El Imperio Maya ( I )

Durante los primeros siglos de la Edad Media, en una época en la que numerosos pueblos de Europa, se hallaban todavía muy atrasados, en América Central los mayas poseían una tradición cultural, que se desarrolló durante miles de años. Esta tradición también incluye aspectos de una cultura general compartida: los modos de cultivar, cocinar y alimentarse, construir edificios, reconocer relaciones de parentesco, de distribuir y heredar recursos, de definir y regular la identidad sexual y la sexualidad, las actitudes respecto a la muerte, la riqueza y la jerarquía etc.

El área maya se extendió, por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán en Mexico; la cuenca de Petén y alturas circundantes en Guatemala; Honduras occidental y Bélice; y podría abarcar desde el año 7000 a. de C. hasta que el último grupo maya independiente, los itzaes vieron su capital, Tayasal, destruida por los españoles en 1697. Hoy en día el número de mayas supera los dos millones de personas. El apogeo de esta civilización lo situaríamos entre los siglos IV y IX de nuestra era.

En el siglo XVI, Hernán Cortés quedó sorprendido por el modo de organización y de gobierno de aquellas sociedades: Soberanos, nobles, ciudades, comerciantes, mercados, artesanos especializados, campesinos que pagaban tributos, escribas, libros, religiones de estado; Las preguntas de los españoles iban en dos sentidos:

  1. ¿Cómo era posible que gentes tan inteligentes, refinadas y, en su estética, sofisticadas, fuesen al mismo tiempo tan depravados como para practicar sacrificios humanos y el canibalismo?.
  2. ¿Cómo podían prosperar los mercados y el comercio sin acuñar monedas ni basarse en un sistema universal de pesos y medidas?¿Por qué la tecnología de los pueblos era tan primitiva?. No tenían nociones de como construir una bóveda, no disponían de herramientas de hierro y acero, no conocían la utilidad de la rueda en los medios de transporte, sus embarcaciones no utilizaban la vela, tampoco conocían máquinas complejas como la polea, tampoco empleaban grandes animales para el acarreo de cargas, tirar de arados, ni vehículos para mover muelas de moler.

¿Demuestra esto que culturas complejas pueden evolucionar sin que se produzca un cambio tecnológico, y con una gran simplicidad energética y tecnológica?

Para saber más: “La caída del imperio maya” David Webster


1 comentario:

  1. Anónimo2:33 a. m.

    SOY LINA.C Y OPINO QUE..:
    LA PAGINA ESTA BUENISIMAAAAAAAA......
    PERO NO ERA LO QUE YO BUSCABA


    !!!!!!!!GRACIAAAS¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar