Simplicité volontaire et décroissance



Si alguien está interesado en poner subtítulos en castellano por favor contactar en agsgijon@igijon.com

Las necesidades humanas según Max Neef

Se ha creído, tradicionalmente, que las necesidades humanas tienden a ser infinitas; que cambian constantemente, que varían de una cultura a otra y que son diferentes en cada período histórico. Nos parece que tales suposiciones son incorrectas. El típico error que se comete en los análisis acerca de las necesidades humanas es que no se explica la diferencia esencial entre las que son propiamente necesidades y los satisfactores de esas necesidades.

- Según categorías existenciales, las necesidades de:
  • Ser
  • Tener
  • Hacer
  • Estar

- Según categorías axiológicas, las necesidades de:

  • Subsistencia
  • Protección
  • Afecto
  • Entendimiento
  • Participación
  • Ocio
  • Creación
  • Identidad
  • Libertad

Ambas categorías de necesidades pueden combinarse con la ayuda de una matriz.



No existe una correspondencia biunívoca entre necesidades y satisfactores. Un satisfactor puede contribuir simultáneamente a la satisfacción de diversas necesidades; a la inversa, una necesidad puede requerir de diversos satisfactores para ser satisfecha. Ni siquiera estas relaciones son fijas. Pueden variar según el momento, el lugar y las circunstancias.

Veamos un ejemplo: cuando una madre le da el pecho a su bebé, a través de ese acto contribuye a que la criatura reciba satisfacción simultánea para sus necesidades de Subsistencia, Protección, Afecto e Identidad. La situación es obviamente distinta si el bebé es alimentado de manera más mecánica..

Las necesidades humanas fundamentales son pocas, delimitadas y clasificables.

Las necesidades humanas fundamentales son las mismas en todas las culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia a través del tiempo y de las culturas es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades.

Cada sistema económico, social y político adopta diferentes estilos para la satisfacción de las mismas necesidades humanas fundamentales. En cada sistema éstas se satisfacen (o no) a través de la generación (o no generación) de diferentes tipos de satisfactores. Uno de los aspectos que define una cultura es su elección de satisfactores.

Las necesidades humanas fundamentales de un individuo que pertenece a una sociedad consumista son las mismas del que pertenece a una sociedad ascética. Lo que cambia es la cantidad y calidad de los satisfactores elegidos, y/o las posibilidades de tener acceso a los satisfactores requeridos.

Lo que está culturalmente determinado no son las necesidades humanas fundamentales,
sino los satisfactores de esas necesidades. El cambio cultural es consecuencia - entre otras cosas- de abandonar satisfactores tradicionales para reemplazarlos por otros nuevos y diferentes.


Para saber más: Max-Neef: Libros, artículos, entrevistas y conferencias

El siglo del individualismo ( I )

Manifiesto por el decrecimiento

Por el decrecimiento, me comprometo a:

  • "Como sólo tenemos un planeta, Yo sólo tengo una casa."

  • "Yo por mi parte abandono mi Coche... ¡por el bús!

  • "Yo tiro mi tele y me voy al cine con mis amigos"

  • "Yo no cojo aviones, el tren me basta"

  • "¡El mejor modo de pensar globalmente... es comprar localmente! ! "

Os proponemos 5 compromisos para poner en marcha una verdadero proceso de decrecimiento en el curso de los 5 años por venir. Vuestra firma, seguida del cumplimiento de estos compromisos, harán historia. Si solamente 5 millones de nuestros contemporáneos asumieran estos compromisos, los decisores políticos y económicos deberían necesariamente tomarlo en cuenta : nuestro país estaría verdaderamente embarcado en el decrecimiento..

Esta solicitud de firmas de apoyo va a durar lo que la presente legislatura en Francia. Para cumplir estos 5 compromisos no necesitamos representantes políticos. Cada firmante es responsable hacia sí mismo y hacia los otros. Tenemos una cita en 2012.

Estos 5 compromisos agregan valor a nuestro programa político, del cual son la puesta en práctica. No se trata de una utopía, sino de 5 acciones realizables por cada uno de nosotros con el fin de proteger el planeta y sus habitantes, de compartir de manera equitativa los recursos desde ahora mismo y de preservarlos para las generaciones futuras. ¡Pongamos en marcha el decrecimiento !


Firmar el manifiesto

Pedalín