Entrevista a Enric Duran


Decrecimiento, vivir sin capitalismo, cooperativas integrales, huelga de bancos… ¿podrías explicar estas ideas en pocas palabras, a grandes rasgos?

El decrecimiento es una corriente de pensamiento que cuestiona el capitalismo a través de desmentir que el crecimiento económico lleva a mayor bienestar, y de demostrar que el crecimiento perpetuo es imposible en un planeta con recursos finitos. Al mismo tiempo el decrecimiento es un movimiento social que agrupa a todos los colectivos y proyectos que tienen en común la apuesta por la reducción del consumo material, de la vuelta a lo local en todos los ámbitos de la vida, y de la recuperación de las relaciones comunitarias como forma de cubrir nuestras necesidades fuera del estado y del mercado.

Vivir sin capitalismo, es un término que utilizamos para impulsar una plataforma de recursos para la acción que permita a todas las personas y grupos que lo quieran desvincularse progresivamente del capitalismo en su vida cuotidiana, encontrarse con otras personas con los mismos objetivos y empezar a actuar para solventar juntos sus necesidades como vivienda, alimentación, educación, energía, a través de proyectos cooperativos y colectivos. Esto es la campaña "podemos vivir sin capitalismo"

Cooperativas integrales, son una de las propuestas para vivir sin capitalismo. En este caso se trataría de la agrupación de alrededor de un centenar de personas, para conseguir juntos de forma progresiva, reducir la necesidad del dinero al tiempo que esa necesidad es cubierta colectivamente mediante la producción cooperativa.

Dentro de la cooperativa integral se darían diversas prácticas de economía alternativa que harían posible esa vida (casi) sin dinero.

La huelga de bancos, es una de la acciones en marcha dentro de la campaña "Podemos vivir sin capitalismo" y consiste en que cada persona corte o aminore su relación con los bancos, de la forma que sea más viable a su caso. Ya sea cerrando una cuenta, sacando parte de su dinero, cancelando una tarjeta, dejando de pagar sus deudas o pasando sus ahorros para aquellos que los tengan a una cooperativa o una banca ética.

En cuanto a la acción que te hizo saltar a las páginas de la prensa comercial, ¿qué fue lo mejor y qué lo peor de toda la experiencia?

La acción ha contribuido tanto por los proyectos financiados con ella, como por la difusión que se ha conseguido de las ideas relacionadas, a generar y extender un movimiento social como es el del decrecimiento, que hasta hace poco era inexistente. Lo peor no sabría decirlo. Claro que hay momentos malos y situaciones adversas. Estar en prisión fue un riesgo importante con momentos duros, pero tras lo vivido, concluyo que salió bien. Otro duro elemento, fue todo el tiempo dedicado a desarrollar la acción en solitario, tiempo que no pude compartir con quien me hubiese gustado en esos momentos.

Si no hubiera estallado la crisis financiera, ¿consideras que este movimiento tendría la misma repercusión y el mismo desarrollo que tiene hoy día?

Seguro que no. El factor del contexto fue algo que tuvimos en cuenta desde el propio inicio del movimiento y las cosas están yendo tal y como las planteamos. Su Crisis, nuestra oportunidad, es un lema que estuvo presente desde antes de hacerse pública la primera de las publicaciones.

¿Qué es lo que más te motiva de entre todos los proyectos y campañas que están surgiendo últimamente?

Me motiva el reto que significa hacer posibles modos de vida fuera del capitalismo que al mismo tiempo supongan la semilla de una nueva sociedad. Para ello es necesario construir proyectos de economía alternativa más complejos de los que hasta ahora hemos sido capaces y ese es uno de los retos más importantes que tenemos a mi parecer.

¿Cuál es el principal problema con que se encuentran estos proyectos que surgen al margen del capitalismo?

La tendencia a la atomización no es fácil de revertir. Es frecuente que los grupos se encierren en sí mismos y que su ensimismamiento bloquee una apertura hacia fuera que les permitiría apoyarse mutuamente con otros proyectos y gentes. Necesitamos compartir experiencias y cogernos confianza mutua, sin poner demasiado alto el listón de esa confianza.

¿Qué pasará con estas campañas si llegasen síntomas de recuperación económica, aunque sean síntomas ficticios?

Una vez has superado el miedo y te has atrevido a actuar produciendo cambios en tus formas de vida, si esos cambios mínimamente funcionan, difícilmente te replegarás porque el contexto económico aparente volver a una supuesta normalidad. En cuanto a la labor de seguir iniciando nuevos proyectos e implicando a gente nueva, creo que la conciencia crítica que se está creando y que va mucha más de lo aparente y de lo ficticio es un buen seguro de continuidad para la fuerza del movimiento. El pensamiento que se va extendiendo de que no hay solución a la crisis dentro del capitalismo, juega a nuestro favor en este sentido.

Desde tu punto de vista ¿qué papel ha de jugar el sindicalismo, en concreto el anarcosindicalismo, en todo este movimiento?

Creo que el trabajo ha de ser uno de los principales ámbitos de transformación, y es de los más difíciles. Proponemos apostar por un modelo productivo no productivista que equilibre nuestro impacto ecológico con el planeta. Es importante plantearse como objetivo el control autogestionado de las producciones que sean estratégicas para nuestra autonomía como movimiento (desde crear pequeños molinos de viento, hasta bicicletas, pasando por la reparación de toda la maquinaria que sea necesaria).

Hay que hacer mucho más fácil, crear o incorporarse a una cooperativa. Necesitamos hacer de las pequeñas cooperativas un vehículo adecuado para trabajar cada vez más fuera del sistema, creando redes de economía alternativa entre ellas y las otras participantes de ese movimiento, para que podamos ir cortando relaciones progresivamente con las multinacionales.

En todos estos ámbitos y más seria muy importante que el anarcosindicalismo, se pusiera a trabajar, fomentando entre los parados y los afiliados, el cooperativismo y la autogestión obrera como líneas importantes de acción.

¿Cómo ves el panorama sindical en la actualidad?

Valoro el trabajo incesante que se hace desde los diversos sindicatos combativos pero considero que el enfoque está demasiado centrado en la defensa de los puestos de trabajo dentro del engranaje capitalista.

Creo que hay que asumir que habrá un momento en que tendremos que priorizar construir un barco nuevo más que defender a los tripulantes del barco que se hunde. Y es esencial para ese cambio de perspectiva acondicionar en todo detalle ese nuevo barco para que todos los tripulantes que se caen del viejo barco tengan como ser acogidos en el nuevo. Es importante una actitud proactiva y por ejemplo se puede empezar por plantear de otra manera las luchas laborales, aprendiendo de los ejemplos existentes de la toma y recuperación de empresas, por ejemplo en Argentina. Se trataría de dejar de luchar por seguir siendo esclavos y hacerlo para ser libres. En este sentido creo que el anarcosindicalista es el movimiento más adecuado para pasar a la acción y espero que podamos colaborar en lo posible o si es necesario en lo imposible.

¿Cuáles son los próximos planes de la campaña "Podemos vivir sin capitalismo"?

Un mes después del 17-S, nos estamos organizando para hacer posible una evolución del "vivir sin capitalismo" que no dependa de los días de acción, sino que permita que los proyectos y las redes en cada uno de los temas en los que estamos trabajando, se vayan extendiendo progresivamente al ritmo de cada cual. Por ello estamos sistematizando la recogida de los cuestionarios que presentamos el 17-S y consolidando varios de los grupos de la web www.sincapitalismo.net Eso no quiere decir que no vaya a haber una próxima acción coordinada, este debate está abierto y en unas semanas esperamos que se haya generado un consenso respecto al cuando, al qué y al por qué de un nuevo momento de visibilización; pero claro está que encontramos fundamental que la campaña empiece una transformación progresiva que vaya mucho más allá del encadenar días de acción

http://www.cnt-ait.tv/d/990-2/cnt_361_web.pdf

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada