ‘Tú’, y es una estrategia que obliga al espectador a sentirse interpelado con este llamamiento de atención.

Súbitamente, la actriz (María Esteve) es cogida por alguien, y se desencadena toda una metáfora delirante (mediante un baile). Esta metáfora representa ‘el deseo’; las imágenes del anuncio desencadenan en el cerebro toda una serie de significantes asociados a estas imágenes: el ocio, la alegría, el optimismo, la diversión, la danza...

La imágenes son conocidas, se asocian a la película ‘El otro lado de la cama’, estas actrices ‘deseables’ nos muestran con un montaje dinámico un derroche de placer, de satisfacción, de euforia, de alborozo...

Ah, ah, ah, ven a las rebajas

La canción original decía ‘Ah, ah, ah, dime que me quieres’ (subliminalmente dile a las rebajas que las quieres )

Moda, perfumes, complementos también, a unos precios que no te puedes creer

La imágenes mentales que tiene el espectador del anuncio, se mezclan con las mercancías que intenta vender la empresa y el mensaje sobre el precio que ‘no te puedes creer’ (de igual manera que las escenas que estás viendo, ‘son increíbles’).

Se elabora un mensaje antropomórfico (las actrices y los bailarines) para conectar con el objeto de deseo (las rebajas), aunque lo que de verdad le interesa a la empresa es venderte la ropa, los perfumes, los complementos (mercancías).

Mañana comienzan las rebajas

El futuro siempre será mejor; existe una conexión con la idea de progreso.

Ven a las rebajas. El Corte Inglés

Aparece un cártel engañoso: bajo el rótulo de rebajas un ‘hasta’ que forma parte del signo igual. Un ‘50’ muy grande y el símbolo ‘%’ siempre asociado al descuento. Una voz masculina realza la marca a destacar.

las rebajas que quieres

Se baja el telón, la comedia ha terminado, una voz femenina nos repite el slogan.


Ven a hacer realidad tus sueños. Consume y sé feliz.

3 comentarios:

  1. Anónimo9:52 a. m.

    Me llamo Octave y llevo ropa APC. Soy publicista: eso es, contamino el universo. Soy el tío que os vende mierda. Que os hace soñar con esas cosas que nunca tendréis. Cielo eternamente azul, tías que nunca son feas, una felicidad perfecta, retocada con el Photoshop. Imágenes relaminadas, músicas pegadizas. Cuando, a fuerza de ahorrar, logréis comprar el coche de vuestros sueños, el que lancé en mi última campaña, yo ya habré conseguido que esté pasado de moda. Os llevo 3 tres temporadas de ventaja, y siempre me las apaño para que os sintáis frustrados. El Glamour es el país al que nunca se consigue llegar. Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca. Hacer que se os caiga la baba, ése es mi sacerdocio. En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.

    ResponderEliminar
  2. Interesante... y "terrorífico" análisis. A mí también me ha llamado la atención esta campaña (como todas las demás). La publicidad es una fuente inagotable de sorpresas respecto a qué límites están dispuestos a cruzar para convertirnos en máquinas que consumen. Como muy bien se ha dicho aquí, siempre nos dan "muchas opciones" para comprar, para gastar, para consumir y hasta para "ahorrar comprando", pero nunca se nos muestra la alternativa de NO comprar, de NO consumir en absoluto.

    Será, entonces, que esa alternativa es la única real, bondadosa y posible, para salir de toda esta locura y convertirnos, algún día, en verdaderos seres humanos.

    Un cordial saludo y ánimo con todos los esfuerzos por concienciar para decrecer.

    Sheyimash

    ResponderEliminar
  3. Cuando tenía 10 años sólo tenía un trajecito hecho por mi madre de uno de ella, y el uniforme del colegio (demonjas por cierto). Yo me sentía feliz, en el colegio, no en casa la ropa no me importaba en absoluto (creo recordar). Lo único que me importaba era sentir que podía hablar y relacionarme con algunas personas y jugar, hacer maualidades. Ahora tampoco me importa la ropa y sigue importandome las relaciones, cada vez más difíciles con mi entorno que sólo se relacione de forma competitiva.Eso me genera tristeza.

    ResponderEliminar