El mundo acostumbraba a ser sencillo


El mundo acostumbraba a ser sencillo. Simplemente te dabas cuenta al pasar por el prado que te mojabas al tocar las gotas de rocío. Pero desde el momento en que la gente empezó a querer explicar científicamente esta gota de rocío, se atraparon a sí mismos en el infierno sin fin del intelecto.

Las moléculas de agua están hechas de átomos de oxígeno y de hidrógeno. Durante un tiempo la gente creyó que en el mundo las partículas más pequeñas eran los átomos, pero luego descubrieron que había un núcleo dentro del átomo. Ahora han descubierto que en el núcleo hay partículas aún más pequeñas. Entre estas partículas nucleares hay cientos de tipos distintos nadie sabe cuando acabará el análisis de este mundo diminuto.

Se dice que la forma en que los electrones se mueven a velocidades muy elevadas en sus órbitas dentro del átomo es exactamente como el movimiento de los cometas en la galaxia.

Para los físicos atómicos el mundo de las partículas es tan vasto como el mismo universo. Pero se ha demostrado que al lado de la galaxia en que vivimos existen innumerables galaxias. Entonces a los ojos de un cosmólogo, nuestra galaxia entera se vuelve infinitamente pequeña. El hecho es que las personas que creen que una gota de agua es simple, o que una roca es fija e inerte, son felices locos ignorantes y que los científicos que conocen que la gota de agua es un gran universo, la roca un mundo activo de partículas elementales moviéndose como cohetes son locos inteligentes. Visto de forma sencilla, este mundo es real y asequible. Visto de forma compleja, el mundo se vuelve aterradoramente abstracto y distante.

Los científicos que se regocijaron cuando se trajeron rocas de la luna, tienen menos comprensión de ésta que los niños que cantan: “¿Cuántos años tienes Sra. Luna?”. Basho (Un famoso poeta japonés de haikus (1644-1694)) pudo aprehender las maravillas de la naturaleza observando los reflejos de la luna llena en la tranquilidad de un estanque.

Todo lo que los científicos hicieron al salir al espacio y hollar el suelo lunar con sus botas espaciales fue deslucir un poco el esplendor que tenía la luna para muchos amantes y niños de la tierra.

¿Cómo es que la gente cree que la ciencia beneficia a la humanidad?

Fukuoka, Masonobu. La revolución de una brizna de paja. 1978.

3 comentarios:

  1. Interesante entrada, me hace reflexionar mucho....

    ResponderEliminar
  2. Hao!

    Pues a mí me parece la típica chorrada del nene rico (verde rico, decrecentista rico) preocupado porque le estropean su monísimo jardincito de bonsais.

    Este señor confunde ciencia con tecnología y el uso que se hace de ella con sus magníficos (que lo serán, no lo dudo) deseos.

    La gente cree que la ciencia beneficia a la sociedad porque Matrix le come el coco al más pintado. Por ejemplo a aquellos que rechazan -y lo creen una postura inteligente- el activismo político cuando es obvio que es la actitud que más apetecen "los malos". Ya sabéis: divide y vencerás, la divisa del "viejo oligarca" desde los tiempos de Aristóteles. Por cierto, nada mejor que la blogosfera para acabar de dividir a lo que queda de pueblo si es que queda algo de "eso" en los países ricos.

    Y termino: los pueblos más primitivos conocidos (por Malinowski y otros) tienen una actitud científica y tecnológica. Otra cuestión es, repito, qué se hace con ello.

    Hao!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:31 p. m.

    Que es una actitud cientifica y tecnologica de los pueblos primitivos?? Ellos "saben" hasta donde quieren llegar, porque respetan,comprenden y colaboran con la naturaleza que les ha mantenido, que es la propia ciencia natural. Y es verdad que si nos dividen venceran, y precisamente lo que mas hace la "ciencia" es dividir y dividir y dvidir hasta que se olvidan de lo que les mantiene...Si lo ves de forma sencilla el mundo es real y asequible, si lo ves de forma compleja se vuelve falso y distante. Ojala mas ricos pensaran asi, y no les hiciese falta ir a la Luna.

    ResponderEliminar