Residuos para desecho

Dada la naturaleza entrópica del proceso económico, el residuo es un ‘output’ tan inevitable como el ‘input’ de los recursos naturales. Más y mejores motos, coches, aviones, refrigeradores, etc., causarán no sólo más y mayor agotamiento de los recursos naturales, sino también más y mejor contaminación.

El residuo es un fenómeno físico que es generalmente nocivo para la vida humana. Deteriora constantemente el entorno de muchas maneras: químicamente, como en la contaminación de mercurio; nuclearmente, como en el desecho radioactivo; físicamente como en la minería a cielo abierto.

La mayor parte del desecho molesto –basura, cadáveres, excremento- también se reduce por procesos naturales. Hay procesos higiénicos incómodos, pero lo importante es que estos desperdicios no causan un daño permanente o irreductible a nuestro entorno; no ocurre siempre así, por ejemplo con los residuos nucleares (en el caso del plutonio-239, la reducción de un 50 por 100 tarda veinticinco mil años)

La humanidad es como una familia que consume unos suministros limitados que hay en la despensa y arroja los inevitables desperdicios en un cubo de basura finito: el espacio en torno a nosotros.

El calor adicional en que se transforma finalmente toda la energía de origen terrestre cuando es utilizada por el hombre puede afectar el delicado equilibrio termodinámico de nuestro planeta mediante las islas de calor producidas por las plantas industriales de energía alterando la flora y fauna local de ríos, lagos e incluso mares ribereños o puede aumentar la temperatura de la Tierra hasta fundir los casquetes helados.

Para saber más: Energía y mitos económicos. Nicholas Georgescu-Roegen. 1975

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada