Firma para la libertad de Enric!

A Enric se le ha puesto en prisión preventiva para silenciarlo, porque los bancos y algunos intereses políticos quieren que la gente se olvide de él. Han aplicado esta medida por un supuesto "riesgo de fuga", pero varios textos, convocatorias y actos demuestran que Enric havia vuelto para quedarse, porque quiere que se celebre el juicio, ya que éste forma parte de la estrategia de denuncia contra el sistema financiero.

Por esos motivos, pedimos su libertad con nuestra firma.

Firma para la libertad de Enric!

Jornadas sobre decrecimiento en Barcelona

En el último Congreso Confederal de Ecologistas en Acción, celebrado el pasado mes de diciembre en Valencia, se decidió mayoritariamente dirigir nuestros esfuerzos a una campaña sobre decrecimiento denominada “Menos para vivir mejor”.

Esta campaña incluye la celebración de unas Jornadas formativas y de debate dirigidas a todas las personas de la asociación, que ta presentamos.

Estas Jornadas se celebrarán en Barcelona los días 30 y 31 de Mayo. Con ellas pretendemos conocer con mas profundidad cual es el análisis y la propuesta que está detrás del término decrecimiento, qué experiencias existen ya de aplicación de este discurso en diversas temáticas, y cómo podemos trabajar por el decrecimiento desde los grupos, las federaciones y las áreas.

Para ello, contaremos con algunos de los mas importantes expertos y expertas en decrecimiento y con representantes de colectivos sociales que están intentando aplicarlo.

Es seguro que este espacio de debate y construcción colectiva será clave para tejer nuestro discurso y nuestras propuestas.

Dada la importancia de estas jornadas, consideramos fundamental que participe el mayor número de personas posibles de los grupos de Ecologistas en Acción, y como mínimo alguna persona de cada federación y de cada área de trabajo.

Adjunto podéis consultar el programa provisional de las Jornadas.

INSCRIPCIONES: La participación en las jornadas es gratuita, pero es necesario inscribirse mandando los datos personales a inscripciones@ecologistasenacción.org poniendo en el Asunto “Decrecimiento”. En dicho correo indicarnos el nombre de las personas que asistirán, el nombre del grupo, donde dormirán, si se quedarán en el Albergue a comer, y un número de teléfono de contacto.

LUGAR DE CELEBRACIÓN: Las Jornadas se celebrarán en el Albergue Pere Tarres, www.peretarres.org/alberg que está en la calle Numancia, 151 muy cerca, 10 minutos andando desde la estación de Sants y con metros cercanos, Maria Cristina, Les Corts, de la línea verde. En el croquis adjunto el Albergue viene señalizado con una A, y en la parte inferior se puede ver la Estación de Trenes “Sants”.

ALOJAMIENTO: Quienes necesiten alojamiento en Barcelona pueden optar por dormir en casa de algún compañero o compañera de Ecologistes en Acció de Catalunya, contactando con coordinacio_ecoaccat@pangea.org o pueden contactar con el Albergue en el que nos reuniremos, para reservar plaza (el alojamiento en el Albergue corre a cuenta de cada uno). Está bien de precio y las habitaciones son de 2 y 8 personas.

PROGRAMA

JORNADAS SOBRE DECRECIMIENTO

30 y 31 de mayo de 2009, Barcelona

Programa provisional

SABADO 30

10:30 – 12 h. Ponencias
- Joan Martínez Alier
- François Schneider
- Cristina Carrasco

12 – 12:30 h. Debate

12:30 – 14 h. Presentación de experiencias Invitados diversos colectivos sociales

14 – 14:30 h. Debate

16:30 – 18:00 Presentación de experiencias Invitados diversos colectivos sociales

19:00 – 19:30 Aportaciones de las áreas Confederales de Ecologistas en Acción Preguntas y debate

DOMINGO 31

10 – 12 h. Reflexión y debate en grupos temáticos:
- DECRECIMIENTO Y ALIMENTACIÓN
- TRANSPORTE, Y ENERGÍA
- RELACIONES SOCIALES, VIDA COMUNITARIA
- EDUCACIÓN, CUIDADO DE LA VIDA
- MODELO URBANO Y VIVIENDA
- ALTERNATIVAS DE TRABAJO

12 – 13:30h. Conclusiones y plan de trabajo

Presentación de experiencias Colectivos invitados:

• DECRECIMIENTO: UN NUEVO MOVIMIENTO SOCIAL (Entesa pel Decreixement y Colectivo CRISI)

• LAS “CIUDADES EN TRANSICIÓN”, UNA POSIBILIDAD TANGIBLE Ruben Suriñach: (Grup de transition towns a Catalunya)

• CENTROS SOCIALES: GENERANDO ALTERNATIVAS, RECUPERANDO RELACIONES SOCIALES Claudio Cattaneo (CSO Can Masdeu)

• LA CRISIS DE LA VIVIENDA: OTRO MODELO ES POSIBLE Daniele (V de Vivienda)

• ¿CUÁNTA ENERGÍA NECESITAMOS PARA VIVIR? Iñaki Bárcena y Rosa Lago (Ekologistak Martxan)

• LAS COOPERATIVAS DE CONSUMIDORES RESPONSABLES: MASA CRÍTICA EN CRECIMIENTO (EcoConsum)

• HACIA UN MODELO AGROECOLÓGICO RESPONSABLE Y SUSTENTABLE Xavier Montagut (ODG)

• ALTERNATIVAS ECONÒMICAS PARA SALIRSE DEL SISTEMA (Xarxa Economía Solidaria - REAS)-David Fernández

• POR UNAS RELACIONES INTERNACIONALES DE JUSTÍCIA, RESPETO E IGUALDAD David Llistar

• CONTRA LA MERCANTILIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN (Coordinadora de Asambleas de Estudiantes)

Además de otras muchas personas expertas y que trabajan desde colectivos sociales o académicos diferentes aspectos de decrecimiento.

Ecoseny: una moneda local


El Montseny estrena una moneda local

El deseo de potenciar una economía colaborativa, justa y ecológica es el motivo que ha comenzado a unir a los habitantes del Montseny con el propósito de restablecer lazos sociales de confianza que faciliten la comunicación y el intercambio. Estos son los principios que han dado lugar al nacimiento de la Eco Xarxa Montseny, una asociación de ciudadanos y ciudadanas que ha apostado por la creación de una moneda local: el ecoseny.

El origen de la iniciativa es bien reciente. Todo comenzó cuando, el pasado 4 de enero, veinticinco vecinos del macizo montañoso se reunieron en Can Bancell -una masía cercana a la población de Montseny- para establecer sinergias y fortalecer su conciencia ecoregional. Durante la reunión, presidida simbólicamente por una cocina solar, va a surgir la idea de comenzar a tejer una red que, por un lado, sirva de nexo de las iniciativas que ya funcionaban en la zona y, por otro, propicie la puesta en marcha de cinco proyectos interrelacionados.

Esta red emergente se define como un “movimiento social para el intercambio de productos y servicios y para la potenciación de la ecología y la creatividad de las personas”. Y sus cinco proyectos son estos: la creación de una cooperativa de consumo que potencie los productos locales; la comercialización de estos productos a través de una red exterior de distribución que incluye la venta on-line; la creación de una red de Internet libre y sin hilos; la creación de una red de ecología y educación que colabore en la defensa del espacio natural del Montseny y, finalmente, la creación del ecoseny, una moneda social que propicie el funcionamiento de una red local de intercambio.

La energía siempre circula

El ecoseny comenzó a circular en forma de billete en la primera Feria de Intercambio que se celebró en la Costa del Montseny, una de las poblaciones más pequeñas de la zona, el pasado domingo 22 de marzo. La idea de introducir una moneda alternativa se debe a Dídac Sánchez-Costa, un sociólogo con una experiencia dilatada, adquirida en Chile, la Argentina y el Brasil: tres países en los que el fenómeno de las monedas paralelas adquirió un gran relieve a partir de 1995.

Actualmente, en muchos los lugares del mundo se han iniciado experiencias similares basadas en el intercambio multirecíproco. Y es que, a diferencia del trueque clásico, el uso de monedas locales permite establecer intercambios simultáneos entre distintas personas y con distintas escalas de valor. La diferencia esencial entre las monedas alternativas y el dinero oficial es que con las primeras no se puede especular y, por tanto, no tiene sentido acumularlas.

Por eso -como observa Dídac Sánchez-Costa- las monedas paralelas se convierten en una buena manera de conseguir que la energía positiva siempre circule en el espacio social. Y es que, en primer lugar, contribuyen a restablecer el sentimiento de comunidad al mismo tiempo que cuestionan la cruda mercantilización de las relaciones sociales desde su ámbito más genuino, que no es otro que el de la vida cotidiana.

La vinculación directa con la ecología y el principio de sostenibilidad de este proyecto comunitario, que tratará de extenderse a toda la ecoregión del Montseny a través de la labor pedagógica de la xarxa y la celebración de eventos locales, toma fuerza y actualidad por su relación con los propósitos de movimientos como el Decrecimiento o Transition Towns.

“Transition Towns”

Éste último movimiento ha tomado fuerza en los últimos años en el Reino Unido a través de pueblos y ciudades que, desde la iniciativa ciudadana e incluso municipal, han comenzado un proceso de transición hacia formas de vida más sostenibles que, entre otros propósitos, incluyen: la disminución de la huella ecológica, el descenso energético y el uso de energías alternativas o la relocalización fomentando una economía de proximidad. Pequeñas ciudades como Totnes, Lewes o Brixton ya tienen su moneda local. Quién sabe, pues, si la nueva red ecoregional y el recién estrenado ecoseny son el inicio de un movimiento similar en Catalunya.

Artículo publicado por Alfonso López Rojo en el semanario Directa, nº 132, marzo de 2009, pág. 25

http://ecoseny.blogspot.com/

Eduardo Galeano: 'Las venas abiertas de América Latina'



La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder. Nuestra comarca del mundo, que hoy llamamos América Latina, fue precoz: se especializó en perder desde los remotos tiempos en que los europeos del Renacimiento se abalanzaron a través del mar y le hundieron los dientes en la garganta. Pasaron los siglos y América Latina perfeccionó sus funciones.

Este ya no es el reino de las maravillas donde la realidad derrota a la fábula y la imaginación era humillada por los trofeos de la conquista, los yacimientos de oro y las montañas de plata. Pero la región sigue trabajando de sirvienta. Continúa existiendo al servicio de las necesidades ajenas, como fuente de reservas del petróleo y el hierro, el cobre y la carne, las frutas y el café, las materias primas y los alimentos con destino a los países ricos que ganan consumiéndolos, mucho más de lo que América Latina gana produciéndolos. Por el camino hasta perdimos el derecho de llamarnos americanos, aunque los haitianos y los cubanos ya habían asomado a la historia, como pueblos nuevos, un siglo antes que los peregrinos del Mayflower se establecieran en las costas de Plymouth. Ahora América es, para el mundo, nada más que los Estados Unidos: nosotros habitamos, a lo sumo, una sub América, una América de segunda clase, de nebulosa identificación.

Es América Latina, la región de las venas abiertas. Desde el descubrimiento hasta nuestros días, todo se ha trasmutado siempre en capital europeo o, más tarde, norteamericano, y como tal se ha acumulado y se acumula en los lejanos centros de poder. Todo: la tierra, sus frutos y sus profundidades ricas en minerales, los hombres y su capacidad de trabajo y de consumo, los recursos naturales y los recursos humanos. El modo de producción y la estructura de clases de cada lugar han sido sucesivamente determinados, desde fuera, por su incorporación al engranaje universal del capitalismo.

A cada cual se le ha asignado una función, siempre en beneficio del desarrollo de la metrópoli extranjera de turno, y se ha hecho infinita la cadena de las dependencias sucesivas, que tiene mucho más de dos eslabones, y que por cierto también comprende, dentro de América Latina, la opresión de los países pequeños por sus vecinos mayores y, fronteras adentro de cada país, la explotación que las grandes ciudades y los puertos ejercen sobre sus fuentes internas de víveres y mano de obra. (Hace cuatro siglos, ya habían nacido dieciséis de las veinte ciudades latinoamericanas más pobladas de la actualidad).

Para quienes conciben la historia como una competencia, el atraso y la miseria de América Latina no son otra cosa que el resultado de su fracaso. Perdimos; otros ganaron. Pero ocurre que quienes ganaron, ganaron gracias a que nosotros perdimos: la historia del subdesarrollo de América Latina integra, como se ha dicho, la historia del desarrollo del capitalismo mundial. Nuestra derrota estuvo siempre implícita en la victoria ajena; nuestra riqueza ha generado siempre nuestra pobreza para alimentar la prosperidad de otros: los imperios y sus caporales nativos. En la alquimia colonial y neocolonial, el oro se transfigura en chatarra, y los alimentos se convirtieron en veneno.

Extracto de la introducción del libro 'Las venas abiertas de América Latina' de Eduardo Galeano. 1971 (corregido en 1979).

Carta pública de Enric Duran desde la prisión

Defender mi libertad es defender el debate libre y serio sobre qué modelo de sociedad queremos.

La fiscal, representando a 19 de los 39 bancos y entidades financieras a las que expropié, me ha llevado a la prisión preventiva argumentando que "los hechos son graves" y que "existe riesgo de fuga".

Los bancos se atreven a calificar mi acción como grave cuando es su creación de dinero sin base real y su alocada especulación financiera la que ha supuesto:

* Que hayan necesitado préstamos con dinero público por una cantidad 100.000 veces más grande que la que se me reclama.

* Que, como producto de este sistema financiero, los últimos años hayan sido los de mayor destrucción de ecosistemas y mayor agotamiento de recursos fósiles y minerales. Una destrucción creciente a la que nos condena un sistema que necesita crecer para funcionar, expoliar la naturaleza cada vez más, para mantenerse.

* Que el paro haya llegado al 17% de la población y continúa subiendo.

* Que millones de personas estén perdiendo propiedades y cerrando negocios al no poder afrontar sus deudas, quedando condenadas a la morosidad de por vida.

Lo que he hecho yo junto con los miles de personas y grupos que hemos colaborado en las publicaciones CRISIS del 17-S y PODEMOS VIVIR SIN CAPITALISMO de este 17-M ha sido generar el debate social necesario sobre el modelo de sociedad que queremos, en un momento de crisis estructural que es la mejor oportunidad que tenemos para cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde.

Grave es pues, la situación a la que nos ha llevado la banca como punta de lanza de un sistema caduco, que navega camino del barranco. Mi acción sólo ha sido una manera de ponerlo sobre la mesa, una acción, recordemos, que los mismos bancos que ahora me acusan le restaban importancia o desmentían en septiembre cuando la hicimos pública y creían que era posible silenciarnos.

Por otro lado en relación al supuesto riesgo de fuga hay que hacer memoria:

¿Cómo se enteraron de mi acción?
Porque yo la hice pública.

¿Como me han podido detener?
Porque yo he comparecido públicamente en una rueda de prensa en la UB, en el mismo lugar donde al día siguiente me llevaron, horas después de conseguir una orden de detención.

Por lo tanto no me evadí de la justicia, pues entre la orden y la detención efectuada van unas pocas horas.

¿Riesgo de fuga? El de los bancos que quieren huir de estudio, para rehuir nuestro dedo que los señala como problema.

La razón verdadera de mi encarcelamiento preventivo no es otra que el peligro que representa para el poder financiero y político, mi presencia publica con un discurso más fuerte, claro y contundente de lo que pueden asumir. El mismo discurso que el de la publicación PODEMOS VIVIR SIN CAPITALISMO que está generando un gran debate social estos días.

La mía es una voz de muchas, pero es una voz que simboliza ahora mismo la insumisión a los bancos, el crecimiento y el conjunto del sistema actual en crisis. Una insumisión que deja en evidencia la actitud sumisa de la clase política. Por eso se me han encarcelado, por eso defender mi libertad inmediata es defender la libre expresión y el libre debate en relación al modelo de sociedad que queremos, que solucione la crisis sistémica actual.

Porque cada vez más personas y más diversas pensamos que podemos vivir mejor sin capitalismo, y que podemos ser ahora y aquí el cambio que queremos!

ENRIC DURAN

20/03/09

Abandonar el ciberactivismo

Micah White (Traducción de Noelia Jiménez)

Soy un nativo digital, es decir, un miembro de la primera generación que nació ya rodeada de ordenadores. De modo que, cuando mi generación se sintió llamada a parar la inminente guerra contra Irak, me reuní con mis amigos para hacer lo que creíamos que sería más eficaz: construir un sitio web magnífico.

Queríamos demostrar al mundo que había motivos perfectamente razonables para oponerse a la guerra. Y por ello dedicamos semanas, meses y hasta años a codificar y pulir un depósito efímero de justificaciones antibélicas. El resultado de nuestro trabajo fue un sitio web vanguardista al que se puede acceder por medio de cualquier ordenador… siempre que tenga bastante memoria para ello, que esté conectado a Internet con un ancho de banda suficiente, que tenga instalada la última versión del navegador y —lo más importante de todo— que el usuario haya llegado al sitio web después de verlo entre los resultados de una búsqueda concreta, resultados que son clasificados según las decisiones arbitrarias de los censores de la red, también conocidos como buscadores.

Todo el tiempo que dedicamos a transformar nuestro espíritu activista y nuestro entusiasmo juvenil en ese magnífico sitio web nos permitió cosechar 20.000 visitas anónimas en un mes, pero no conseguimos frenar la ocupación de Irak. Esas personas sin rostro, cuyas visitas monitorizaban con avidez nuestros servidores, fueron la prueba decisiva de nuestro éxito (en lugar de, por ejemplo, nuestros vecinos). Nunca nos cuestionamos si el activismo postulaba que dedicar todas las energías de una persona a producir datos binarios era la mejor manera de emplear nuestro talento. Sencillamente, nos parecía que tenía sentido hacerlo. Reflexionando ahora sobre aquellas horas empleadas, creo que perdimos una oportunidad para el cambio social.
La revolución, según Michael Hardt, es una transformación de la naturaleza humana que hace posible la transformación de la sociedad.

Por supuesto, Internet ha transformado la naturaleza humana, y seguirá haciéndolo, de diversas e inesperadas formas. Publicar bromas sobre Nike en Youtube, hablar de política por medio de podcasts desde nuestro dormitorio o usar los mensajes de texto para organizar protestas son usos de la tecnología que alteran las relaciones sociales y, consecuentemente, la naturaleza humana. No obstante, la pregunta es si los cambios que Internet está provocando sobre la naturaleza humana serán los que nos permitan dar la bienvenida a una transformación positiva del mundo. Creo que la respuesta es no, porque la experiencia esencial del uso de Internet, incluso en su vertiente más interactiva, es la de individuos solitarios que transmiten toda su pasión a través de una pantalla. Si queremos un mundo formado por comunidades fuertes capaces de rechazar las intrusiones de las megacorporaciones, culturas locales diversas y barrios con vecinos que se conocen lo suficiente como para sentirse seguros en su casa, entonces el paradigma de Internet nos está llevando por mal camino.

El activismo basado en el uso de Internet se convierte en un refugio de la lucha local y cotidiana; es una huida de las calles de cemento a la superautopista de fibra óptica. Así, las campañas por Internet imparten la peor de las lecciones: enseñan a una generación de activistas a renunciar a implicarse en las luchas que tienen lugar en su entorno mientras toman parte en batallas lejanas en las que tienen menos capacidad de causar efecto. En las palabras de Simon Critchley, «la resistencia comienza por ocupar y controlar el terreno sobre el que uno pisa, en el que uno vive, trabaja, actúa y piensa».

Esto no quiere decir que debamos abandonar Internet por completo o negarnos a poner en el punto de mira a las empresas indeseables de Internet. Al contrario, lo que sugiero es que si se quiere hacer una campaña contra Google, por ejemplo, para tener éxito es necesario llevar a cabo acciones fuera de la red. Diría incluso que el éxito de una campaña contra Google será directamente proporcional al tiempo que dediquemos a organizar nuestra vida fuera de la red. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que Google es más débil en el mundo real y estaría absolutamente desprevenido ante una (metafórica) «lucha en las calles».

Ahora entiendo por qué fracasaron los esfuerzos de mi generación por detener la guerra de Iraq: los activistas, al ser una generación de nativos digitales, están perdiendo la capacidad de provocar cambios en sus comunidades locales a causa de una excesiva dependencia de Internet. Puerta a puerta, cara a cara, nuestras diferencias desaparecen cuando nos enfrentamos a un problema que nos afecta a todos por igual: se forjan amistades, cunde el ejemplo entre vecinos y el mundo cambia realmente a mejor cuando el activismo vuelve a sus raíces: cuando vuelve a ser una práctica que emana de las comunidades y transforma la naturaleza humana al volver a dar forma a las relaciones sociales. Solo el activismo «de la calle» puede ser lo suficientemente transformador como para ocasionar una revolución de gran alcance.

Micah White es colaborador de Adbusters Magazine y activista independiente. Está escribiendo un libro sobre el futuro del activismo. www.micahmwhite.com

Artículo original en:
http://www.adbusters.org/blogs/blackspot_blog/abandon_point_and_click_activism.html

Portal del decrecimiento en castellano


Ha surgido la inquietud de montar una web en castellano. La idea es ir tejiendo una red de conocimientos y experiencias que sirva a la divulgación sobre el tema del decrecimiento; también organizar toda la información que hay disponible.

Se crearía un grupo de trabajo para programar la web y dotarla de contenidos. Si estás interesado en participar envía un correo a contacto@decrecimiento.info

También existe un grupo de traducción del decrecimiento en el que puedes participar.