Libertad y límites


Se hace necesario definir un espacio en el cual se puede actuar con independencia y libertad y en el cual se pueda dar un desarrollo humano.

Vivir significa estar limitado, los límites forman parte de la vida. Nuestro propio cuerpo está protegido del exterior por la piel.

Apenas existen entornos adecuados para el desarrollo sano de los seres humanos, lugares como las carreteras y sus vehículos, fábricas y oficinas para desarrollar un trabajo del que no nos sentimos complacidos, hospitales masificados donde somos la enfermedad que padecemos, barriadas sin el calor del sol.

Vivimos en una sociedad donde se valora más la adaptación que la consideración de personas en desarrollo. El poder de los más fuertes sobre los más débiles, y la lucha por obtener las mejores oportunidades.

Hemos experimentado los límites como medio de coacción para hacer o dejar de hacer según lo que otros esperaban de nosotros. Debemos olvidar el significado de los límites han tenido en nuestra tradición cristiana: prohibiciones, advertencias, amenazas, requerimientos para respetar los derechos de los demás, llamadas a nuestro ‘yo’ mejor.

A veces se inventan límites porque se está convencido de que ejercen una influencia positiva en el desarrollo, pero si los límites no son realmente necesarios y se erigen únicamente para obtener determinados resultados tienen resultados demoledores ya que no se respetan los auténticos procesos vitales.

Nadie se comporta ‘mal’ (no percibir los límites o menospreciarlos) cuando se siente bien. En la realidad debe haber límites para nosotros cuyo objeto es que podamos sentir cierto ‘orden’. Los límites y las normas se aplican y están vigentes en la convivencia social de toda cultura.

La alegría de vivir debe impregnar las relaciones con nosotros mismos y con los demás, nuevas formas de relacionarse para compartir, cooperar y respetarse mutuamente.

Libertad y límites están íntimamente relacionados con dos conceptos: ‘amor’ y ‘respeto’.


Para saber más: Libertad y límites. Amor y respeto. Rebeca Wild.

3 comentarios:

  1. He borrado el comentario que has dejado en mi diario. Te pediría, por favor, que si quieres comentar, no copies y pegues una entrada de tu diario, sino que digas algo coherente con la entrada. Y desde luego, si estás haciendo esto por SEO, no lo estás haciendo nada bien.

    ResponderEliminar
  2. No he borrado el comentario que ha puesto en Atenco somos todos, en el artículo en el que se hablaba de un biólogo secuestrado, torturado, acusado falsamente,cuya mujer e hijos pequeños corren peligro, y en el que ha soltado su rollo egocéntricamente, encantado de conocerse, sin ningún pudor.
    Usted está incapacitado para comunicarse e interrelacionarse con sus semejantes si es capaz de pasar por encima del sufrimiento de las personas con tal de soltar su discurso, que ni siquiera es suyo, así es que no vuelva a comentar en nuestro blog para soltar su post allí.

    ResponderEliminar
  3. Hola ferio:

    Pedirte disculpas porque realmente el comentario no tenía nada que ver con la temática que tratas en tu blog.

    Hola Atenco somos todos:

    No entiendo su comentario, pues su exposición trata sobre el tema de la libertad (si bien de manera concreta en cuanto al secuestro de una persona); pedirle disculpas por haber lastimado sus sentimientos.

    PD. Antes y después de realizar el desarrollo de una idea, utilizo el buscador para encontrar páginas con temática similar, y pienso que dejar mis ideas a otras personas les puede enriquecer, igual que yo me nutro de las ideas de otros.

    saludos

    ResponderEliminar