Sobre las formas de organización del trabajo

El trabajo es la principal actividad humana, y no tendría porqué ser una actividad penosa. Todo el mundo debería trabajar.

El contenido del nuevo modelo se desarrollaría a través de la descentralización productiva y el incremento de la autosuficiencia local. El trabajo debe ser democratizado, arbitrando mecanismos de control y participación por parte de los trabajadores, y eliminando jerarquías y privilegios, repartiéndolo igualitariamente entre hombre y mujeres.

Se requeriría una fuerza de trabajo polivalente y politécnica alejada de la especialización sectorial.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada