La adaptación del Mesolítico

Fue un tiempo de cambio ecológico. Hace entre 15.000 y 7.000 años. Bosques de abedules y pinos se extendieron por la tierra y los cazadores instalaron sus campamentos en calveros junto a los márgenes de los ríos, a orillas de lagos y estuarios y en las costas. En los bosques se refugiaron animales de caza como el alce, el ciervo rojo, el corzo, los uros o los cerdos salvajes; para localizar a estos animales se necesitaban nuevas técnicas de rastreo (en esta época se domestica al perro para estas labores).

Pero la caza en hábitats boscosos, no podía proporcionar las cantidades de carne que antes se obtenían siguiendo a las manadas. Los pueblos mesolíticos tuvieron que recurrir a una dieta de espectro amplio compuesta de alimentos vegetales, pescado, moluscos y otras fuentes fluviales y marítimas.

Para responder al desafío y a la oportunidad se desarrollaron nuevas técnicas para fabricar y poner mango a útiles de madera. Por primera vez se produjeron hachas con técnicas de afilado. Anzuelos, lanzas de pesca, arpones fueron perfeccionados, se mejoraron las redes de pesca, balsas de cortezas, barcos y remos, trineos y esquíes.

Hubo un aumento de los asentamientos, tan pronto como grupos locales acamparon durante períodos de tiempo más largos cerca de recursos renovables como bancos de marisco o corrientes de pesca. Fue una época de gran diversificación y experimentación tecnológica.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada