Eólica


La energía eólica es una forma indirecta de energía solar, puesto que son las diferencias de temperatura y de presión inducidas en la atmósfera por la absorción de la radiación solar las que ponen en movimiento los vientos.

La primera utilización de la capacidad energética del viento la constituye la navegación a vela. En ella, la fuerza del viento se utiliza para impulsar un barco. Barcos con velas aparecían ya en los grabados egipcios que tenían que utilizar también los remos para contrarrestar una característica esencial de la energía eólica, su discontinuidad. Efectivamente, el viento cambia de intensidad y de dirección de manera impredecible

Los molinos movidos por el viento tienen un origen remoto, es esta una máquina que transforma el viento en energía aprovechable. Esta energía proviene de la acción de la fuerza del viento sobre unas aspas oblicuas unidas a un eje común. El eje giratorio puede conectarse a varios tipos de maquinaria para moler grano, bombear agua o generar electricidad. Cuando el eje se conecta a una carga, como una bomba, recibe el nombre de molino de viento. Si se usa para producir electricidad se le denomina generador de turbina de viento.

Se dice que la energía eólica es renovable, limpia e inagotable. Pero no debemos confundir el viento con la forma de obtener energía eólica.

Un generador de 1 Mw pesa unas 150 toneladas y la mayor parte de ellas son de metal (acero y cobre) y de plásticos o fibra de carbono. Y emplazarlo en una montaña o en las costas tiene un precio.

El coste energético de las máquinas que extraen el mineral, las que lo trituran y lavan (las que bombean el agua) las que lo transportan, las que extraen el carbón para las acerías y lo funden, sacarlo en lingotes, procesarlo, perfilarlo, trefilarlo y laminarlo, para fabricar todas las partes del aerogenerador (después de varios transportes de fábrica en fábrica).

La energía del transporte de esos ingenios a los lejanos montes o a las lejanas costas, la energía de las excavadoras que abren los caminos forestales y los pavimentan o refuerzan, para que pasen grandes camiones y grúas.

La energía de poner torres de alta tensión desde estos sitios hasta las redes más cercanas que tengan capacidad de inserción, y la energía de mantener todo esto y de repararlo y de volver con los camiones a retirar los materiales gastados o rotos por los vendavales, para evitar la contaminación de playas y montes

Otro problema añadido es el tope máximo (15% de la electricidad que circula por la red) que se puede inyectar de energía de origen eólico, dada su discontinuidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada