Del decrecimiento a la desconstrucción de la economía (VI)

El decrecimiento de la economía no solo implica la desconstrucción teórica de sus paradigmas científicos, sino de su institucionalización social y de la subjetivización de los principios que intentan legitimar la racionalidad económica como la forma ineluctable del mundo.

Desconstruir la economía resultaría así una empresa más compleja que desmantelar un arsenal bélico, derrumbar el Muro de Berlín, demoler una ciudad o refundir una industria.

No es la obsolescencia de una máquina o de un equipo, ni el reciclaje de sus materiales para renovar el proceso económico. La destrucción creativa del capital que preconizaba Joseph Schumpeter no apuntaba al decrecimiento, sino al mecanismo interno de la economía que la lleva a “programar” la obsolescencia y destrucción del capital fijo, para reestimular el crecimiento insuflado por la innovación tecnológica como fuelle de la reproducción ampliada del capital.

El crecimiento económico arrastra consigo el problema de su medición. El emblemático producto interno bruto con el que se evalúa el éxito o fracaso de las economías nacionales no mide sus externalidades negativas.

Pero el problema fundamental no se resuelve con una escala múltiple y un método multicriterial de medida, como las “cuentas verdes”, el cálculo de los costos ocultos del crecimiento, un “índice de desarrollo humano” o un “indicador de progreso genuino”.

Del decrecimiento a la desconstrucción de la economía. Enrique Leff

2 comentarios:

  1. Yo estoy muy deacuerdo con todo esto, pero echo en falta propuestas claras. Alguien que explique, aunque sea someramente, cual sería la "hoja de ruta" para planificar un decrecimiento. Ya se que es muy complejo, pero al menos unos trazos gruesos...
    Llevo tiempo buscando y sólo encuentro pruebas argumentales de que el decrecimiento voluntario y ordenado es preferible a no hacer nada y dejar que la naturaleza nos haga decrecer a lo bestia. Pero es que no necesito más pruebas; hace tiempo que estoy ya convencido de esto. Sabes de alguien que haya escrito algo parecido a esta "hoja de ruta"?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    No existen recetas o programas concretos, aunque sí trazos gruesos, cuestiones como la agroecología, permacultura, monedas locales, trueque, movimiento slow, transporte en bicicleta, tracción animal, andar, adaptación energética al modelo solar, reducción del consumo, bienes comunes y durables, favorecimiento de las relaciones humanas, organización comunitaria...

    Existen también movimientos de resistencia activa al modelos de desarrollo como los Sin Tierra brasileños, Vía Campesina, pueblos y culturas indígenas con sus propios valores y costumbres, las ecoaldeas, movimientos sociales que trabajan en red...

    Pienso que es como la crianza de un niño, no existen recetas mágicas, cada niño es diferente, cada entorno familiar y afectivo es diferente, cada niño se desarrolla de diferente manera. Lo que queremos promover son sus capacidades afectivas, sociales, intelectuales, de salud e higiene, artísticas, creativas...

    Siguiendo con el símil, esta sociedad occidental sería una persona embriagada de velocidad y valores materiales, que se lo está pasando 'muy bien' con el dinero de una herencia y el robo.

    Y nuestra propuesta es 'decrecimiento'.

    salud y alegría.

    ResponderEliminar