Karl Polanyi: Crítica del mercado

La economía de mercado no es un sistema económico sin más. Es siempre, por su propia esencia, un sistema político-económico: porque es una forma de organizar la producción y la distribución de bienes que exige una organización social y política adecuada a su estructura y a su funcionamiento.

Una institución social cuya "estructura de apoyo" son la propiedad privada, la atomización de quienes participan en ella (individuos desocializados), la articulación de todos esos individuos a través de relaciones de compraventa (oferta y demanda) y su movilización y desplazamiento a través de los precios resultantes sometidos en permanencia a fluctuaciones y que exige un comportamiento orientado hacia la maximización calculada (y calculada necesariamente en dinero) del lucro de sus agentes, es una institución social que sólo tienen un sentido: el de organizar la producción y distribución de medios para la satisfacción de necesidades materiales; en ello empieza y en ello acaba. "La subsistencia se asegura fundamentalmente mediante instituciones económicas que actúan por móviles económicos y se gobiernan por leyes económicas. Las instituciones, los móviles y las leyes son específicamente económicas"

Si toda sociedad necesita organizar de alguna manera la producción y distribución de medios materiales para su subsistencia y la forma de hacerlo en la sociedad moderna es a través de una economía de mercado, esa sociedad deberá configurarse política y socialmente de modo y manera que sea posible aquélla, es decir, en tanto que sociedad para el mercado, en tanto que sociedad de mercado. De otro modo no podría disponer de los medios necesarios para su subsistencia. La configuración de la sociedad habrá de hacer posible así el cumplimiento de las "leyes económicas" y someterse a ellas sean cuales sean sus consecuencias sociales y políticas o, al menos, situando a éstas en un segundo plano frente a aquéllas

"Las mercancías son (...) objetos producidos para la venta en el mercado"; sin embargo, la tierra y el trabajo ni son producidos para la venta ni pueden serlo. "El trabajo no es más que la actividad económica que acompaña a la propia vida - la cual, por su parte, no ha sido producida en función de la venta, sino por razones totalmente distintas -, y esta actividad tampoco puede ser desgajada del resto de la vida, ni puede ser almacenada ni puesta en circulación. La tierra por su parte es, bajo otra denominación, la misma naturaleza, que no es producida por el hombre". Al no ser producidas para la venta, ni el uno ni la otra son mercancías en sentido estricto. Y, sin embargo, ninguna economía de mercado funciona sin su mercantilización. La combinación de estas dos características lleva a Polanyi a definirlas como mercancías ficticias. Y "la ficción en virtud de la cual esto tenía que ser así se (convierte) (...) en el principio organizador de la sociedad"

Para saber más: 'Karl Polanyi: Crítica del mercado, crítica de la economía. Carlos Prieto.'

2 comentarios:

  1. Creo que estas aclaraciones valen:

    1) desde el momento que se juntan 2 o mas personas a regatear precios a la hora de intercambiar bienes hay mercado, sea un mercado de valores electronico o sea una reunion de beduinos del siglo III antes de nuestra era. Hay mercado porque los precios son un emergente de una situacion compleja. No hay merccado cuando los precios son establecidos por una autoridad fuera del alcance de la gente comun (por ejemplo el "justiprecio" que fijaba la iglesia catolica durante la edad media).

    2) El mercado no es una entelequia abstracta ni algo tan autarquico que determina la dinamica social, economica y politica. La naturaleza del mercado esta muy determinada por las leyes que lo reglamentan. El mercado es un emergente legalmente encauzado incluso en esta epoca de "Fundamentalismo de Mercado" donde las corporaciones han reglamentado, regulado, el mercado para su beneficio y perjuicio de la inmensa mayoria del planeta. Si, el libre mercado que tanto proclaman no tiene nada de libre, es el resultado de la traicion de intelectuales y politicos, traicion a la verdad y traicion a sus promesas.

    3) Mercado no es lo mismo que capitalismo. Un capitalismo monopolico para los amigos con precios regulados es un capitalismo sin mercado y nuestro mundo actual y la historia esta llena de ejemplos de mercados sin capitalismo. Anarquistas, socialistas y cristianos han pensado en "socialismo de mercado" desde mas de un siglo atras, desde que en el siglo XIX algunos vislumbraron que la implementacion de algunas de las ideas Marx llevarían a regimenes despoticos. Ver el titulo PRECURSOR DE UNA ECONOMÍA DE MERCADO SIN CAPITALISMO en http://www.sozialoekonomie.info/Info_Foreign_Languages/Spanish_5/spanish_5.html

    ResponderEliminar
  2. El resumen que se nos presenta no es exactamente la idea de Polanyi.

    Lo que demuestra Karl Polanyi, esencialmente, a mi juicio, son dos cosas:

    1) El Mercado se practicaba en Atenas y Cleomenes de Alejadría puso en marcha el primer mercado munidal de granos (Naucratis, Rodas...). Es decir, el Mercado NO es un invento del Capitalismo. Lo que sí es nuevo es que se trate de un mercado autorregulado.

    2) Mercado autorregulado porque, "gracias" a este mecanismo, a partir de ahora (en realidad a partir de la abolición de las "leyes de Pobres" y del "acta de asentamientos" en Inglaterra S XIX) personas o trabajo y tierra o naturaleza, además del dinero, serán MERCANCÍAS. Si bien se trata de mercancías ficticias pues NO HAN SIDO PRODUCIDAS PARA SU VENTA, como es obvio.

    Por tanto el Mercado autorregulado (100% capitalista) convierte en mercancía al hombre y a la tierra, amenazando con su destrucción. Obviamente la sociedad se protege y ahi es cuando nacen los "proteccionismos"... algunos totalitarios... tan totalitarios como el mismo KKpitalismo.

    La crítica central de Polanyi -siempre a mi juicio- que demuestra con sus formidables conocimientos de antropología e Historia, se resume en lo siguiente: Hasta la eclosión del Mercado autorregulado (capitalista) NUNCA, en la historia de la humanidad, la Economía determinó a la Política, a la Sociedad.

    ResponderEliminar