Orden, complejidad y entropía

Cuando hablamos de orden nos referimos a la colocación de las cosas en su lugar correspondiente; (así hablamos por ejemplo de orden alfabético: a, b, c, d, e...).

La palabra complejidad es de origen latino, proviene de “complectere”, cuya raíz “plectere” significa trenzar, enlazar. Entenderíamos entonces la complejidad "como un mayor tamaño, número y clases distintas de las partes que componen un ente (un ser), la variedad de roles especializados que incorpora, el número de los distintos modos de ser presentes y la variedad de los mecanismos para organizar todo ello en un todo coherente y funcional. Al aumentar cualquiera de estas dimensiones, aumenta la complejidad del ente."

La entropía sería una medida del grado (gradiente o razón entre la variación del valor de una magnitud en dos puntos próximos y la distancia que los separa) de energía no disponible en un sistema termodinámico.

Entonces, el orden, la complejidad y la entropía son formas de aprehender las relaciones con el Universo desde estructuras mentales humanas.

Una de las observaciones más maravillosas que nos ha proporcionado la ciencia es la evolución del universo desde lo 'simple e indiferenciado', hasta lo 'complejo'. El universo crea estructuras cada vez más complejas. Si imaginamos la formación de una estrella, esta comienza con un gas “desordenado” para terminar siendo una bola de plasma con sus átomos mucho más localizados y “ordenados” que al principio.

Una evolución biológica genera desde hace cuatro mil millones de años organismos cada vez más complejos.

¿Cómo es posible entonces esta evolución hacia la heterogeneidad y la complejidad desafiando la Segunda Ley de la Termodinámica?.

Para saber más:
"El Origen de Gaia". Editorial Abecedario. Carlos de Castro.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada