Nuclear

Todo comenzó cuando Albert Einstein descubrió su famosa fórmula E=MC2, donde E es la Energía liberada, M la diferencia de masa o incremento, y C es la velocidad de la luz. Esta ecuación significa que la masa se puede transformar en Energía y al revés, la energía en masa.

La energía nuclear es aquella que resulta del aprovechamiento de la capacidad que tienen algunos isótopos (átomos de un elemento químico cuyos núcleos tienen el mismo número atómico, pero distinto número másico) de ciertos elementos químicos para experimentar reacciones nucleares y emitir energía en la transformación.

La instalación física donde se produce, mantiene y controla una reacción nuclear en cadena es el reactor nuclear el cual utiliza un combustible adecuado que permita asegurar la normal producción de energía generada por las sucesivas fisiones siendo el más utilizado el uranio bajo su forma isotópica de U-235. Uno de los problemas de este tipo de energía es la disponibilidad de uranio, al ritmo actual de consumo este mineral desaparecería en 70 años. Dado el escaso porcentaje de energía primaria que supone la energía nuclear, cualquier incremento de esta daría al traste con las reservas de uranio.

Actualmente se extraen unas 50 millones de Toneladas de mineral de uranio que dejan unas 75 Toneladas de residuos de plutonio y unas 10.000 Toneladas de residuos de uranio; una herencia radioactiva para nuestros hijos.

Existen 440 centrales nucleares que generan electricidad, pues se trata de alta tecnología controlada por un número muy limitado de países. Las perspectivas no son nada halagüeñas, pues el proceso completo (construcción de la central – producción – tratamiento de residuos) resulta más costoso que la electricidad que inyectan al sistema, además el riesgo de atentado terrorista las hace un objetivo muy vulnerable.

Para saber más: El espejismo nuclear a la luz de la situación energética mundial

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada