Gitanos ( I )

Curiosamente a su llegada a Europa y también a España a comienzos del siglo XV, son acogidos con simpatía, cristianos que cumplen penitencia del peregrinaje por el pecado de renegar de su fe cristiana por la amenaza de los musulmanes y el sometimiento a ellos. En algunos documentos consta incluso la penitencia papal y la orden del pontífice de que se les ayudara en su camino para que pudieran cumplirla.

En el año 1499, una Real Pragmática promulgada por los Reyes Católicos simultáneamente en Castilla y en la Corona de Aragón iniciaba el acoso a los gitanos. La ley exigía que se asentaran y dejaran su vida errante, que sirvieran a un señor que tomaran un oficio, y ordena que dejen de ser gitanos en toda la amplitud de la palabra: que abandonen su lengua, su forma de vestir y ornamentarse, sus costumbres y sus relaciones. Es el comienzo de 500 años de resistencia a las persecuciones, e intentos de asimilación de la cultura predominante; en un proceso que aún hoy continúa, para negarles su origen, su historia, su cultura y su identidad.

Y resisten, ¿Por qué?.

No existen apenas estudios e investigaciones, (casi siempre hablan de ellos sus enemigos). Sin fuentes escritas; son un pueblo invisible. Pero tienen una tradición cultural consistente:

Los gitanos poseen una lengua propia de origen indoeuropeo derivada del sánscrito.
Existe una identidad étnica compartida y conceptualmente construida frene al payo.
Existe una continuidad de un conflicto entre gitanos y el poder; En todas partes los gitanos tratan de escapar a sus controles.

Para saber más: “La diferencia inquietante” de Teresa San Román.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada