Max Neef: aprender a comprender


Hemos alcanzado un punto en nuestra evolución humana, caracterizado por el hecho de que sabemos mucho, sabemos muchísimo, pero comprendemos muy poco; la navegación que hemos escogido ha sido piloteada por la razón y nos ha llevado al puerto del saber, como tal; ha sido una navegación asombrosamente exitosa; jamás en toda nuestra existencia hemos acumulado más conocimiento, más saber, que durante los últimos cien años. Estamos celebrando la apoteosis de la razón; sin embargo, en medio de esta tan espléndida celebración, súbitamente nos asalta la sensación de que algo falta.

Así es. Podemos alcanzar conocimiento, saber, sobre casi cualquier asunto que nos interese, podemos por ejemplo, guiados por nuestro querido método
científico, estudiar todo lo que se puede estudiar —desde una visión teológica,
antropológica, biológica, bioquímica, sicológica— sobre un tema humano
llamado amor. Usted ha estudiado todo lo que se puede saber sobre el amor,
pero solo va a comprender el amor el día en que se enamore.

¿A qué apunta esto, de que el comprender es el resultado de la integración
mientras que el saber es el resultado de la separación y de la fragmentación?
Solo puedo pretender el comprender aquello de lo que soy parte. Mientras sigamos diciendo “yo estoy aquí y la naturaleza está allá”, “estoy aquí y la
pobreza está allá”, acumularemos mucha información en estadística, podemos
diseñar muchos cuadros, pero nunca vamos a comprender realmente de qué se
trata y qué es lo que realmente ocurre.

Finalmente, hemos alcanzado el punto en que estamos tomando conciencia de
que el conocimiento, el saber, no es suficiente y que, por lo tanto, debemos
aprender a comprender, a fin de alcanzar la completitud de nuestro ser.
Es probable que estemos comenzando a darnos cuenta de que el saber sin
comprender es hueco y de que el comprender sin saber es incompleto.
Precisamos, por lo tanto, emprender por fin la navegación hasta aquí pospuesta,
pero para poder iniciarla debemos enfrentar el desafío de un cambio de
lenguaje. Ya lo decía Einstein: “No es posible resolver un problema utilizando el
mismo lenguaje que dio origen al problema”.

Para saber más: Max Neef: Libros, artículos, entrevistas y conferencias

Para saber más: Audio conferencia de Max Neef

1 comentario:

  1. Hola, me he permitido reproducir en mi modesto blog esta interesante reflexión,

    felicidades por el magnífico blog,

    un abrazo cordial de Cristóbal

    ResponderEliminar