Tren de alta velocidad

Si lo que se pretende es una reducción del consumo energético, el tren de alta velocidad no es una alternativa viable para una reducción rápida de la movilidad motorizada.

Resaltar el alto impacto ambiental de estas infraestructuras rectilíneas, que no tienen en cuenta el territorio por el que circulan; el elevado consumo energético obliga a incrementar la oferta de suministro eléctrico construyendo nuevas líneas de alta tensión y a multiplicar las subestacioenes de alimentación eléctricas.

La red esta sobredimensionada al ser de doble via ya que la capacidad de transporte de viajeros equivale a una autopista de 16 carriles, al no tener paradas en poblaciones intermedias deja al coche como única opción a los habitantes de estas poblaciones, además deja sin alternativas al transporte ferroviario de mercancías.

La red de alta velocidad refuerza desequilibrios territoriales. Al acercar poblaciónes pequeñas a unas más grandes, convierte a estas en lugares cuya actividad queda subordinada a la gran ciudad, imposibilitando cualquier desarrollo autocentrado.

Considerar el caracter elitista del tren de alta velocidad con unos precios que la mayoría de la población no puede pagarse. y además que el invertir grandes cantidades de dinero en estas vías va en detrimento de la línea de tren convencional.

Los beneficios de las grandes empresas constructoras pesan más que la rentabilidad social de un ferrocarril sostenible.

4 comentarios:

  1. Anónimo10:27 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:59 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:38 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:01 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar