Marina


Existen diferentes tipos de energía marina.

La energía mareomotriz es la que resulta de aprovechar las mareas, es decir, la diferencia de altura media de los mares según la posición relativa de la tierra y la luna, y que resulta de la atracción gravitatoria de esta última y del sol sobre las masas de agua de los mares. Esta diferencia de alturas puede aprovecharse interponiendo partes móviles al movimiento natural de ascenso o descenso de las aguas, junto con mecanismos de canalización y depósito, para obtener movimiento en un eje. Mediante su acoplamiento a un alternador y se puede utilizar el sistema para la generación de electricidad, transformando así la energía mareomotriz en energía eléctrica.

Se encuentran muy pocas centrales de energía mareomotriz, ya que esta energía es sólo aprovechable con mareas superiores a 6 metros. Actualmente la central maremotriz de Rance en Francia produce 540 Gigavatios anuales con una amplitud media de marea de 8,17 metros.

También existe la energía de las corrientes marinas, la térmica oceánica y la energía de las olas.

Hay muchas tecnologías, la mayoría son ideas que no han pasado ni a prototipo. Este tipo de energía produce un gran impacto visual sobre el paisaje, modifican el régimen de llegada y salida de las olas lo que tiene un efecto negativo en la vida marina, principalmente entre los moluscos y los mariscos que viven del batir de las olas.

El principal inconveniente corresponde a la corrosión de los materiales, un tema de dificil resolución.

Se tiene constancia histórica de este tipo de energía, conocido es el molino de las mareas de Isla Cristina del siglo XVIII, que funciona aprovechando la subida de la marea para llenar un deposito de agua, cuando la marea baja, se abre una pequeña compuerta por la que sale el agua antes acumulada que hace funcionar el molino.

Para saber más: Energía marina

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada