Jornadas sobre decrecimiento y sostenibilidad en la Universidad de Granada


Organizadas por la Cátedra José Saramago de Medio Ambiente y Calidad de Vida en la Universidad de Granada.


"Jornadas sobre decrecimiento y sostenibilidad: una propuesta alternativa
para la Cumbre de Copenhague."


2, 3 y 4 de Diciembre. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología.


- Taller sobre Decrecimiento.


2 de Diciembre de 10 a 14.

Aula 25. Escuela Universitaria de Trabajo Social.

Luis González (Coordinador de Ecologistas en Acción).


- Conferencias.

3 de Diciembre, 19:00

"En defensa del decrecimiento" - Carlos Taibo (Profesor de Ciencias
Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid).

Aula Magna. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología.


4 de Diciembre, 18:00

"Pequeño tratado del decrecimiento sereno" - Serge Latouche, (Prof. de
Economía de la Universidad de París III).

Aula Magna. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología.


Las conferencias son con entrada libre hasta completar el aforo de la sala.

El taller tiene plazas limitadas y hay que inscribirse enviando un correo
con nombre, tlf y correo electrónico a ggagliardini@ugr.es o acudiendo al
Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de
Granada (CICODE).



Complejo Administrativo Triunfo. Cuesta del Hospicio. 18071 Granada.
Tfn. 958 242 007. Fax. 958 240 953 Web: www.ugr.es/local/cicode

Visión cristiana y marxista del decrecimiento


Antonio Moreno de la Fuente
Teresa Bravo Gómez
Comunidades Cristianas Populares

El cambio climático amenaza a la humanidad: deshielo del polo norte, aumento del nivel del mar, desaparición de especies, desertización y lluvia ácida, escasez de agua potable, catástrofes naturales mas frecuentes, etc. Según la revista francesa Alternatives Economiques [en línea: http://www.alternatives-economiques.fr/changement-climatique---peut-on-eviter-le-pire-_fr_pub_875.html#45335] [consulta 03-11-09] el nº de catástrofes naturales mayores, aquellas que han causado más de 500 muertos, como los tifones, tsunamis y terremotos de este año en Filipinas, Samoa, Indonesia, El Salvador etc., han crecido más del doble desde el año 1980. De 10 por año han pasado a más de 20 después del año 2000.

A la crisis financiera-económica mundial, que estalla en EEUU en el 2007, hay que añadir esta crisis medioambiental, que si en diciembre de este año, en Copenhague, no se llega a acuerdos concretos, la humanidad estará en verdadero peligro de desaparecer. Y es que estamos ante una verdadera crisis sistémica y apocalíptica. No es extraño que en Internet existan numerosas pags webs y vídeos en YouToube que nos hablan del fin del mundo. E incluso, basándose en las profecías del Calendario Maya, fijan su fecha para el año 2012, tema de la película que, con el mismo título, se está proyectando actualmente en nuestras pantallas.

Pero, aunque ningún choque de asteroides contra la Tierra amenace hoy con provocar el fin de nuestro mundo, la humanidad sí puede desaparecer por el cambio climático, causado por el desarrollo de los países capitalistas. ¿Seremos capaces de superar esta crisis apocalíptica o de detener, al menos, los efectos nocivos del cambio climático? La tesis sostenida por el Decrecimiento lo afirma, aunque nos queda poco tiempo.

Por diversas etapas se ha pasado hasta llegar a este concepto de Decrecimiento. En síntesis serían:

1. Crecimiento cero.

En los años 60 se toma conciencia, como en otros muchos asuntos, de las consecuencias catastróficas que estaba originando la máquina productivista de la economía, tanto capitalista como soviética. Entre ellas, la desertización que, en 1950 ya se había perdido la quinta parte de la superficie cultivable y la deforestación, con la desaparición del 42% de las selvas tropicales (L.Boff. La dignidad de la tierra. Madrid: Trotta, 2000, p. 27). Había, por tanto, que parar esta máquina que agotaba los recursos. Kenneth E. Boulding utilizó en 1966 la gráfica expresión de que la Tierra es como una "nave espacial", con unos recursos limitados que deben ser utilizados de modo racional y moderado para asegurar la supervivencia de la humanidad (En Historia de la Ecologia. [en línea]:http://www.natureduca.com/cienc_hist_debatecrecim.php [consulta el 01-11-08].

Esta constatación la asume el Club de Roma en 1972 en su famoso informe sobre Los límites del crecimiento. Los recursos naturales son limitados y por tanto no puede existir un crecimiento o progreso ilimitado. Había, por tanto, que frenar o parar este tipo de crecimiento económico, de la misma manera que habría que detener el crecimiento urbanístico desordenado que hace inhabitables nuestras ciudades y contribuye a destruir su medio ambiente natural (Francisco Fernández Buey ¿Es el decrecimiento una utopía realizable? [en línea: http://www.kaosenlared.info/noticia/decrecimiento-utopia-realizable ] [consulta 02-11-09]. De aquí nace la teoría del crecimiento cero, sobre todo, cuando en 1973, las grandes economías comienzan a decrecer por la crisis del petróleo.

2. Desarrollo sostenible.


A pesar de este toque de atención, las economías occidentales no hicieron caso y considerando que detener el crecimiento económico era una utopía absurda, se lanzaron de nuevo a un crecimiento desaforado, inspirados por el capitalismo neoliberal que triunfa en los años 1980 con M. Tatcher y R. Reagan en Occidente y Brezhnev en la URSS. Se agilizan todas las fuerzas productivas para extraer de la Tierra todo cuanto ella puede suministrar. El capitalismo y el comunismo soviético organizaron un asalto sistemático a sus riquezas en el suelo, en el subsuelo, en los mares, en el aire y en la atmósfera exterior. “El hombre blanco –decía el Gran Jefe Seattle- es un forastero que llega en el silencio de la noche y arrebata de la tierra todo lo que necesita. La Tierra no es su hermana, sino su enemiga. Y después de conquistarla se marcha” (L.Boff. Ecología: Grito de la tierra, grito de los pobres. Madrid: Trotta, 1996, p. 275).

Fue la ONU, en 1987 con el Informe Brundtland, quien alertó de que este desarrollo ponía en peligro los recursos naturales para las generaciones futuras. Propone por ello un modelo de “desarrollo sostenible”, es decir, “un modelo de desarrollo en que la explotación de los recursos, la orientación de las inversiones, los rumbos del desarrollo económico estén de acuerdo con las necesidades actuales y futuras” (Boff, ibidem. 88). Este informe sirvió de base para la Conferencia de Naciones Unidas, conocida como Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992. En ella se impulsó el uso de fuentes alternativas de energía a los combustibles fósiles, vinculados al cambio climático y se apoyó el transporte público frente al privado, para reducir las emisiones de dióxido de carbono, la congestión en las ciudades y los problemas de salud causados por la polución (Vid. Cumbre de la Tierra, en Wikipedia [en linea] http://es.wikipedia.org/wiki/Cumbre_de_la_Tierra [consulta 02-11-09]. Sus acuerdos fueron la base del Protocolo de Kioto, firmado por los países industrializados el 11 de diciembre de 1997, comprometiéndose a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre 2008 y 2012, al menos un 5%, tomando como referencia los niveles de 1990 (Protocolo de Kioto, en Wikipedia [en línea: (http://es.wikipedia.org/wiki/Protocolo_de_Kioto_sobre_el_cambio_clim%C3%A1tico] [consulta 02-11-09]. Cumplimiento que se revisará en Copenhague el próximo diciembre.

Sin duda, el uso de energías renovables disminuirán las emisiones contaminantes y un desarrollo más armónico y equilibrado puede contribuir a que no se aumenten más las desigualdades entre los pueblos, como lo prueba el nacimiento de países emergentes como China, India o Brasil, e incluso entre las clases sociales, aumentando el número de personas de clase media, pudiendo también garantizarse más los recursos para las generaciones futuras. Sin embargo, el “desarrollo sostenible” enmascara el problema, pues el adjetivo de sostenible no quita la carga mortífera del sustantivo desarrollo, tanto capitalista como comunista soviético.

Ante todo, el desarrollo capitalista, –el soviético desapareció hace ya veinte años- por muy sostenible que se proclame, es incapaz de erradicar la pobreza, las desigualdades o de reforzar la cohesión social. El crecimiento capitalista mira sólo a expandir los mercados, llenarlos de bienes y servicios, pero a los que sólo puede acceder una élite de grupos sociales o de países, sin importarle los parados, los empobrecidos, pues su mecanismo se basa en alimentar las desigualdades para suscitar permanentes frustraciones y crear nuevas necesidades. La crisis actual nos lo está mostrando. En el mundo actual la brecha entre ricos y pobres ha pasado de un 30 a un 80 %. El propio Banco Mundial confiesa que no se alcanzarán los objetivos del Milenio, de reducir a la mitad las personas que viven en pobreza absoluta, de aquí al año 2015. En los países en desarrollo viven 1300 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, en los países industrializados son más de 100 millones de personas, y 120 millones en Europa Oriental y Asia Central ( Angeles Palacios Escobar. Pobreza en el mundo [en línea: http://www.rolandocordera.org.mx/esta_inter/pobreza.htm] [consulta 11-11-09]. En definitiva, el crecimiento o desarrollo capitalista, particularmente el financiero, que ha causado la Gran Depresión del siglo XXI es sólo para unas pocas personas y unos pocos países, no para la inmensa mayoría de la Madre Tierra (Antonio Turquin. La Gran Depresión del s.XXI [en línea: http://www.observatoriodelacrisis.org/readarticle.php?article_id=169] [consulta 02-11-09].

Según la ONU, los países desarrollados, donde vive el 15% de la población, emiten actualmente la mitad del CO2 que toda la población mundial. La huella ecológica de EEUU, por ej., es 5 veces más que la de China y 15 veces la de la India, contando con su diferencia de población. En Etiopía la huella per cápita es de 0’1 toneladas de C02, mientras que la de Canadá es de 20 toneladas de CO2 por h. (Naciones Unidas. Informe sobre Desarrollo humano 2007-2008: La lucha contra el cambio climático. Madrid: Mundi prensa libros, 2008, p.6). Por ello, el uso de las energías renovables (solar, eólica, biomasa y biocombustibles) disminuirán, sin duda, las emisiones contaminantes. Pero, es ilusorio suponer que estas energías sean suficientes para frenar los efectos del cambio climático, pues la producción de estas energías, como efectos del desarrollo económico, anula los beneficios de la reducción de la fuente de contaminación. Es lo que se llama el “efecto rebote” (Clement Homs. ¿Decrecimiento? [en línea: http://www40.brinkster.com/celtiberia/decrecimiento.html] [consulta: 10-11-2009].

Las razones, sin embargo, más esclarecedoras contra el desarrollo económico, sea o no sostenible, nos las ofrece Nicholas Georgescu-Roegen, economista rumano (Nicholas Georgescu-Roegen, en Wilipedia, [en línea: http://es.wikipedia.org/wiki/Nicholas_Georgescu-Roegen ] Existe una biografía en castellano de Oscar Carpintero. La Bioeconomia de Georgescu-Roegen. Mataró (Barcelona): Montesinos, 2006), fundador de la bio-economía y creador del concepto del “Decrecimiento”, que exponemos a continuación.

Leer el resto del artículo

IV Jornadas de consumo responsable de Pinto


Ecologistas en Acción de Pinto organiza por cuarto año consecutivo las Jornadas de Consumo Responsable de Pinto. Este año están centradas en la campaña sobre el Decrecimiento cuyo lema es “Menos para vivir mejor“.

Calendario de Actividades:

Viernes 27 de noviembre a las 19:00 Centro Cultural Infanta Cristina

Charla-coloquio: “Crisis Ecológica y Decrecimiento como alternativa”

Interviene: José Bellver, miembro de Ecologistas en Acción de Madrid.

Sábado 28 de noviembre: 11:30 a 13:30 Parque de El Egido, frente a la iglesia

Taller de elaboración de jabón y cosmética naturales.

Se elaborará jabón de lavadora con aceite reciclado y varias cremas cosméticas.

Sábado 28 de noviembre a las 19:00 Asociación de Minusválidos de Pinto C/ Egido de la Fuente nº 15

Cine-Forum con la proyección del documental:

“Simplicidad voluntaria y decrecimiento”

Director: Jean-Claude DECOURT. Nacionalidad: Francesa. 60 min.

Descargar el tríptico en formato PDF para más información:

triptico_jornadas_2009

Jornadas sobre alternativas sociales de la CGT



Inicio: 27/11/2009 16:30
Fin: 28/11/2009 19:05

Jornadas Confederales de Formación y Debate "Alternativas Sociales de la CGT"
Albergue juvenil San Fermín (Av. de los Fueros, 36. Madrid - Metro: San Fermín-Orcasur L3)

Viernes, 27.

- De 16,30 a 18,15h: Economía social y solidaria. Introducción a cargo de Antonio Hidalgo (Fed. de Banca de la CGT). Ponencia a cargo de Enrique del Río (Reas -Red de Economía Alternativa y Solidaria)

- De 18,45 a 20,30h: Decrecimiento. Introducción de Chema Berro (Director del ’Libre Pensamiento’), y ponencia de Enric Duran (Col·lectiu Crisi)

Sábado, 28.

- De 9,30 a 11,30h: Agroecología. Introducción de Paloma Monleón (Sª de Acción Social de la CGT. Ponentes: Jesús Ochoa (Agricultor; Sto Domingo de la Calzada, La Rioja); Juan Senovilla (Horticultor de Cuellar, Segovia); Cooperativa Crica (Ganaderos de Megeces, Valladolid); Coordinadora de Grupos de Consumo de Madrid.

- De 12,00 a 14,00h: Autogestión. Introducción de Antonio J. Carretero (Director del Rojo y Negro). Ponentes: Javier Ortega (Grupo La Veloz, Zaragoza) y Pablo Carmona (Traficantes de Sueños)

Audiovisual: Fábrica sin Patrones (FASINPAT - Zanón, Argentina)

- De 16,00 A 19,00h: Mesa Redonda "Propuestas concretas para ser aplicadas". Introducirá Helena Herrera (Sª General de CGT Illes Balears) · Propuesta "Economía social y solidaria": Xavi Palos (Cooperativa Trevol/Xarxa d’Economía Solidària) · Propuesta "Decrecimiento": Yayo Herrero (Ecologistas en Acción) · Propuesta "Agroecología": Emilio Alba (Ateneo Confederal de la CGT) · Propuesta "Autogestión": Enrique Fdez. Pérez (Sº General CGT Baix Llobregat) (Debate)

- De 19,05 a 19,30h: La alternativa de CGT a la sociedad capitalista. Exposición a cargo de Jacinto Ceacero, Secretario General de la CGT.

Solicitud de inscripción: Aquí
Descargar del programa : Aquí

Política y decrecimiento


José Luis Manchón - El faro crítico

Europa es un pésimo lugar para intentar hacer política. Uno de los principales objetivos de esta actividad humana, es poder influir en el poder ó llegar a ocuparlo, para desde allí, promover la modificación sustancial de realidades en todo tipo de ámbitos; pero el poder político por estas latitudes está tomado por el “Capital”.

La configuración de la “Comunidad Económica Europea” como una asociación de países donde se “blinda” la posibilidad de modificación del sistema económico, no permite la posibilidad de un cambio sustancial en el estado actual de las cosas. Europa, por lo tanto, guarda servidumbre a las leyes del mercado y a las decisiones adoptadas por los consejos de administración de las grandes compañías transnacionales. Consejos integrados por personas que no han sido elegidas democráticamente, y que por supuesto, no tienen entre sus objetivos la búsqueda del “Interés general”.

En nuestras sociedades europeas llamadas “De Consumo”, la imposibilidad de poner en cuestión de una forma radical el funcionamiento del sistema económico como parte significativa del horizonte de actuación política, castra y desanima a las corrientes ideológicas que buscan invertir el funcionamiento de la superestructura. El mensaje lanzado es claro, se podrá elegir “democráticamente” en cualquier estado socio a gobernantes de cualquier ideología más o menos considerada “decente”, pero estos, una vez elegidos, estarán obligados a no intervenir en la configuración y el funcionamiento del sistema económico. Gobiernos de derechas e izquierdas en Europa, tendrán siempre mucho en común; la defensa obligada del libre albedrío del sistema capitalista de libre mercado.

El elector, gran conocedor a través de la propaganda de este escenario cercado, no se decantará por proyectos políticos que precisamente por cuestionar el modelo económico, puedan ser objeto de aislamiento. El voto útil y la consecuente tendencia al bipartidismo, es la máxima expresión de la corrupción intelectual generalizada de los votantes de nuestras democracias.

Ante esta situación, el estado de confusión de la “masa” es tal, que ha dejado de percibir las violaciones constitucionales. Un caso muy reciente y muy claro es el español y tiene que ver con el indiferentismo general con el cual ha vivido la mayoría de la población, la usurpación del derecho a una vivienda digna, que ampara la constitución española como derecho fundamental, y cuya violación está directamente relacionada con la especulación del suelo que ha sido promovida por las propias administraciones públicas.

Por si no fuera suficiente, las campañas publicitarias alentadas por “Lobbys” empresariales, consiguen generar estados de opinión donde subyacen criterios mercantiles, que permiten dirigir el voto en una dirección beneficiosa para el sector productivo representado. Mientras tanto, estos mismos “Lobbys” financian partidos políticos con posibilidades de llegar al poder.

Nuestros representantes políticos, una vez otorgado el poder a través de la consumación del habitual engaño mediático masivo de las elecciones, pagarán las deudas pendientes con los grupos empresariales con tratos de favor. También contraerán otras deudas de tipo financiero, o venderán al mejor postor el patrimonio público, para intentar cumplir el exagerado programa electoral con el cual se habrán comprometido con el ciudadano. Programa electoral que habrá sido diseñado con la colaboración de una empresa de “Marketing y Relaciones Públicas”. El objetivo de acción del político no será en primera instancia, satisfacer el compromiso adquirido con el ciudadano y trabajar por el interés general, sino más bien, satisfacer los requisitos necesarios para ganar las próximas elecciones. Es el poder en si mismo lo que se ansía; un poder que ocupará gran parte del tiempo en la toma de decisiones en el ámbito puramente económico.

Tenemos ante nosotros una dimensión económica, la “Capitalista”, que es un hilo transversal a los estados y las ideologías oficiales, casi atemporal, que se convierte en criterio. El criterio de maximización del beneficio económico, es uno de los principios que más intensamente rige nuestras vidas y el de nuestras sociedades. Para verificar esta afirmación, solo tenemos que comprobar como actualmente la salud de un país se mide a través del crecimiento anual del “Producto Interior Bruto (PIB)”, ó pararnos a observar las múltiples escenas en las cuales nuestros máximos representantes políticos, elegidos democráticamente por millones de personas, sucumben a las peticiones abusivas de los dirigentes de las grandes compañías, ante la amenaza de la deslocalización o el cierre, ó como después de abandonar la carrera política, estos mismos servidores públicos se incorporan a los órganos de decisión de las grandes empresas, con el objetivo claro de poder incidir directamente en las decisiones del aparato público. Es prácticamente imposible delimitar un ámbito en la política de los grandes partidos, donde los intereses del “Capital” no estén representados.

El crecimiento exponencial del desencanto y la decepción del votante de izquierdas en Europa, tiene mucho que ver con lo expuesto anteriormente, ya que las enormes contradicciones en las que se incurren al poner en práctica un equilibrio imposible entre la gestión ideológica de izquierdas, la necesidad de financiación externa y el respeto impoluto al inamovible sistema económico Capitalista, son de una crudeza repugnante e insoportables para un ciudadano minimamente informado.


Leer el artículo completo



Las Ciudades en Transición: resiliencia, relocalización y catastrofismo ilustrado


Escrito por Luc Semal y Mathilde Szuba - Entropie la Revue

Traducido por A.Zambrano y Y. de la Fuente

Nacido en 2005 en el Reino Unido, el movimiento de Ciudades de Transición - compuesto por un centenar de ciudades que aspiran a vivir, en un futuro no muy lejano, sin petróleo - se dio a conocer hace unos meses de las redes francesas de los objetores de crecimiento y de la ecología radical. Por lo general, han despertado mucho interés y curiosidad por su enfoque pragmático y apolítico de la cuestión del medio ambiente, que difiere en algunos aspectos de las reflexiones sobre el decrecimiento tal como la conocemos en Francia. Con todo, vale la pena ahondar este análisis, y tratar de entender lo que hace el éxito instantáneo de este movimiento de la transición en el Reino Unido, y cómo el movimiento para el decrecimiento podría encontrar ahí una fuente de inspiración.

Porque el decrecimiento y la transición, son dos maneras diferentes de decir lo mismo : que la acumulación del mundo material en el que vivimos acabará, voluntaria o involuntariamente. Pero el fin de este mundo no es necesariamente el fin del mundo - para citar a Patrick Viveret - puede haber un post-petróleo, después de la acumulación de material, incluso post-colapso... En resumen, el decrecimiento como la transición nos dicen que tenemos el poder, al menos en teoría, de transformar este desastre en una oportunidad de inventar un mundo mejor –con la condición sin embargo, de cambiar radicalmente nuestro modo de vida rápidamente. Basándonos no sólo en un estudio de la literatura producida por los dirigentes y activistas de la transición, sino también en la observación y las entrevistas de un trabajo anterior [1], nos proponemos aquí analizar lo que hace el enfoque desarrollado por las ciudades en transición tan especial e interesante, así como los elementos que podrían inspirar a los objetores de crecimiento dispuestos a actuar entre dos peligros : el deber de Felicidad [2] y la negación del riesgo de colapso, por un lado, la tendencia al derrotismo y la impotencia frente a un colapso demasiado seguro en el otro.

Una base radical : el colapso es inevitable

El punto de partida para la reflexión de las Ciudades de Transición es el reconocimiento de que estamos al borde de un cambio de sociedad. Nos guste o no, este cambio es inminente, inevitable, y probablemente sea brutal. Esta convicción es la base no negociable de toda la reflexión del movimiento.

Más concretamente, esta creencia se basa en dos fenómenos importantes que los líderes y activistas del movimiento [3] piensan científicamente comprobados : el cambio climático por un lado, y el pico del petróleo por el otro. Con respecto al cambio climático, la transición se basa no sólo en el informe del IPCC, sino también en los documentales (como el de Al Gore) y los escritos de varios autores -entre ellos, algunos especialmente catastróficos como Mark Lynas [4]. Para el pico del petróleo se basan, en particular, sobre los estudios de ASPO [5] y los ensayos de los investigadores que estudian el tema desde hace varios años, entre ellos Richard Heinberg [6] : en este contexto, cabe señalar que si los autores franceses poco han abordado este problema, hay en cambio muchas publicaciones anglosajonas que han contribuido a consolidar y difundir los argumentos científicos que apoyan la idea de un inminente pico del petróleo. A pesar de una controversia continua acerca de este pico, el disparo del precio del petróleo durante el verano de 2008 fue considerado por los activistas y expertos como una validación empírica, por lo menos en parte, de esta tesis.

Para los dirigentes y activistas de la transición, nuestras sociedades se enfrentan ahora a dos hechos científicamente probados, sobre los que se basan. El cambio climático nos dice que deberíamos cambiar y el pico del petróleo nos dice que deberemos cambiar : son dos caras de una misma moneda. El peso de la validación científica es crucial en el enfoque desarrollado por la transición, ya que estas validaciones proporcionan una base común indiscutible y no negociable sobre la cual los activistas venidos de todos los horizontes pueden llegar a un acuerdo.

Pero necesariamente, esta plataforma común, basada en la apropiación de demostraciones científicas, somete los líderes y activistas a una perspectiva bastante pesimista a priori : si el petróleo es cada vez más caro y el clima cada vez más loco, nuestras empresas no podrán soportar el choque. La era de los transportes baratos, el turismo de masas y la globalización, por citar sólo estos fenómenos, llega inevitablemente a su fin. La crisis económica que estamos experimentando ahora es sólo un pálido reflejo de lo que está por venir, en el mejor de los casos dentro de unos pocos años. La hipótesis de un colapso de la sociedad - según lo definido por Jared Diamond, es decir una « reducción drástica de la población humana y/o complejidad política/económica/social, a más o menos largo plazo [7] »- no es eludida, al contrario, es una de las bases más sólidas de los intercambios de los grupos de transición.

Los temas de algunos talleres organizados por dichos activistas ilustran bien esta certeza de que vamos a enfrentar grandes desastres. Algunos plantean la cuestión de manera general, a través de talleres con títulos tales como « After the crash » ou « How will Exeter survive and flourish after the end of cheap oil ? ». Pero otros profundizan más las consecuencias de los desastres, y no descartan ningún tema de reflexión : así es como podemos conseguir agrónomos y nutricionistas que se preguntan si el Reino Unido es realmente capaz de alcanzar la autosuficiencia alimentaria. Los médicos han examinado la cuestión de la medicina post-petróleo, e incluso la odontología post-petróleo, dos áreas en las que se enfrentan a algunos de los detalles más inquietantes y más espantosos de lo que puede significar post-colapso.

La base de la certeza científica común a todos los activistas de la transición los lleva rápidamente a encarar las perspectivas angustiantes de un colapso. Pero la fuerza de la transición es proporcionar un marco para la reflexión y la acción, sin negar los inevitables desastres que se avecinan, que permita actuar con el fin de prepararnos y, sobre todo, preparar una mejor vida después de la catástrofe.

Leer el resto del artículo




La cultura de la escasez


La forma de mantenernos en constante competición unos con otros, en lucha constante por los recursos, por el dinero, por los medios de subsistencia, por un puesto de trabajo, por una plaza de aparcamiento, por una vivienda más amplia (o simplemente por un lugar en que vivir), por una plaza en la universidad, por un trozo de pan, etc., etc., consiste en inculcarnos, constantemente y desde la infancia, el convencimiento de que hay escasez de todo, de que los bienes terrenales y la calidad de vida son algo escaso por lo que hay que luchar, cuando lo cierto es que sobra de todo: alimentos, dinero, espacio físico, tiempo para lo importante... Detrás de cada corruptela, de cada escándalo -tan abundantes en los últimos decenios en la escena política y financiera-, de cada personajillo que, tras haber conseguido trepar hasta algún puesto de poder se enriquece a costa de los demás, hay en realidad una niña o un niño asustados de no tener, de carecer. Sin embargo, es posible avanzar hacia una cultura de la abundancia.

De esta forma, contrariamente a todo el discurso dominante del desarrollo moderno, éste no se caracteriza por ser una búsqueda de cómo paliar la pobreza sino que, por el contrario, se nutre de la pobreza y necesita de ella como motor de su lógica, orientada eternamente hacia el futuro. Es esta (re)producción de la pobreza la que nutre -y legitima- la reproducción ampliada de la producción de mercancías y, de este modo, del capital.

Es más, podemos afirmar que la sociedad moderna es la primera sociedad que ha creado un cuerpo técnico especializado, cuya función es justamente la de crear y de (re)producir la pobreza: los profesionales de la publicidad y del marketing que, mediante la manipulación del lenguaje simbólico y al incidir sobre las carencias y los anhelos psicológicos inconscientes de las personas, logran fomentar el deseo de consumo, la subjetividad de la pobreza. Consecuentemente, la llamada ayuda al desarrollo -legitimada bajo el manto de “lucha contra la pobreza”- es, de hecho, la manera por la cual la pobreza es introducida en sociedades que se organizaban, antes de este contacto con la modernidad, en torno de la lógica de la abundancia y no en torno de la lógica de la escasez. Es precisamente esta supuesta “ayuda” el instrumento por el cual se introduce en tales sociedades el modelo social moderno y -sobre todo- la concepción moderna de necesidades.

Antes, estas sociedades orbitaban en torno a una lógica socio-cultural que no buscaba incesantemente lo nuevo, sino que cultivaba la preservación de los valores y de los equilibrios presentes. Se basaban en el principio de la saciedad y no de la concepción, típicamente moderna, de que el ser humano se caracteriza por poseer necesidades ilimitadas, es decir, del argumento de la lógica de la falta, de la carencia. Es más, se trataba de organizaciones sociales en las cuales el mercado jugaba una función secundaria, justamente al contrario de la sociedad moderna, cuya organización social se articula en torno de las relaciones del mercado y que ha elegido los satisfactores mercantiles (las mercancías) como los satisfactores más importantes, anteponiendo así -como ya analizó Fromm- el Tener al Ser. Bajo esta concepción, al no tener dinero para acceder a la posesión de los satisfactores mercantiles privilegiados por las sociedades modernas, uno es y se siente pobre casi por definición.

Y es esta concepción mercantil de la pobreza la que ensombrece todos los otros tipos de “pobrezas”, como la pobreza espiritual, la pobreza afectiva/emocional, la pobreza de relaciones -tanto sociales como con un medio físico armonioso-, bajo cuyo prisma tendríamos que invertir, de hecho, la concepción dominante de sociedades ricas y pobres, ya que es justamente en los países más desarrollados donde más se sufre de este tipo de pobrezas, hecho que parecen confirmar los altos índices de suicidio y de enfermedades de carácter depresivo que las caracteriza.

Hay en el mundo suficiente para las necesidades de todos, pero nunca habrá bastante para la codicia de unos pocos.

Mahatma Gandhi

Si nos dejamos llevar por el miedo a la “pobreza”, les seguiremos pasando a los demás la miseria desnuda.

Rudolph Bahro

Para saber más: Las cosas por su nombre. David Sempau

El mito burgués de la felicidad y la igualdad


Todo el discurso sobre las necesidades se basa en una antropología ingenua: la de la propensión natural del ser humano a la felicidad. La felicidad, inscrita en letras de fuego detrás de la más trivial publicidad de unas vacaciones en las Canarias o de unas sales de baño, es la referencia absoluta de la sociedad de consumo: es propiamente el equivalente de la salvación. Pero, ¿cuál es esa felicidad cuya búsqueda atormenta a la civilización moderna con semejante fuerza ideológica?

También en este aspecto, es necesario revisar toda visión espontánea. La fuerza ideológica de la noción de felicidad no procede justamente de una propensión natural de cada individuo a alcanzarla para sí. Procede, sociológica e históricamente, del hecho de que el mito de la felicidad recoge y encarne en las sociedades modernas el mito de la igualdad. Toda la virulencia política y sociológica con que se ha cargado ese mito, desde la revolución industrial y las revoluciones del siglo XIX, se transfirió al mito de la Felicidad.

El hecho de que la felicidad tenga, en primer lugar, esta significación y esta fución ideológica acarrea importantes consecuencias en cuanto a su contenido: por ser el vehículo del mito igualitario, es necesario que la felicidad sea mensurable. Hace falta que sea un bienestar mensurable en objetos y signos, en ‘confort’ como decía Tocqueville quien ya notaba esta tendencia de las sociedades democráticas a acumular cada vez más bienestar, como resorción de las fatalidades sociales e igualación de todos los destinos.

La felicidad como goce total o interior, esa felicidad independiente de los signos que podrían manifestarla a los ojos de los demás, esa felicidad que no tiene necesidad de pruebas, queda pues excluida de entrada del ideal de consumo, en el cual la felicidad es sobre todo exigencia de igualdad (o de distinción, por supuesto) y, en función de ello, debe manifestarse siempre en relación con criterios visibles. En ese sentido, la felicidad está aún más lejos de toda ‘fiesta’ o exaltación colectiva puesto que, alimentada pro una exigencia igualitaria, se basa en los principios individualistas, fortalecidos por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que reconoce explícitamente a cada uno (a cada individuo) el derecho a la felicidad.

La ‘revolución del Bienestar’ es la heredera, la ejecutora testamentaria, de la revolución burguesa o simplemente de toda revolución que erige en principio la igualdad de los hombres, sin poder (o sin querer) realizarla en el fondo. El principio democrático se transfiere pues de una igualdad real, de las capacidades, de las responsabilidades, de las oportunidades sociales, de la felicidad (en el sentido pleno del término) a una igualdad ante el Objeto y otros signos evidentes del éxito social y de la felicidad. Es la democracia de la posición social, la democracia de la televisión, del automóvil y del equipo estéreo de música, democracia aparentemente concreta, pero igualmente formal, que responde, más allá de las contradicciones y las desigualdades sociales, a la democracia formal inscrita en la constitución. Ambas, cada una sirviéndole de pretexto a la otra, se conjugan en una ideología democrática global que oculta que la democracia está ausente y la igualdad es imposible de encontrar.

Jean Baudrillard. La sociedad de consumo. Sus mitos, sus estructuras. 1970.

La moneda social ECO


El ECO crea una economía accesible a todas las personas y más responsable hacia los recursos y la vida en la Tierra.

Hace dos semanas comenzaron a circular los billetes de ECO en Tarragona y a nivel virtual comenzó a funcionar la Red ECO en todo el país, e incluso se han registrado personas de otros países. Poco a poco la gente lo va conociendo y entendiendo y algunos comienzan a probar esta forma de intercambio de servicios y productos.

El 12 de diciembre haremos la presentación oficial en la Feria del Consumo Responsable en la Rambla Nova de Tarragona.

La moneda social no tiene interés y por eso es más económica: cuando pedimos un crédito a un banco normal acabamos pagando casi el doble con los años, en ECOs el crédito es gratuito. Y también es más ecológica: con moneda normal es más rentable talar árboles y explotar a las personas para poner el dinero en el banco, donde a causa de los intereses crece artificialmente más rápido que los árboles; los ECOs al no producir intereses nos ayudan a tener una actitud más responsable con las personas y el medio.

¡Ya hay más de 80 servicios y productos que se pueden pagar con ECOs!

A este ritmo vamos a superar por mucho los 100 que teníamos previstos para fin de año. Muy pronto tendremos disponible el servicio de compartir coche desde nuestra web, para que las personas puedan organizar sus viajes compartidos a trabajar, estudiar o de vacaciones; el programa ayuda a encontrar gente que quiere compartir viaje e incluso calcula el dinero y el CO2 ahorrados.

Estés donde estés fomenta el intercambio en tu comunidad. En la web www.xarxaeco.org encontrarás en la columna derecha los siguientes vínculos: "Registrarme en la Red ECO", "Lista de Servicios en ECOs" y otras opciones. Puedes registrarte gratuitamente, el sistema te pedirá que ofrezcas al menos dos servicios o productos . Puedes tomar ideas de: "Ver qué servicios puedo ofrecer en la Red" o de la "Lista de Servicios en ECOs" que ya existen. Hay gente que ya consiguió trabajo en ECOs haciendo diseño gráfico, traducciones, reparaciones, venta de verdura ecológica y dando clases.

Nadie debería ser marginado del sistema monetario por no ser un "cliente rentable" como ocurre en el sistema actual.

En la Red de Intercambio no se requiere realizar ventas para empezar a comprar ya que es un sistema de ayuda mútua, como un intercambio de favores, una economía alternativa, más justa a la que todo el mundo tiene acceso, a diferencia de la economía "bancaria" donde las instituciones financieras deciden quién está dentro del sistema y quién no es un "cliente rentable".

Todos tenemos algo valioso que ofrecer a los demás, tengamos trabajo o no, estemos en listas de deudores morosos o no. La Red ECO permite un intercambio transparente y sin "costes bancarios" en euros, que son tan escasos en épocas de crisis. A la gente que no usa internet o móvil, la atendemos personalmente en puntos definidos para informarles y que hagan sus ofertas y búsquedas de servicios.

Te cuento una experiencia personal. Hace unos días le arreglé el ordenador a una mujer que está en la Red ECO. Aunque insistía en pagarme en euros, le cobré en ECOs. ¡Sentí una sensación increíble! Aparte de vivirlo como alguien que ayuda a un amigo, sentí que empezábamos esa una cadena de favores. Estaba diciendo con acciones "no me preocupa el dinero", lo que quería es aportar algo al lugar donde vivo y animar a esa persona preocupada porque creía que había arruinado el ordenador de su amiga.

A su vez ella se quedó sorprendida de no necesitar el dinero "escaso" para esto y ahora tendrá motivos para hacer algo por otra persona con ese mismo espíritu generoso que el ECO facilita. Y así los ECOs se convierten en una pequeña ayuda para devolver sentido a nuestros lazos de comunidad, tan degradados a veces.

Espero que si quieres participar o ayudar a extender la iniciativa a otros lugares, tengas una muy buena experiencia intercambiando, y en cualquier momento si tienes alguna duda o dificultad, por favor contáctanos.

Al usar ECOs consigues:
  • Un 20% de beneficio al pedir el cambio en ECOs.
  • Ahorrar euros: cuanto más usamos la moneda social, más euros nos quedan libres para otros gastos.
  • Ahorrar uniéndote al grupo de Compra Conjunta de Xarxa ECO.
  • Generar un consumo y un turismo más responsables.
  • Subvenciones y préstamos sin interés a entidades y asociaciones para apoyar iniciativas sociales, culturales y medioambientales.
  • Apoyar el autoempleo y el comercio local, que crean muchos más puestos de trabajo que las grandes cadenas.
  • Hacer rendir un 20% más tus ingresos ahorrándote los elevados costes de tarjetas y otros productos financieros.
  • Ayudar a construir una economía local más fuerte y respetuosa con el medioambiente.
  • Participar en la Red de Intercambio ECO. Encontrarás cada día nuevos productos y servicios de otros usuarios de la Red. No necesitas vender para empezar a comprar: es un sistema económico de ayuda mútua.
  • Usar ECOs desde el móvil e internet. Apúntate en www.xarxaeco.org o en el Restaurant La Corriola.
  • Unirte a 14.000 usuarios de la Red de Grupos de Intercambio del mundo. Desde tu cuenta en la Red tus ECOs sirven en 300 ciudades de todo el mundo

Una sociedad sencilla


"Fue la pequeña unidad, la ciudad-estado independiente, donde todos sabían de todo cuanto acontecía en ella, que surgieron gigantes intelectuales. El ciudadano de un estado pequeño no es mejor o más sabio por naturaleza que el de una superpotencia. Él también es un ser humano lleno de imperfecciones, ambiciones y vicios sociales. Sin embargo, carece del poder y de los medios para saciarlos de manera peligrosa...

La fertilidad cultural de los pequeños estados consiste en que, con sus pequeñas dimensiones y sus problemas insignificantes de la vida comunal, liberan para sus habitantes el tiempo y el ocio sin el cual ninguna gran obra de arte puede ser creada. Las cuestiones de gobierno son tan insignificantes, que sólo una fracción de las energías individuales tiene que ser canalizada hacia los servicios sociales. La sociedad funciona casi por sí sola...

Es la oportunidad para individuos creativos de aprender la verdad, sin la cual ni el arte, ni la literatura, ni la filosofía, pueden ser desarrolladas. Sin embargo, para aprender la verdad en un mundo que es tan diverso como el nuestro y que se manifiesta de incontables formas, incidentes y relaciones, el individuo tiene que ser capaz de participar de una gran variedad de experiencias personales. No un gran número, sino una gran variedad. Y eso es infinitamente más fácil en un estado pequeño que en un gran estado.

Quizás no llegues a saber nunca qué consecuencias resultarán de tu acción, pero si no haces nada, jamás habrá consecuencias."

Mahatma Gandhi

El decrecimiento como alternativa en Cádiz


El próximo Jueves 19 de noviembre a las 19.30, en la Facultad de Ciencias Económicas (antiguo Hospital de Mora), el Comité Oscar Romero y el Area de Acción Social de la UCA, organizan un acto que merece la pena asistir.


Joan Surroca dará una conferencia sobre un tema de mucha actualidad: ” El Decrecimiento”, como alternativa de salida a la actual crisis sistémica. Y seguidamente se presentará la agenda del 2010, con un tema verdaderamente apasionante: ” Salvémonos con el Planeta”. Sin duda un acto que merece la pena de ir, palabra de manoverde.

Plática sobre decrecimiento de Carlos Taibo en Pamplona

Municipalismo libertario, una alternativa local


Reedición de la propuesta comunalista de Murray Bookchin


El interés que se ha despertado en los últimos tiempos por la potenciación del ámbito local no sólo tiene que ver con las torpezas y el descrédito de las políticas centralizadas, ni con el ejercicio lúgubre del poder de los estados como rodillo homogeneizador, sino que tiene que ver también con el sentido común y con la necesidad de imaginar ámbitos políticos que propicien la vida social sobre la base de una democracia y una economía de proximidad. En este sentido, la reedición de las políticas de la ecología social es una buena noticia porque nos invita a incidir sobre uno de los ideales de organización humana más primordiales: el municipalismo de base..

El libro de Janet Biehl expone y sintetiza con fidelidad el pensamiento que su compañero Murray Bookchin (1921-2006) elaboró en torno al municipalismo libertario - pero que ha quedado disperso en su obra- y recoge también una entrevista con el activista e investigador norteamericano. Fue publicado en 1997 y, al año siguiente, la editorial Virus lo editó en castellano con la colaboración de la Fundación Salvador Segu y la Colectividad Los Arenalejos, ecoaldea situada en Alozaina (Málaga) que se encargó de la traducción del texto como parte de su empeño por difundir las ideas de Bookchin en nuestro entorno. Este trabajo sirvió de base para la discusión internacional sobre la propuesta del Municipalismo Libertario que en agosto de 1998 se celebró en Lisboa bajo encendidos debates que aún están muy presentes en el imaginario ácrata.

La alternativa municipal formulada por Murray Bookchin ha de entenderse, antes que nada, como la expresión política de la ecología social que este autor desarrolló a partir de 1952: una visión holística que integra la dimensión humana dentro de la naturaleza y que, a diferencia de los estándares ecologistas, hace inseparable la crisis ecológica de la crisis social. Con estos presupuestos, Bookchin se adentró en el minucioso estudio histórico de las formas de democracia y de la formación y la evolución de las ciudades. Una de sus tesis más sugerentes es la idea de que las ciudades siempre han tratado de madurar en contra del Estado y que aún se pueden encontrar en ellas vestigios de esta resistencia.

La Comuna de comunas

En este sentido, la idea que recorre el libro es que la municipalidad permite restablecer un sistema de organización social basado en la democracia directa y en la potenciación constante de la esfera pública. Un aspecto este que lleva a destacar la apuesta por lo que acertadamente Bookchin llamará la municipalización de la economí; es decir, una forma en la que, tanto las tierras, como las industrias, las cooperativas y la banca, serían de propiedad municipal y la gestión estará al cargo de los ciudadanos en asamblea. Basada en la tradición comunalista, la propuesta terminaría de perfilarse con una confederación de municipalidades que diera lugar a la comuna de comunas, el viejo sueño de los movimientos revolucionarios.

Para caminar hacia este ideal, Murray Bookchin proponía crear un movimiento municipalista que optara por participar estratégicamente en los comicios locales con programas inequívocos. Del mismo modo que, a falta de esta posibilidad, proponía crear asambleas extralegales que actuaran como contrapoder. Casi no cabe decir que es en la opción electoral en la que siempre se encalla este debate en la familia libertaria; pero también cabe recordar que, ni esta opción invalida al resto del trabajo de Bookchin, ni su trabajo está concebido para ser tomado al pie de la letra. Se trata más bien de una propuesta inspiradora y por eso es bueno acudir a su lectura.

Alfonso López Rojo

(Reseña publicada en catalán en el semanario Directa, nº 144, junio de 2009)

Janet Biehl: Las políticas de la Ecología Social: municipalismo libertario. Virus editorial, Barcelona, 2009

La sensualidad entre mujeres


"Quizá hoy nos cueste entender lo de los velos que tapan la cara. Podemos preguntarnos, ¿qué necesidad hay? La respuesta la encontré en un hamman de la medina de Fez. Por casualidad del destino, en un viaje turístico por Marruecos nos quedamos sin hotel (que estaba en la parte colonial de la ciudad, donde están los hoteles), y fuimos a parar a una pensión dentro de la medina, que no tenía ducha; el dueño nos dijo que no hacía falta ducha porque teníamos el hamman justo enfrente de la pensión; y así fue como una tarde, una amiga y yo nos encontramos en un hamman de mujeres no precisamente para turistas.

Así pues entramos, primero a un recibidor donde un hombre detrás de la mesa nos cobró los céntimos que costaba la entrada, y nos indicó la puerta de acceso. Abrimos la puerta y allí nos quedamos, mi amiga y yo, petrificadas. Era una estancia cuadrada, llena de vapor de agua; en el suelo -de cemento con tragaderas de agua- estaban sentadas, en varios corros, mujeres de todas las edades; estaban desnudas y se echaban agua unas a otras, se frotaban, se daban henna, se ofrecían gajos de naranja que allí mismo pelaban... el agua la cogían con cuencos de unos cubos negros de polietileno. Ancianas, mujeres maduras, mujeres jóvenes, algunas con bebés, y niñas, charlaban, sonreían y reían. Creo que lo que nos conmocionó fueron sus risas y su modo de hablar que mostraban una euforia espontánea, la vitalidad de sus rostros, algo distinto a lo que estamos acostumbradas. No entendíamos nada, pero en sus gestos y en su modo de hablar había una complicidad voluptuosa y una intimidad que nos hizo sentirnos intrusas, como si estuviésemos violando la intimidad de alguien.

Una mujer de mediana edad, con el pelo teñido, al darse cuenta de nuestra perplejidad, se levantó y se acercó a nosotras; apenas sabía algunas palabras en francés, pero nos cogió de la mano y nos llevó a unas taquillas que estaban en una plataforma más elevada a la que se accedía por unas escaleritas. Nos indicó que nos desnudásemos y que dejásemos allí la ropa; y con las toallas y el neceser con los geles, nos indicó que la siguiéramos. Atravesamos la estancia y pasamos a otra y luego a otra. En las otras estancias, había igualmente mujeres lavándose y charlando, cada estancia con más densidad de vapor; pues en la última estancia había un pilón rectangular al que caía un gran chorro de agua hirviendo, que producía el vapor; había también otro pilón de agua fría y un montón de cubos negros de polietileno. Nuestra mujer cogió dos cubos y los llenó de agua caliente, añadiendo fría hasta conseguir la temperatura adecuada y nos empezó a echar agua por encima con toda delicadeza; nos indicó que nos echáramos jabón si queríamos, y así fue como aquella desconocida nos ayudó a bañarnos. No sólo no nos miraron como intrusas ni nos hicieron el vacío, sino que fuimos invitadas a compartir el baño.

Aquello fue como un auténtico strip tease. Fuera, las mujeres todas tapadas, inaccesibles, porque si te acercabas a una a preguntarle algo, el hombre que iba a su lado se interponía. Y sin embargo, todas las tardes de 3 a 8, allí se reunían y se expandían (luego también pude observar que se reúnen en los terrados de las casas, que se comunican entre sí, de manera que sin tener que salir a la calle pueden ir de una casa a otra). No he visto nunca en nuestra democrática sociedad de mujeres 'liberadas' una reunión semejante de semejantes mujeres, porque sobre todo, nunca he vuelto a ver este tipo de mujeres... no sé, tan distintas, tan vivas. Entendí entonces por qué el mundo musulmán es un modelo de sociedad patriarcal que mantiene más represión exterior para las mujeres; sencillamente porque están muy lejos de tener la auto-represión necesaria, de haber interiorizado como nosotras la represión de nuestros cuerpos y de nuestros deseos. No tienen nuestras corazas y tienen una percepción de sus cuerpos que creo que desconocemos en nuestra sociedad. Si tuviese que escoger una sola palabra para describir a aquellas mujeres, creo que elegiría 'sensualidad'; sensualidad compartida entre mujeres, confianza, complicidad... ¿nos suena de algo?

Esa sensualidad era visible en el brillo de sus ojos, en la sonrisa, en las arrugas de sus caras, en la suavidad y al mismo tiempo firmeza de los gestos de sus manos... ¡claro que tienen que llevar velos y cubrirse la cara! para que no se vea lo que no debe de verse: lo que en nuestra sociedad se borra con el acorazamiento muscular que se produce a lo largo de nuestra educación.

[…]

Una vez, después de contar mi experiencia en el hamman de Fez, me preguntaron si creía que aquellas mujeres eran lesbianas o tenían relaciones lésbicas. Me lo quedé pensando, porque antes no me lo había planteado en esos términos. Y me dí cuenta que la pregunta no tenía sentido; mejor dicho, que lo que no tenía sentido era aplicar nuestra codificación sobre sexualidad a aquel mundo. Aquí la conducta sexual está tan normativizada, que se tiene que normativizar y fijar hasta lo que no pueden evitar que se salga de la norma, precisamente para delilmitar y reforzar más la norma. Lo más importante de la prohibición y del tabú del sexo en general, y del femenino en particular, es cortar la espontaneidad, el fluir espontáneo. De manera que para cualquier tipo de relación, por ejemplo, homosexual, tengamos que dar el paso de asumirnos como gays o lesbianas, lo cual es todo un proceso a nivel psíquico y social, que de entrada frena las prácticas homosexuales; así, cada práctica sexual, en lugar de fluir espontáneamente con el deseo, tiene que pasar por toda esa barrera de la definición, ante la cual lo que suele suceder es que se inhibe inconscientemente, lográndose el objetivo de que el deseo no esté permanentemente recorriendo el campo social (en palabras de Deleuze y Guattari). Lo que creo de las mujeres del hamman de Fez es que, simplemente, había en ellas vestigios de una vitalidad femenina desaparecida en el mundo occidental.

Cuando la civilización occidental empezó a reconocer 'científicamente' la sexualidad, la mujer lleva milenios arrastrando un cuerpo al que se le cortan las raíces desde el comienzo de su crecimiento, lo mismo que a un bonsai. El sexo femenino, constata entonces empíricamente Freud, no existe. En el panorma del orden sexual vigente, sólo hay un sexo, el masculino. La mujer es un varón sin sexo, castrado."

Sobre la violencia interiorizada en las mujeres. Casilda Rodrigáñez.

Entrada relacionada: Masculinidad

Obediencia y movimientos de liberación


La obediencia es el principal obstáculo con el que se enfrenta hoy cualquier movimiento de liberación. Ahora bien, la obediencia de la que hablamos es el efecto de un inmenso y complejo aparato de la producción de realidad. Esta producción está organizada bajo las determinaciones del capitalismo y se encuentra indisolublemente ligada a la producción social de la existencia. Aunque potencialmente la capacidad productiva de esta sociedad mundial daría para vivir sin excesos, pero sin penurias, y con una reducción apreciable del tiempo de dedicación insatisfactoria a toda la población del planeta, actualmente, para no morir de hambre, a unos no nos queda otro remedio que producir la realidad que, a su vez, determina nuestra obediencia a la desigualdad. Fabricamos aquello que nos domina. Mientras que, a otros, la dominación que fabricamos no les da ni siquiera oportunidad de ser explotados.

Que la obediencia sea hoy el principal, no el único, obstáculo de los movimientos de liberación, a pesar o, quizá a causa, de la desproporción alcanzada por la organización y poderío de los medios de represión, determina que ya no sea posible orientar la práctica transformadora desde el único centro hacia un único centro, y que el movimiento se vea obligado a diseminarse en múltiples vectores que actúan en campos disímiles, atendiendo a circunstancias particulares.

Ya no existe ‘una’ práctica política cuya dinámica marque las pautas de actuación y de organización, sino una multitud de prácticas sociales de liberación que a falta de futuro, es decir, de un objetivo único, es esfuerzan por sacar al presente el máximo de potencialidades. No buscan sólo prefigurar lo que vendrá, sino ser en cada ahora realización. Es en esta coyuntura en la que, entre otras cosas, es oportuno hablar de ideología democrática, en la que se requiere ser abstracto, ágil, capaz de crear un vector en cualquier entorno, en cualquier campo, en cualquier relación personal o social en la que se participe o se pueda participar.

[…]

Lo fundamental es que actualmente no hay otra salida que excavar el poder desde abajo. Las estrategias burocráticas han supuesto un tremendo fracaso que ya nadie duda en reconocer. El capitalismo lleva más de veinte años minando el sistema parlamentario y las políticas socialdemócratas que le sirvieron de legitimidad durante la guerra fría. Parece que ya no los necesita. En esta dictadura del dinero y la banalidad, los ha puesto al mismo nivel que la televisión y los centros comerciales.

Pero debajo, sin embargo, la tierra tiembla. El estado es un problema, todos lo sabemos, pero no el único ni el principal. Si, en efecto, siguiendo a Negri, podemos decir que la producción inmaterial pone en primer plano el conflicto entre cooperación social y el dominio productivo, el objetivo será ahora que nada quede sin transformar: el cuidado, la salud, la comunicación, la investigación, las organización y asociaciones, el arte, la educación, la convivencia, el ocio, la producción, todo el espacio y el tiempo vital y social, el tiempo de trabajo y el tiempo fuera del trabajo, el tiempo de preparación para el trabajo y los movimientos de parados: cualquier lugar es un campo de intervención para la democracia directa, la autonomía y la autogestión.

Aurelio Sainz Pezonaga. Contra la ética, por una ideología de la igualdad social. 2002.

Haz lo que quieras

"Los congregados en Theleme empleaban su vida en no atenerse a leyes, reglas o estatutos, sino en ejecutar su voluntad y libre albedrío. Levantábanse del lecho cuando les parecía bien, y bebían, comían, trabajaban y dormían cuando sentían deseo de hacerlo. Nadie les despertaba, ni les forzaba a beber, o comer, ni a nada.

Así lo había dispuesto Gargantúa. La única regla de la orden era ésta:

HAZ LO QUE QUIERAS

Y era razonable, porque las gentes libres, bien nacidas y bien educadas, cuando tratan con personas honradas, sienten por naturaleza el instinto y el estímulo de huir del vicio y acogerse a la virtud. Y es a esto a lo que llaman honor.

Pero cuando las mismas gentes se ven refrenadas y constreñidas, tienden a rebelarse y romper el yugo que les abruma. Pues todos nos inclinamos siempre a buscar lo prohibido y a codiciar lo que se nos niega.”

François Rebelais. Gargantúa y Pantagruel.

Entrevista a Máximo Sandín sobre Biología


Zetetic_chick - Zetecismo

Máximo Sandín, autor del libro "Pensando la evolución. Pensando la vida" apuesta por una nueva biología que supere el debate neodarwinismo vs. diseño inteligente.

¿En qué consiste su nueva propuesta y qué importancia tiene para el estudio de las ciencias biológicas actuales?


Sandín: Antes de nada quisiera agradecerle su apoyo a mi trabajo y esta oportunidad que me brinda de expresarme sin necesidad de formalismos. Esto me va a servir para decir claramente algo de lo que no me cansaré en insistir; que no creo que sea exactamente una propuesta nueva. Es, en todo caso, una síntesis de propuestas. Casi todo lo que planteo ya está dicho. Lo que tiene de nuevo son los datos recientes y el hecho de que estos datos aportan coherencia a estas propuestas que, en su origen, eran independientes entre sí y, tal vez, la reflexión sobre su significado conjunto, que puede ser correcta total o parcialmente, pero creo que no es totalmente errónea.

Lo que he hecho ha sido comprobar que muchos de los datos actuales sobre los sucesos más trascendentales de la evolución se ajustan a ideas de científicos más cualificados que yo, pero que han sido incomprendidos, incluso atacados en su tiempo, y al relacionarlas entre sí resulta una explicación coherente (aunque, seguramente incompleta) y basada realmente en datos empíricos. No es sencillo (diría más, es imposible) explicar la idea en pocas palabras, porque, lógicamente, la explicación de un problema tan complejo como la evolución de la vida no puede ser simple, pero los rasgos generales que resultan de estos datos son, en primer lugar, que la vida apareció en la Tierra en forma de bacterias y virus (fagos) antes de que acabase de formarse, lo que indica que puede ser inherente al Universo (una propiedad más de la materia) y se puede propagar a través de él y “germinar” donde las condiciones sean adecuadas. Esto fue planteado por el químico sueco Svante Arrhenius a principio del siglo pasado.

En segundo, que los seres vivos están formados por una agregación de información genética procedente de bacterias y virus, lo que actualmente se puede verificar por la composición de los genomas. Esta idea de la “simbiogénesis” fue propuesta por Konstantin Merezkovsky, también a principios del siglo pasado, aunque referida sólo a bacterias, y retomada por Margulis, pero el astrónomo galés Alfred Hoyle fue el que propuso que los virus, con su capacidad para integrarse en los genomas, podrían ser un mecanismo de adquisición de nuevos genes. Esta composición de los genomas en sentido amplio, es decir, ADN, ARN y proteínas, que se ha podido comprobar tras las secuenciaciones de los de distintos organismos, explica, tanto los saltos reales de organización animal y vegetal que se observan en el registro fósil, como la capacidad de respuesta de los organismos al ambiente.

Es decir, que los cambios en los genomas no son “al azar”, sino producidos como respuesta a las condiciones ambientales, a veces, graves crisis a escala global, y se manifiestan, por ejemplo, en activaciones (duplicaciones, translocaciones…) de “elementos móviles” derivados de virus así como de virus endógenos, es decir integrados como parte constituyente en los genomas. El interés que yo encuentro en esta visión es que la evolución, es decir, la base teórica de la Biología, puede pasar de ser una “narración contingente” es decir no susceptible de estudio científico ya que supuestamente se trataría de sucesos ocurridos “al azar”, a poder ser estudiada y comprendida científicamente, porque esta propuesta está basada en datos verificables. Pero sobre todo supone un cambio radical en la concepción reduccionista y competitiva de la Naturaleza, porque el significado de los fenómenos que han construido la vida, es todo lo contrario: es de integración, de cooperación en un proceso en el que todos los componentes son necesarios para su funcionamiento y de estrecha relación e interacción con el ambiente. Los datos recientes nos han mostrado que vivimos inmersos (literalmente) en un mar de bacterias y virus que son (siguen siendo) fundamentales en el mantenimiento de “la red de la vida”. Que su carácter patógeno se produce cuando alguna agresión altera las condiciones naturales de sus actividades.


En caso de ser correcta su propuesta, ¿tiene ella implicaciones o relevancia para otras áreas de la ciencia, por ejemplo, la medicina?

Sandín: La medicina actual dispone de una tecnología impresionante para el diagnóstico y para la cirugía, pero desde el punto de vista del tratamiento, de la curación de enfermedades orgánicas parece un auténtico desastre. Se tratan los síntomas (no la enfermedad) con medicamentos que provocan efectos secundarios, a menudo peores que la enfermedad tratada (y de ambos aspectos he tenido experiencia directa). En el origen de este problema hay una doble causa: por una parte, la concepción reduccionista de considerar y tratar los tejidos y órganos como partes individuales del organismo, derivada de la visión biológica convencional (lo que incluye la concepción de lucha permanente contra todos los “microorganismos”), pero creo que hay otra causa más turbia: los enormes intereses económicos que hay detrás de la industria farmacéutica. Pero esto sería largo de documentar.

En cuanto a las implicaciones de mi propuesta en la medicina, no soy experto en patologías y menos en su tratamiento, pero puedo intuir la relación con ella mediante la idea de que las patologías no son un fenómeno “normal” ni inscrito en los genes, sino el resultado de desestabilizaciones de las condiciones naturales, de algún tipo de agresión al organismo lo suficientemente grave para hacer que éste, a pesar de su capacidad de respuesta, de “reajuste”, no pueda reaccionar adecuadamente. También que el organismo es un “todo”, un sistema sutilmente interconectado en su totalidad. Una conexión en la que el sistema neuroendocrino tiene un papel fundamental. No existe un hígado como algo individual. Un órgano no es nada (no existe) si no hay otros que funcionen en interconexión para formar un organismo, a su vez interconectado con otros organismos y con el ambiente (en la Naturaleza no existe, no puede existir, un animal sólo, salvo como abstracción o en un zoológico).

En varias ocasiones se han puesto en contacto conmigo seguidores del Doctor Hamer y su Nueva Medicina. Por lo que he podido leer sólo de un modo superficial, parece que su visión de la enfermedad y su curación comparte esta concepción de la Naturaleza, pero, según he comprobado, no está muy bien visto por las autoridades de la medicina convencional. Supongo que es utópico pensar que se puede “volver” a esa forma de práctica de la medicina. Creo que la industria farmacéutica no la miraría con simpatía.

Leer el resto de la entrevista


El muro


Según el censo realizado por el geógrafo Michel Foucher, publicado en La Presse de Montreal, en el mundo existen actualmente muros o barreras infranqueables entre países por un total de 7.500 kilómetros, aunque llegarán a alcanzar los 18.000 kilómetros cuando estén terminados.

El muro de Ceuta y Melilla

A mediados de los años 90 el Gobierno español levantó 8,2 kilómetros de alambrada en Ceuta y 12 en Melilla.

El muro de Estados Unidos y México

EE UU comenzó a construir en 1994 un muro metálico en un tercio de su frontera con México.

El muro de Río de Janeiro

El Gobierno regional de Río de Janeiro (sede de los Juegos Olímpicos de 2016) comenzó a levantar el pasado mes de marzo muros para cercar algunas favelas. Está previsto construir 11 kilómetros de muros.

El muro de Cisjordania

Construido por el Gobierno de Israel, se extiende en un 20% a lo largo de la Línea Verde internacional y en un 80% en territorio cisjordano palestino, donde llega a adentrarse hasta 24 kilómetros con el fin de incluir asentamientos israelíes. Cuando esté terminado, el 10% del territorio cisjordano quedará en el lado israelí y aislado del resto de Cisjordania.

El muro de Irlanda del Norte

En Belfast, Derry y otras localidades de Irlanda del Norte se han levantado que empezaron a construirse en 1970 y se las conoce con el eufemismo de "Líneas de Paz".

El muro de Corea del Norte y Corea del Sur

Una franja de 4 kilómetros de ancho y 250 de largo divide Corea del Norte y Corea del Sur desde el final de la guerra entre ambos países, en 1953. Es la zona desmilitarizada.

El muro de Arabia Saudí

El reino saudí está fortificando su frontera de 9.000 kilómetros con una de las barreras de seguridad más largas del mundo. Se trata de un proyecto de alta tecnología. La barrera será física en algunas zonas y virtual (satélites, radares, infrarrojos), en otras.

El muro del Sáhara Occidental

El Gobierno de Rabat empezó a construir en 1980 una barrera en el Sáhara Occidental (antiguo territorio español ocupado por Marruecos) cuya longitud alcanza ya los 2.720 kilómetros, y que está formada por muros de piedra y arena de hasta 2,5 metros de alto, alambradas, campos de minas y zanjas.

El muro de Bagdad

El ejército estadounidense comenzó a construir en 2007 una barrera de 5 kilómetros de largo y 3,6 metros de alto en la capital iraquí, rodeando el distrito de Adhamiya.

El muro de Chipre

Una Línea Verde gestionada por la ONU divide Nicosia, la capital de Chipre, en dos partes. La alambrada tiene 180 kilómetros.

El muro de Bostwana y Zimbabue

En 2003 el gobierno de Bostwana levantó en la frontera de este país con Zimbabue una cerca de alambre de púas de 2,5 metros de altua y 500 kilómetros de largo.

El muro de India y Pakistán

Los dos países (ambos con armas nucleares) están separados por muros y alambradas en aproximadamente la mitad de su frontera común (2.900 kilómetros).

El muro de Cachemira

Medio millar de kilómetros de alambrada se extienden a lo largo de la disputada Línea de Control en la zona de Cachemira controlada por India.

El muro de India y Bangladesh

India está construyendo a lo largo de 4.000 kilómetros de su frontera con Bangladesh una verja de seguridad.

El muro de Irán y Pakistán

En su frontera con Pakistán, Irán está levantando un muro de cemento de casi un metro de grosor y más de 3 metros de altura.

El muro de Irak y Kuwait

La barrera tiene 190 kilómetros y fue construida al término de la primera guerra del Golfo por orden del Consejo de Seguridad de la ONU. Se trata de una cerca electrificada, con alambre de púas , muros de arena y zanjas.

El muro de Uzbekistán

Uzbekistán ha optado por defender su territorio a base de vallas. En el norte, una gran verja de alambre de espino le separa de Kisrguistán. En el sur, un alambre electrificado (380 voltios) y campos de minas cubren parte de la frontera con Afganistán.

El muro de Tailandia y Malasia

En los años 70 ambos gobiernos acordaron construir muros de cemento coronados de alambre a lo largo de parte de su frontera común. Desde 2007 Tailandia construye un muro de 75 kilómetros.

El muro de Brunei

Brunei está construyendo una verja de seguridad a lo largo de sus 20 kilómetros de frontera con la región malaya de Limbang.

El muro de Egipto y Gaza

La separación en el paso de Rafah, entre la Gaza palestina y Egipto fue construida por los gobiernos egipcio e israelí tras el tratado de paz que ambos países firmaron en 1979.

Berlín celebra hoy el vigésimo aniversario de la caída del muro con una gran “Fiesta de la Libertad”.

II Conferencia Internacional sobre Decrecimiento en Barcelona

DECRECIMIENTO ECONÓMICO HOY

Llamado para la Segunda Conferencia Internacional sobre Decrecimiento

ICTA, Universitat Autonoma de Barcelona, y Research & Degrowth

Barcelona, del 25 al 28 de marzo de 2010

Este es un llamado a la presentación de trabajos para la segunda Conferencia Internacional sobre decrecimiento económico socialmente sostenible que busca vincular perspectivas económicas, ambientales y sociales, con énfasis en políticas prácticas y propuestas concretas.

Hace 30 años, Nicholas Georgescu-Roegen publicó un libro en francés (editado por Jacques Grinevald e Ivo Rens) con el título “Demain la Décroissance” (Mañana el decrecimiento) (1979). Nosotros proponemos: “Aujourd’hui la Décroissance” (Decrecimiento hoy).

La crisis económica de 2008 y 2009 ha supuesto un decrecimiento no previsto en las economías de Europa, Estados Unidos, Japón y América Latina. Un efecto positivo de este proceso ha sido la reducción de las emisiones de CO2 que ha roto su insostenible tendencia a la alza. Los flujos de materiales movilizados por la economía también han decrecido en 2008-2009. Esto plantea una nueva perspectiva. El decrecimiento económico puede ser bueno para el ambiente pero debe ser socialmente sostenible.

La 2da Conferencia Internacional de decrecimiento económico para la sostenibilidad ecológica y la equidad social es la continuación de la primera Conferencia Internacional (Paris, abril del 2008, http://events.it-sudparis.eu/degrowthconference/en/) que contó con el apoyo de la Sociedad Europea de Economía Ecológica, el Club de Roma (Bruselas), Telecom Sud-Paris y el SERI (Instituto de Investigaciones Europa Sostenible). El evento convocó a 150 participantes y alrededor de 90 científicos que presentaron sus trabajos.

La primer Conferencia fue un punto de inflexión y abrió el camino hacia un cambio de paradigma (ver la declaración de la Conferencia). La segunda Conferencia Internacional sobre decrecimiento se focalizará en las nuevas condiciones impuestas por la crisis económica y trabajará para desarrollar propuestas políticas claras, estrategias de acción para el decrecimiento y buscará delinear las preguntas claves y la agenda de investigación. La Conferencia promoverá la interacción entre los participantes y pondrá énfasis en el desarrollo de investigación cooperativa.

Esta segunda Conferencia se basa en el éxito de la primera y el momentum de una comunidad de investigadores y activistas-investigadores que desarrollan investigaciones en decrecimiento. Las actas de la primera conferencia fueron descargadas de Internet por miles de personas y una edición especial del Journal for Cleaner Production con una selección de trabajos está actualmente en elaboración. La necesidad de ampliar la investigación en decrecimiento es aún mayor que hace dos años. Si se adoptan buenas medidas, el actual freno de la economía podría ser una oportunidad para revertir la catástrofe climática y ambiental, mientras se mejora el bienestar humano y la equidad social.

Comité organizador local: Joan Martinez-Alier, François Schneider, Mario Giampietro, Giorgos Kallis.

Comité Científico Internacional provisional: Mauro Bonaiuti, Richard Douthwaite, Fabrice Flipo, Valerie Fournier, Mario Giampietro, John Gowdy, Fritz Hinterberger, Gjalt Huppes, Giorgos Kallis, Sylvia Lorek, Joan Martinez-Alier, Wendy Proctor, Inge Ropke, Christer Sanne, Wolfgang Sachs, François Schneider. Un comité de ONGs está siendo organizado por Leida Rijnhout del ANPED (Northern Alliance for Sustainability).

Esta conferencia seguirá un novedoso formato. Incluirá presentaciones plenarias de especialistas invitados y mesas redondas de reconocidos académicos del decrecimiento. Pero la Conferencia está principalmente organizada en base a la presentación de trabajos en sesiones de pósters y talleres participativos.

Llamado a abstracts (y papers)

Convocamos a la presentación de artículos científicos con investigaciones recientes sobre decrecimiento. Los trabajos se presentarán en sesiones de póster y serán incluidos y distribuidos en forma impresa en las actas de la Conferencia. El Comité Científico Internacional seleccionará los mejores trabajos presentados para su publicación en una edición especial sobre decrecimiento en una revista internacional.

El decrecimiento debe aparecer de manera explícita en el trabajo. No debe limitarse a un análisis de la situación actual, debe estudiar y proponer acciones y transformaciones necesarias. El trabajo debe reconocer la equidad social y la sostenibilidad ecológica como objetivos clave en el marco de la democracia y los derechos humanos.

Un resumen de 400 palabras debe ser enviado al correo electrónico:

barcelona2010@degrowth.net

Antes del 30 de noviembre del 2009.

La comunicación de la aceptación se efectuará antes del 31 de enero del 2010.

Talleres participativos

También se organizarán una serie de reuniones participativas sobre “políticas y acción” y “prioridades de investigación”. La discusión se basará en documentos de Internet y artículos introductorios propuestos, a pedido de los organizadores del evento, por selectos investigadores y activistas del decrecimiento. Los materiales serán discutidos en talleres participativos y asambleas plenarias. El objetivo es delinear propuestas concretas de políticas y acción y una agenda de investigación en decrecimiento.

Si piensa que puede tomar la iniciativa y preparar un documento introductorio para los talleres sobre políticas y acción o agenda de investigación, contáctese con los organizadores enviando una breve presentación de sus conocimientos en el tema y trabajos recientes. Debajo, se presenta una lista tentativa de temas.

Talleres participativos en Políticas y acción

1 - El dinero y las monedas Propuestas de nuevos sistemas monetarios en favor de los intercambios a nivel local, la regulación de los sistemas financieros, la forma de detener el "crecimiento impulsado por el endeudamiento".

2 - La definición del "trabajo" Trabajo doméstico y trabajo voluntario. El trabajo asalariado. El reparto del trabajo. Tres días de trabajo semanal.

3 - Moratoria sobre las nuevas infraestructuras. Decrecimiento de la capacidad de las infraestructuras (el caso de las carreteras, aeropuertos, transporte marítimo). El exceso de transporte aéreo, terrestre y marítimo. Infraestructuras de producción y consumo en general.

4 - ¿Cómo lidiar con la publicidad? Medios sin anuncios, apoyo a los medios de información ciudadanos. ¿Cuál es el límite entre información y publicidad? ¿Cómo hacer que la gente elija su propio estilo de vida sin tener en cuenta la publicidad y otras presiones para el consumo?

5 - Santuarios de recursos Exploración de diferentes opciones como el certificado de los materiales, santuarios biológicos y minerales, la reducción de los medios y los lugares de extracción, acuerdos norte-sur para dejar los recursos en el suelo (la propuesta Yasuní ITT).

6 – Residuo cero ¿Cómo evitar la producción de residuos y las exportaciones? Alternativas a la incineración. Políticas de residuo cero. Planificación de la durabilidad en lugar de la obsolescencia planificada.

7 - Decrecimiento en el consumo de agua Reducir el uso del agua, reducir el consumo hídrico de la economía. Detener la expansión del consumo del agua, incluidos los riesgos vinculados a la desalinización.

8 - Reutilización de las casas vacías y co-viviendas Nuevas oportunidades de vivienda en un marco de decrecimiento. En general: la reutilización y mutualización de los bienes.

9 - Renta básica Ingresos incondicionales a los ciudadanos, seguridad social para todos.

10 – Ingreso máximo Política fiscal, al capital y límites máximos.

11 - Nuevas tecnologías Desafiando el sector militar, nuclear, los OMGs, la investigación en nano-tecnologías. Cómo desarrollar la investigación cooperativa. La innovación en socio tecnologías para la frugalidad.

Más temas de discusión pueden ser propuestas en la etapa preparatoria.

Taller sobre prioridades de investigación

1-Metabolismo social
Decrecimiento y la “transición socio-ecológica”

2-Ciudades y Decrecimiento
¿Cómo serán las ciudades después del decrecimiento? ¿Cómo adaptar las ciudades al decrecimiento? ¿ Es posible planificar el decrecimiento y cómo (urbanismo multifuncional, etc)? ¿Estilos de vida urbano u organización espacial del área rural?

3-Agro-ecología, soberanía alimentaria y decrecimiento
Producción local de alimentos. ¿Podemos alimentar el mundo con alimentos orgánicos producidos localmente? Transición de los sistemas actuales de producción y distribución de alimentos hacia uno agro-ecológico.

4-Decrecimiento del comercio
Flujo de materiales. Intercambio desigual. Deberíamos limitar el comercio global para el decrecimiento y, en caso afirmativo, cómo (instituciones, organizaciones internacionales, etc.)? ¿Cómo distinguir el comercio “bueno” del “malo”?

5-Democracia participativa/directa
¿Qué forma de democracia para una sociedad que hace la transición al decrecimiento? ¿Qué tensiones hay entre algunas de las propuestas para el decrecimiento y la democracia, y cómo pueden ser resueltas?

6-Estrategias políticas
¿Cómo vemos la idea del decrecimiento y sus propuestas políticas espaciándose y volviéndose aceptadas/dominantes en la sociedad? Rol de los partidos políticos (cuáles, cómo), movimientos sociales, sindicatos, grupos practicando el decrecimiento cotidianamente, académicos, intelectuales.

7-Demografía y decrecimiento
Tendencias de población y escenarios. El nivel máximo de población (“human peak”) se aproxima. ¿Cuáles pueden ser los impactos del decrecimiento en la población de diferentes regiones del mundo? Derechos reproductivos, apoyo a los derechos de la mujer.

8-Decrecimiento y el complejo militar e industrial
Temas sobre la reducción de la producción y el comercio de armas

9-Decrecimiento energético y la transición hacia energías renovables
¿Qué tipo de energías renovables para el decrecimiento?¿Es el decrecimiento en el consumo de energía una mejor estrategia para la transición hacia las renovables que un giro acelerado y fugaz hacia éstas? ¿EROI de las renovables- cuanta energía irá a la reproducción del sistema energético en un mundo con únicamente fuentes renovables? ¿Qué niveles de riqueza material puede soportar un mundo dependiente de las energías renovables?

10-Justicia ambiental, el ecologismo de los pobres y el decrecimiento
Decrecimiento y el sur. Cómo “traducir” el decrecimiento en contextos del sur y cuáles serían sus aliados. Norte Global y Sur Global. El reclamo de una “deuda ecológica” desde el Sur. Conflictos de extracción de recursos y disposición de residuos en el Sur.

11-Comportamiento humano y decrecimiento
¿Qué nos dice la biología evolutiva y la antropología sobre el consumo, la contención de la codicia o la sencillez voluntaria? ¿Qué políticas o condiciones pueden promover la aceptación de la reducción del consumo o una vida alternativa en el campo?

12-Nuevos modelos (macro)económicos para el decrecimiento
¿Podemos modelar y simular el camino de un no-crecimiento o de-crecimiento económico? En caso afirmativo, ¿cómo?

Participación y Costos

Se cobrará una tasa de 150 Euros a todos los participantes para cubrir parte de los costos de organización y publicación de la Conferencia. Esta tarifa está muy por debajo de los usuales costos de inscripción de conferencias internacionales dado que se busca promover una amplia participación. Activistas o estudiantes sin beca u otras fuentes de ingreso están exentos del cargo. Si usted tiene buenas razones para no pagar la tasa por favor háganoslo saber y se examinará el caso.

La inscripción será durante el mes de febrero del 2010. Se prevé como fecha límite para la inscripción y el pago de las tasas el 27 de febrero.

Correo electrónico de contacto: Barcelona2010@degrowth.net

Barcelona2010 Decrecimiento_Llamado para_la_Segunda_Conferencia_Internacional.pdf

www.degrowth.net

Estadios cerebrales y evolución humana


Podemos entender la evolución del ser humano a través de los estadios cerebrales surgidos sucesivamente a lo largo de la evolución que se hacen presentes en la construcción del cerebro humano.

El primero es el cerebro reptil, surgido hace doscientos millones de años, cuando aparecieron los reptiles. Este cerebro ancestral responde de la fisiología de la subsistencia, organizando las reacciones más espontáneas de nuestra vida, siempre instintivas y pre-reflejas, desde la sexualidad reproductiva hasta los movimientos digestivos y nerviosos de defensa ante las amenazas.

El segundo es el cerebro límbico, es el cerebro de los sentimientos, de las relaciones afectivas, del cuidado de la prole, de la comunicación oral, así, hace unos 125 millones de años surgieron los mamíferos y, con ellos, fueron elaboradas las características típicas de toda la especie, incluidos los humanos: la emoción, el cariño y el cuidado. La intimidad corporal durante la gravidez, el amamantamiento de los hijos cuando nacen, su cuidado, hasta que son autónomos, los juegos, el intercambio de caricias constituyen las bases para el futuro psicológico de la sexualidad. Subyacentes a nuestra capacidad de enternecimiento y de cuidado trabajan más de cien millones de años de historia biológica.

Hace unos tres millones de años unos grupos de primates, emparentados con los chimpancés, tuvieron que adaptarse a la nueva ecología. Por eso, nuestros antepasados tuvieron que desarrollarse, caminar erguidos, aumentar de tamaño y hacerse omnívoros, acelerando sus actividades cerebrales. De este linaje vino la especie Homo erectus, habilis y sapiens. El cerebro neocortical que irrumpió con la conciencia en estos tiempos; responde del pensamiento, del habla, de la capacidad de abstracción.

Entrevista a Esther Vivas sobre el decrecimiento

¿Qué opinión tienes del movimiento por el decrecimiento y sus propuestas?

El decrecimiento es un concepto que tiene la virtud de plantear una crítica radical al actual modelo productivista en un contexto de crisis ecológica global y que cuestiona las políticas vigentes y la falacia del crecimiento sin límites, pero considero que el término puede tener algunos límites al plantearse como una salida al imaginario dominante.

El decrecimiento como tal puede resultar difícil de entender al referirse a los países del Sur, ya que a escala global es necesario un reequilibrio profundo que implique el decrecimiento en algunas zonas del planeta y el crecimiento en otras. Del mismo modo, aquí debemos de decrecer en algunos aspectos (inversión militar, ayudas a los bancos y a los empresarios) pero crecer en otros (agricultura ecológica, cuidados, servicios públicos, etc.). En el contexto de crisis económica actual, la idea de decrecer puede ser difícilmente aceptada por los sectores más afectados por la crisis, como los parados, precarios, familias con dificultades para llegar a final de mes, etc.

Más que buscar una etiqueta, lo importante es hacer una crítica radical en al actual modelo de producción distribución y consumo, denunciar los intentos de promover un capitalismo verde y trabajar a favor de alternativas desde una perspectiva anticapitalista y ecologista radical.

- Acciones como la de Enric Duran han contribuido a difundir una nueva manera de plantear las problemáticas y luchar. ¿Cómo valoras esta acción?


Acciones como ésta con un fuerte impacto mediático son útiles para generar conciencia a la vez que son demostrativas. En estos momentos, hay que ser solidarios con Enric frente a la represión, pero al mismo tiempo es necesario recordar y enfatizar que el cambio y la transformación social sólo serán fruto de la acción colectiva.

- La situación de crisis económica muestra las debilidades del sistema. ¿Qué respuestas hay que dar a la crisis? ¿Qué alternativas?

Ante el impacto de la crisis es necesario profundizar en las demandas alternativas y radicalizar su contenido: tenemos que elevar el listón de la crítica. Ahora es el momento de volver a poner sobre la mesa demandas que hace unos años estaban olvidadas porque parecían fuera de la realidad: nacionalización del sistema bancario sin indemnización y puesta bajo control público y democrático; “cero despidos” en empresas con beneficios y que utilizan la crisis como pretexto; reforma fiscal progresiva y un impuesto especial sobre las grandes fortunas para crear un fondo de solidaridad, etc.

-¿Nos puedes dar algunos ejemplos prácticos de lo que plantea el movimiento por el comercio justo, el consumo responsable y la soberanía alimentaría?

Ante la usurpación de los recursos naturales, reivindicamos el derecho a la soberanía alimenticia de los pueblos: que las comunidades controlen las políticas agrícolas y de alimentación. La tierra, las semillas, el agua... tienen que devolverse a los campesinos. Exigimos unas políticas públicas que promuevan una agricultura local, sostenible, libre de pesticidas, químicos y transgénicos. Es necesario avanzar hacia un consumo responsable y consumir en función de lo que realmente necesitamos, combatiendo un consumo excesivo, antiecológico, innecesario, superfluo e injusto.

Más allá de la acción individual, es fundamental la acción política colectiva. Podemos participar en cooperativas de consumidores de productos agroecológicos que funcionan a nivel local y que a partir de la autogestión establecen relaciones de compra directas con los campesinos y productores de su entorno. Pero es fundamental que esta acción política trascienda el ámbito del consumo y establecer alianzas entre diferentes sectores sociales afectados por la globalización capitalista y actuar políticamente. Un cambio de paradigma en la producción, la distribución y el consumo tan solo será posible en un marco más amplio de transformación política, económica y social.


Entrevista publicada en el Diario de Prada de la Universitat Catalana d’Estiu, 23/08/09.