El nuevo humanitarismo del desastre

Los nuevos elementos de poder del Sistema de Socorro y Reconstrucción (SSR) tienen como protagonistas principales al comando militar y político estadounidense, al Banco Mundial y las ONG.

El Banco Mundial (BM) utiliza los desastres como una oportunidad para impulsar programas de privatizaciones, ofreciendo prestamos con el envoltorio de la ‘reconstrucción’, para asesoramiento en políticas y contratación de estudios y la financiación de empresas privadas; un elevado porcentaje de los préstamos van a parar a las manos de funcionarios corruptos. Los objetivos del BM se entrelazan con los objetivos de política exterior y seguridad de su miembro y donante dominante: Estados Unidos.

En Afganistán, por ejemplo, administra la asistencia al país, y ya se ha encargado de privatizar la salud, el agua, las telecomunicaciones, el petróleo, el gas y la minería dejándolo en manos de inversionistas extranjeros, proporcionando políticas y asesoramiento para facilitar la transición a la economía de mercado.

Las empresas, y en particular las empresas contratistas estadounidenses como Halliburton y Bechtel, han sido actores claves en el proceso de reconstrucción, llevando a Naomi Klein a acuñar el término ‘capitalismo del desastre’.

Las ONG son una parte central del esfuerzo de alivio del desastre y reconstrucción, funcionando ajenas a la sociedad local y sin una estrategia a largo plazo más allá de la etapa de socorro; el BM canaliza su apoyo a través de éstas entidades privadas.

En octubre de 2001 Colin Powel en un discurso al iniciar la Operación Libertad Duradera dijo: “Las ONG’s son una fuerza con enorme capacidad multiplicadora para nosotros, un componente importantísimo de nuestro equipo de combate”. En junio de 2003, setenta y nueve ONG’s exigieron que la comunidad internacional otorgara a la OTAN un mandato fuerte para la estabilización del país.

Las estructuras del poder desarrollan ideologías legitimantes, y el discurso que acompaña el ascenso del Sistema de Socorro y Reconstrucción está construido apelando a la seguridad internacional, la economía neoliberal y un floreciente humanitarismo militante.

Para saber más: El ascenso del Sistema de Socorro y Reconstrucción. Walden Bello.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada