Crisis ecológica, decrecimiento y democracia inclusiva

Ayer tuvo lugar la charla Crisis ecológica, decrecimiento y democracia inclusiva por parte del grupo catalán de Democracia Inclusiva, en la libreria Icària.

DI es una nueva filosofía que se propone un modelo de organización social verdaderamente democrático y ecológico.

La charla se estructuró por preguntas.

  • ¿Cuáles son las causas y consecuencias de la Economía de Mercado?

En otras palabras, ¿está el crecimiento economico detrás de la actual crisis ecológica?

Respecto a las causas, hay factores de dos tipos, i) institucionales. En el siglo XVIII entramos en la economía de mercado propiamente dicha, según la cual lo que controla el mercado son los precios y no decisiones tomadas conscientemente por la sociedad. Esto dió lugar a la lógica del crecimiento, esto es, a maximizar los beneficios (crecer o morir). ii) Ideológicos, existía toda una filosofía de crecimiento personal y acumulación de riqueza y el nacimiento de lo que se podría llamar ética consumista.

En cuanto a las consecuencia, son conocidas: acumulación excesiva de poder en manos de unos pocos, ya que hay que crecer para tener maás capital para bajar costos, ser más competitivo, etc. Y a un aumento de las desigualdades (por ejemplo con la implantación del liberalismo radical en los 80, la diferencia entre los que más ganan y los que menos ha pasado de 1:30 a 1:80). Esto ha dado lugar a su vez a una esquilmación de recursos, se ha visto la naturaleza como un almacén de productos y un vertedero de desechos. Así se calcula que se pierden 250 especies al día y hemos perdido ya el 50% de los bosques tropicales. Y ese deterioro del entorno ha tenido consecuencias para la salud humana, por ejemplo, la incidencia del cáncer de colon ha aumentado en un 275% de 1985-2005, 80% la de pulmón y una de cada 6 mujeres pueden padecer cáncer de mama.

Esto ha llevado a que en los últimos años se haya comenzado a hablar de los límites ecológicos del crecimiento económico.

  • ¿Qué es el decrecimiento?

No es un movimiento social (engloba distintas ideologías), ni una propuesta de reforma económica (ya que en si no es compatible con el sistema actual), ni es una alternativa al capitalismo (no define como ha de ser la propiedad ni el intercambio), y tampoco un estilo de vida (o al menos no es único, se puede practicar de diferentes maneras).

Lo que es en realidad el decrecimiento es un debate que cuestiona el crecimiento, una “palabra-obus” que pretende romper el imaginario del crecimiento para crear una sociedad más humana y racional.

  • ¿Es compatible la economía de mercado con el decrecimiento?

A juzgar por la inexistencia dicho modelo en la historia, se diría que no. La lógica del mercado es inseparable del crecimiento, por lo que teóricamente tampoco se podría dar. Y en la práctica menos aun porque si pones en marcha esa dinámica, las empresas huyen a otros países.

Es decir, es necesario un cambio estructural.

  • ¿Qué es y qué soluciones propone Democracia Inclusiva?

Es una propuesta de cambio en el ámbito político, económico, social y ecológico. Supone una recuperación del espacio publico mediante la democracia real (poder del pueblo que toma todas las decisiones, hay delegados y no representantes). Es una sociedad descentralizada y autónoma, con una economía local y reducida (de calidad, acabando con la importación, la obsolescencia programada, etc.). También supone una democratización de la comunicación para que todo el mundo tenga la misma voz y se pueda desechar de los medios el discurso materialista y llenar el vacío existencialista.

  • ¿Cómo se puede materializar el cambio?

No se puede hacer desde las instituciones actuales. Tampoco con pequeños cambios a nivel aislado (que llevan a la marginalización o a la reinserción), pueden contribuir pero no son suficientes.

No se puede imponer (como en el marxismo, que implica la toma del estado y luego el cambio de valores, que sólo llevó a un cambio en la élite dominante) tiene que ser voluntario. Ni puede ser una revolución desde abajo.

Tiene que darse una transición.

Para ello hay que difundir el mensaje y comenzar a crear instituciones paralelas: asambleas populares, empresas demóticas, monedas complementarias, banca paralela, etc.

Más información en su web, también os recomendamos la lectura de la publicación del grupo local DEMOS y este artículo de uno de los pensadores de DI.

Extraído de Grupo wwf-barcelona


4 comentarios:

  1. Ahora empiezo a encontrarle a sentido al decrecimiento...vaya manera de trabajar!!!.
    Gracias por cooperar.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:51 a. m.

    Interesante artículo.

    Pero ¿cómo luchar contra la concentración de poderes?

    En mi experiencia personal y profesional, el ser humano tarda una eternidad en tomar decisiones consensuadas (nos cuesta horrores ponernos de acuerdo), por lo que una organización descentralizada y sin jerarquía tiene menores posibilidades de "luchar" contra una organización centralizada y jerarquizada...

    Aunque la descentralizada sea más deseable y noble desde un punto de vista ético.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:24 p. m.

    Hola,

    respecto a lo que dice anónimo, dos aspectos a comentar:

    -es normal que no sepamos tomar decisiones en asamblea, pues no nos han enseñado a ello porque en la sociedad jerárquica actual no interesa. Una sociedad en la cual las instituciones soberanas fueran las asambleas debería tener muy claros los procedimientos asamblearios, debería haber un proceso de educación y unos valores correspondientes y una práctica política democrática cotidiana. En otras palabras, no nos podemos imaginar la sociedad propuesta con las personas actuales, puesto que tiene que haber una evolucion paralela de las personas y las nuevas instituciones democráticas.

    La idea del consenso evidentemente tampoco serviría para una concepción de la asamblea como orgáno político con poder sobre todos, es muy utópico pensar que todo un barrio o un pueblo estará siempre de acuerdo en todo, por la cual cosa el principio democrático básico de la votación sería utilizado en la mayoría de los casos. Para saber más sobre la crítica al consenso os recomiendo la lectura del libro "Las políticas de la ecologia social: municipalismo libertario”, Janet Biehl i Murray Bookchin, Virus editorial, 2009.

    saludos,

    kratia

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:26 p. m.

    Gracias por tu respuesta Kratia.

    Es cierto que no se nos educa para tomar decisiones en asamblea. Me he cansado de ver reuniones interminables porque cada cual quiere aportar constantemente su pequeño matiz sobre cada asunto en lugar de aceptar la propuesta de otros si en lo esencial estamos basicamente de acuerdo(ego y vanidad individual).

    Respecto al libro que recomiendas quizás lo busque, pero su título asusta... suena tan académico! jejeje

    En todo caso no entiendo cómo es posible que un tema tan importante cómo la democracia directa digital sea totalmente ninguneado en los medios de comunicación: no paran de hablar de facebook, web 2.0, pero nada de democracia electrónica!!!...

    Sería el mecanismo perfecto para articular las votaciones de estas asambleas de forma ágil. Supongo que no interesa a los que concentran el poder actualmente.

    Saludos,
    David

    ResponderEliminar