¡Apaguemos todo!



Participa en a la mayor movilización ciudadana contra el cambio climático.

La 'Alianza para el planeta', agrupación de asociaciones medioambientales, hace un llamamiento sencillo a todos los ciudadanos, 5 minutos de descanso-tregua para el planeta: todos apagaremos nuestras velas y luces el

1 de Febrero, de 19:55 a 20:00.

Participemos: tenemos que ser activos socialmente para transformar la realidad.

Nota: Si la participación es masiva, podemos conseguir echar abajo el sistema eléctrico.

Para saber más: L’Alliance pour la Planète

Sostenibilidad, estética verde y Acciona

Aritmética, población y energía


Videos tu.tv

El siglo de la gente

Freud: destapando mecanismos inconscientes ( II )

A partir de los conceptos sobre la Teoría de los instintos, el complejo de Edipo y el modelo del aparato psíquico Sigmund Freud elabora una especulación filosófica aplicándolos a las comunidades y a los fenómenos culturales.

Para Freud el origen de la moral y de la sociedad tiene como punto de partida la ambivalencia de los sentimientos del clan respecto del animal totémico. Así originalmente existió la horda en la cual el padre, autoritario y excluyente, monopolizaba las hembras; los hijos se reunieron y asesinaron al padre, una vez consumado el parricidio, los hijos fueron presa del sentimiento de culpabilidad y del deseo de expiación. El tótem vino así a tomar el lugar de la imagen del padre asesinado. Entre los hijos tuvo lugar un pacto de renuncia la agresión mutua y se instituyó la prohibición del incesto.

“Lo que el padre había impedido anteriormente, por el hecho mismo de su existencia, se lo prohibieron luego los hijos a sí mismos, en virtud de aquella ‘obediencia retrospectiva’ característica de una situación psíquica que el psicoanálisis nos ha hecho familiar. Desautorizaron su acto prohibiendo la muerte del tótem, sustitución del padre, y renunciaron a recoger los frutos de su crimen, rehusando el contacto sexual con las mujeres accesibles ya para ellos. De este modo es como la conciencia de la culpabilidad del hijo engendró los dos tabúes fundamentales del totemismo, los cuales tenían que coincidir, así, con los dos deseos reprimidos del complejo de edipo. Aquel que infringía estos tabúes se hacía culpable de los únicos crímenes que preocupaban a la sociedad primitiva.”

Totem y tabú.


En el malestar de la cultura analiza Freud la naturaleza de ésta y sus consecuencias para el individuo. El camino seguido por la cultura para imponer la renuncia a la agresividad consiste en dirigir hacia uno mismo la agresividad por medio de la conciencia moral, el superyo exigente y cruel.

“La tensión creada entre el severo superyo y el yo subordinado al mismo la calificamos de sentimiento de culpabilidad; se manifiesta bajo la forma de necesidad de castigo. Por consiguiente, la cultura domina la peligrosa inclinación agresiva del individuo debilitando a éste, desarmándolo y haciéndolo vigilar por una instancia alojada en su interior, como una guarnición militar en la ciudad conquistada.”

El malestar de la cultura.


Freud indagó en aspectos claves del comportamiento humano, que contrastó con un marxismo desconocedor de la naturaleza humana que lo convirtió en una teoría excesivamente ingenua y optimista.

“También yo considero que una modificación objetiva de las relaciones del hombre con la propiedad sería en este sentido más eficaz que cualquier precepto ético, pero los socialistas malogran tan justo reconocimiento, desvalorizándolo en su realización, al incurrir en un nuevo desconocimiento idealista de la naturaleza humana.”

El malestar de la cultura.


Freud desarrolló una teoría acerca de la dimensión psíquica del ser humano, la parte emocional-instintiva no funciona de igual manera que la parte cognoscitiva-racional; su conocimiento es parte fundamental para entender el discurso de la sociedad de consumo en la que nos hallamos inmersos.

Freud: destapando mecanismos inconscientes ( I )

Sigmund Freud nació en 1856 en Moravia (actualmente República Checa). En una sociedad puritana e hipócrita, la decisión con la que se adentró en los problemas de la sexualidad, el descubrimiento de conflictos de tipo sexual por debajo de síntomas y conductas aparentemente inocentes, su interpretación de los sueños, y sobre todo, la afirmación de que los niños desarrollan una intensa vida sexual, le acarrearon la repulsa y el aislamiento de la sociedad biempensante. Murió de cancer exiliado en Londres en 1939.

Fundador del psicoanálisis, un método para curar determinados trastornos psíquicos, lo que llevó a Freud a formular una teoría completa acerca de la estructura y dinámica de la vida psíquica. Aplicó los conceptos básicos del psicoanálisis al esclarecimiento de fenómenos colectivos como la religión, la cultura y la sociedad, a través de ensayos como ‘Tótem y tabú’, ‘el porvenir de una ilusión’ y ‘el malestar de la cultura’.

En su aportación a la comprensión de ‘lo humano’ puso de manifiesto los condicionamientos ocultos que determinan múltiples comportamientos, que influyen en gran medida en las conductas de las personas.

Freud desarrolló la Teoría de los instintos, considerando el instinto sexual (eros) y el instinto de autodestrucción (Thanatos) como objetivos primarios para la propia satisfacción cuyo incumplimiento produciría una gran frustración relacionada con la angustia.

El complejo de Edipo mediante el cual la madre del niño aparece como objeto libidinal y el padre como rival.

Propuso un modelo estructural-topográfico del aparato psíquico distinguiendo tres elementos: el ello, la parte más antigua del psiquismo que incluiría los instintos y las pasiones; el yo, que surge a partir del ello bajo la influencia de la realidad exterior, representa la razón y la reflexión; y el superyo, que constituye una instancia moral de ideales y prohibiciones procedente de la interiorización de la imagen de los progenitores.


Para saber más: Sigmund Freud: vida y obras.

Surplus, consumidores aterrorizados

El ser humano según Marx

Carl Heinrich Marx ( Alemania 1818 – 1883 ), Mordecai era el apellido familiar judío. De familia burguesa acomodada fue bautizado a los seis años en la Iglesia Evangélica. Deseoso de tener hijos varones (no mostraba gran aprecio por el sexo femenino), de sus ocho hijos, sólo sobrevivirán tres mujeres. Siempre perseguido por la policía, logra sobrevivir gracias a la desinteresada ayuda de una pensión mensual de Engels. Su filosofía quiso ser abierta y crítica; más un método de análisis que un sistema dogmático de ello dan fe las palabras a su yerno Paul Lafargue: “ Lo cierto es que yo no soy marxista”.

“La producción práctica de un mundo objetivo, la elaboración de la naturaleza inorgánica, es la afirmación del hombre como un ser genérico consciente, es decir, la afirmación de un ser que se relaciona consigo mismo como ser genérico. Es cierto que también el animal produce. Se construye un nido, viviendas, como las abejas, los castores, las hormigas, etc. Pero produce únicamente lo que necesita inmediatamente para sí o para su prole; produce unilateralmente, mientras que el hombre produce universalmente; produce únicamente por mandato de la necesidad física inmediata, mientras que el hombre produce incluso libre de la necesidad física y sólo produce realmente liberado de ella; el animal se produce sólo a si mismo, mientras que el hombre reproduce la naturaleza entera; el producto del animal pertenece inmediatamente a su cuerpo físico, mientras que el hombre se enfrenta libremente a su producto. El animal forma únicamente según la necesidad y la medida de la especie a la que pertenece, mientras que el hombre sabe producir según la medida de cualquier especie y sabe siempre imponer al objeto la medida que le es inherente; por ello el hombre crea también según las leyes de la belleza.

Por eso precisamente es sólo en la elaboración del mundo objetivo en donde el hombre se afirma realmente como un ser genérico. Esta producción es su vida genérica activa. Mediante ella aparece la naturaleza como su obra y su realidad. El objeto del trabajo es por eso la objetivación de la vida genérica del hombre, pues éste de desdobla no sólo intelectualmente, como en la conciencia, sino activa y realmente, y se contempla a sí mismo en un mundo creado por él.”

Para Marx, la vida humana tiene una base material concreta. La base material humana alcanza un nivel de claridad cuando se analiza el proceso de producción económico y el trabajo, mediante el cual el hombre transforma la naturaleza y se transforma a sí mismo. La esencia del hombre es su propio trabajo ( entendido como actividad práctico-productiva). Una esencia que, en la sociedad no comunista se encuentra alienada.

La esencia humana no es algo que resulte trascendente respecto al individuo y se encuentre fuera de él, sino que es el conjunto de las relaciones humanas en un contexto histórico que las conforma.

“la esencia humana...es, en su realidad, el conjunto de relaciones sociales”.

“La historia es la verdadera Historia Natural del hombre”.


Para saber más: Karl Marx: economista, filósofo... y revolucionario

Niños en la fábrica

El motor de la historia: selección natural y cultural

Desde el modelo neoliberal se transmite la idea del deseo de reconocimiento como motor de la historia. En esta lucha por el reconocimiento el ser humano buscaría un reconocimiento de cierto valor y dignidad, lo que condujo en los albores de la historia a un sangriento combate por el prestigio, entre una clase de amos dispuestos a arriesgar la vida y unos esclavos que cedían a su miedo natural a la muerte. Esta relación amo-esclavo fue superada mediante la Revolución Francesa (o Revolución Americana) reconociendo la dignidad universal mediante el establecimiento de derechos. Se reinterpretan así fenómenos como la cultura, la religión, el trabajo, el nacionalismo o la guerra. Así, por ejemplo, un creyente buscaría el reconocimiento de sus dioses.

Lo cierto, es que hasta hace unos 35.000 años, el hombre evolucionó conforme a las leyes de la selección natural, esta actúa sobre cambios en el programa hereditario que portan las moléculas de ADN localizadas en el núcleo de las células del organismo. Si los cambios del programa y los rasgos físicos y de conducta que éstos controlan tienen como resultado una tasa neta de reproducción más elevada en las personas en las cuales se operan, dichos cambios se verán favorecidos en las generaciones siguientes y pasarán a formar parte del programa genético de una población.

Durante los 35.000 años siguientes, la selección natural continuó moldeando el organismo humano y adaptándolo a los niveles de adaptación solar, calor, frío, altitud y presión alimentaria propios de los diferentes hábitats; Pero nuestros organismos poseen, como resultado de la selección natural, cierto número de deseos, necesidades, instintos, límites de tolerancia, vulnerabilidades y pautas de crecimiento y debilitamiento concretos, que definen más o menos lo que se entiende por ‘naturaleza humana’.

El ser humano no vive aislado, sino que su vida se desarrolla en sistemas organizados de conducta y pensamiento aprendidos socialmente, que satisfacen o atienden las exigencias y potencialidades de la ‘naturaleza humana’. En este contexto funciona una selección cultural que conserva o propaga las conductas y pensamientos que con mayor eficacia satisfagan las exigencias y potencialidades biológicas de las personas que conviven en un grupo.

Una vez iniciado el despegue cultural las diferencias en cuanto al éxito reproductor dejan de constituir el medio a través del cual se seleccionan o propagan las variaciones de conducta y pensamiento.

Para saber más: Nuestra especie. Marvin Harris. 1989.

La larga noche de los 500 años

La argucia capitalista: la democracia

Los países más desarrollados son los que tienen más alto consumo per cápita de energía, lo que permite desarrollar toda una complejidad social y una democracia representativa legitimada por las urnas, una sociedad que no necesita luchar por los recursos, que posee un sistema con capacidad para derrochar energía por medio del consumo privado de las personas, puede permitirse una burocracia que represente los intereses de las personas que forman esa sociedad.

Unas naciones (Europa y América del Norte principalmente) que se ven favorecidas por el sistema capitalista, y que pueden acceder a un estado de bienestar, cuyos ciudadanos saben elegir lo que les conviene puede envolverse en el ‘american way of life’ mientras los recursos sean abundantes aún a costa de retirárselos a otras personas. La legitimación la afirma el propio sistema ‘democrático’; ciertamente es cómodo intelectualmente pensar que la pobreza de los pueblos se debe a su falta de democracia.

El sistema de partidos es un entramado para legitimar el 'orden' vigente. Los partidos políticos son maquinarias para ganar elecciones no para tomar decisiones. Son las instituciones internacionales – no votadas en las urnas- quienes regulan la economía mundial y sus objetivos son favorecer las élites dominantes de los distintos países, las grandes decisiones internacionales son tomadas por las corporaciones económicas internacionales (Shell, Coca cola, Monsanto, Nike, Ford...) y por los organismos financieros internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio).

El sistema capitalista global es una forma impuesta no legítima que se instituye como algo natural pero no es la única forma de organizar las relaciones políticas, económicas y sociales en el planeta Tierra.

Palabras de Salvador Allende

Camino de la extinción

Sistema capitalista global

Vivimos en un sistema económico capitalista global (donde existe un reconocimiento del derecho a la libre actividad económica y al intercambio económico basado en la propiedad privada y en el mercado), que se legitima a través de unos estados denominados democráticos en cuanto que sus habitantes gozan del derecho a elegir su propio gobierno mediante elecciones periódicas, en votación secreta y con multiplicidad de partidos, por medio del sufragio adulto, universal e igual.

Este modelo económico-político se fundamenta en tres pilares básicos:

  • La tecnología hace posible la acumulación ilimitada de riqueza, y con ello la satisfacción de una serie, siempre en aumento, de deseos humanos.
  • Los países más desarrollados del mundo son también las democracias que mejor funcionan.
  • Existe un deseo de reconocimiento en el ser humano que es el motor de la historia.

Se trata de una construcción estructurada por las clases dominantes de la sociedad mundial, mediante un sistema de representaciones (imágenes, mitos, ideas, conceptos...) que provoca una obnuvilación que impide la clarificación racional de la realidad social de un sistema basado en la injusticia y la desigualdad.

Crisis energética global ( I )

Crisis energética global ( II )

Crisis energética global ( III )

Crisis energética global ( IV )

Crisis energética global ( V )